El día 23 de abril se celebra el Día Internacional del Libro y del Derecho de Autor, conocido más popularmente como "Día del Libro". Sus orígenes se remontan a principios del siglo XX, donde la historia del libro se torna una festividad y se comienzan a llevar a cabo infinidad de actividades literarias en toda España. Actualmente el 23 de abril es una festividad literaria que se celebra en todo el mundo.

Si somos de los que devoran libros, desde el humilde ensayo hasta la última novela best-seller, no podemos pasar de esta fecha sin hacer un reciclaje de nuestra biblioteca y hacernos con algunos libros con los que disfrutar.

¿Cuáles son los orígenes del Día Internacional del Libro?

Si nos preguntamos por qué se celebra el día del libro, hay que recordar que sus orígenes se remontan al año 1926. A pesar de ello, puede llegar a parecer una celebración mucho más antigua.

En este día se tiene muy en cuenta una fecha muy especial, la del 23 de abril. Según la UNESCO, es la fecha en la que fallecían grandes literatos como William Shakespeare, Miguel de Cervantes o Garcilaso de la Vega entre muchos otros.

Por esa razón, esta fecha es algo que tiene tanta importancia para la literatura universal. Fue elegida por la Conferencia General de la UNESCO para rendir homenaje mundial al libro y también a sus autores. Se busca alentar a los más jóvenes a descubrir el placer de la lectura. También a respetar la contribución de los creadores al progreso social y cultural de nuestro mundo.

La idea de celebrar este día nació en Cataluña, gracias al escritor valenciano Vicente Clavel Andrés. La propuso a la Cámara Oficial del Libro de Barcelona en el año 1923. Finalmente fue aprobada por el rey Alfonso XIII en el año 1926.

El 7 de octubre de ese mismo año nació el primer Día del Libro. Finalmente fue en el año 1930 cuando se instaura la fecha del 23 de abril como Día del Libro. Este día coincide con Sant Jordi, una de las festividades más conocidas en Cataluña. En este día se suele regalar una rosa y un libro entre personas queridas.

En muy poco tiempo, la celebración comenzó a crecer en toda España, sobre todo en las ciudades con Universidad. Desde Barcelona se extendió por toda Cataluña y de ahí al resto de España.

En las ciudades donde no había universidades, la celebración no tenía demasiado calado. De hecho, tenía tan poca que incluso no se realizaba ninguna actividad o acto relacionado. Con la llegada de la década de los 80 del pasado siglo XX todo cambió, regresó la tradición con mucha fuerza. Desde aquel momento, las celebraciones fueron en aumento. Actualmente se celebra en todas las localidades del país.

La internacionalización del Día del Libro

No fue hasta el año 1995 cuando el Día del Libro se convirtió en una fiesta a nivel mundial. Fue propuesto por la Unión Internacional de Editores y presentada por parte del Gobierno de España a la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura de la UNESCO.

Finalmente, ese mismo año se acordó proclamar el 23 de abril de todos los años como Día Mundial del Libro y del Derecho de Autor. En muchos países del mundo se celebran actividades día del libro a todos los niveles.

Por ejemplo, se hacen ferias de libros, donde el público puede hacerse eco de las últimas novedades. Las tiendas especializadas se llenan de clientes gracias a las ofertas que se hacen en ese día. 

Este año La Feria del Libro de Madrid, se celebrará, como siempre en el Retiro, desde el 31 de Mayo al 16 de Junio.

También se celebran mesas redondas por parte de muchos escritores, se dan charlas, se organizan seminarios, etc. Además, en los colegios se llevan a cabo infinidad de acciones entre los más pequeños. Esto es algo muy positivo para que, desde muy jóvenes, las personas adquieran el importante hábito de leer libros.

Otro evento de mucho arraigo en España es la entrega del Premio Cervantes. Hoy en día está considerado como mayor galardón otorgado a los autores hispanos.

La leyenda de los grandes escritores

Según se cuenta, la leyenda dice que el 23 de abril fallecieron grandes autores de la literatura, tanto en inglés como español. William Shakespeare, Miguel de Cervantes y Garcilaso de la Vega entre muchos otros. Hay que decir que la historia, aunque fuera una curiosa coincidencia, no fue así.

Miguel de Cervantes falleció el 22 de abril. Pero las normas de aquel entonces dictaban que la fecha del fallecimiento debía consignarse el día del entierro. Este sí fue el día 23 de abril.

Por su parte, William Shakespeare, sí murió el 23 de abril, pero la fecha no es exacta en nuestros días. Por aquel entonces, los ingleses se regían todavía por el calendario Juliano, así como en muchos otros sitios de Europa. Esto hace que su verdadera fecha de fallecimiento fuese el 3 de mayo.

A pesar de ello, la proximidad de las fechas fue suficiente para que la fecha tenga el sentido tal y como lo conocemos.