Un gran juego de mesa asiático, el Mahjong

Un gran juego de mesa asiático, el Mahjong

¿Cómo hacer... ?

Cómo jugar al Mahjong, un juego de mesa asiático

Jugar al Mahjong puede ser muy entretenido a la vez que nos permite desarrollar una buena agilidad mental. Aquí te mostramos las reglas básicas.

El Mahjong es uno de los juegos de mesa asiático que cuenta con infinidad de jugadores en todo el mundo. Es muy entretenido y además ayuda a mejorar la agilidad mental y visual de sus participantes.

Para jugar al Mahjong se requiere de cierta habilidad, inteligencia y suerte. Puede jugarse tanto en solitario o con cuatro jugadores, proporcionando un gran entretenimiento. Es un juego muy popular en China y sus orígenes se remontan al siglo XIX. Aunque al principio solo se jugaba en China y países próximos, hoy en día tiene un éxito mundial.

Mahjong, un juego muy entretenido para todo el mundo

Se juega con unas fichas y cuya forma es bastante parecida a las del dominó, aunque son más en número, ya que el Mahjong cuenta con 144 fichas, divididas en tres clases: bambúes, círculos y letras o ideogramas.

  • Los bambúes cuentan con un número de símbolos correspondientes al valor. A excepción del as, que es representado con la figura de un pavo real o de un gorrión.
  • Las fichas de círculos tienen pequeños círculos representados por el valor de la carta.
  • Las fichas de letras tienen su valor expresado en la parte superior con los números chinos en negro. En la parte inferior, en color rojo encontraremos un ideograma.

Es importante tener en cuenta que cada ficha numérica tiene cuatro clases.  También encontraremos cuatro fichas representando los vientos este, sur, oeste y norte. Representan el ideograma relacionado con el punto cardinal.

Además, hay fichas de tres dragones: rojo, blanco y verde:

  • La ficha del dragón rojo tiene unas letras en el mismo color.
  • La ficha del dragón blanco es una ficha completamente blanca o puede tener un marco vacío.
  • La verde se representa con un pequeño personaje de ese color.

Entre muchas otras de las fichas de este juego hay unas que se conocen como honores supremos. Son cuatro estaciones y cuatro flores, aunque los principiantes suelen dejarlas de lado. 

Cómo jugar al Mahjong

Lo primero que hay que hacer es mezclar las fichas entre sí, como en el dominó. Se colocan en una fila en dos pisos rodeando el perímetro del tablero de juego. Todos los jugadores tienen sus fichas de juego situadas frente a ellos en una doble fila. Cada uno de los jugadores recibe 2.000 puntos repartidos en cuatro fichas. Una de 1000, una de 500, cuatro de 100 y diez de 10.

El lugar que ocupará cada jugador no es aleatorio, se obtiene tirando dados. Quien obtiene más puntos tiene como viento el Este, que es el principal. Después el Sur, que se sienta a su derecha, el Oeste se sienta al frente y el último tiene el Norte.

Las fichas se reparten siempre en el sentido de las agujas del reloj, en grupos de cuatro. Se comienza por el jugador Este y se sigue con Sur, Oeste y Norte por tres turnos. De esta forma, cada uno de ellos tendrá doce fichas.  El Este tomará la primera y quinta ficha, por lo que el resto, recibirá otra ficha más, comenzando con catorce, mientras que los otros jugadores lo harán con trece. Los últimos siete pares de fichas se deben separar del resto. Estas catorce fichas, se conocen como “techo”.

Las combinaciones de fichas

  • Una pareja está formada por dos fichas iguales.
  • El trío se forma con tres fichas iguales.
  • La escalera está compuesta por tres fichas numéricas de la misma clase y con valor numérico consecutivo.

Para hacer un Mahjong y ganar el juego hay que completar cuatro combinaciones de tres fichas más un par.

Cómo se desarrolla el juego

Todos los jugadores tendrán 13 fichas, menos el jugador Este que tiene 14. El jugador que abre el juego robará una ficha de la pared del juego y la comparará con el resto de fichas que tiene para comprobar si puede hacer combinaciones. Si la ficha le conviene, se la quedará, si no la descartará ya que siempre se deben tener 13 fichas. Según va avanzando el juego, se van formando combinaciones en la pared o fila de los jugadores. La pared se irá acortando y las fichas que se ponen sobre la mesa irán en aumento. En el caso de las combinaciones que se están formando, seguirán ocultas a la vista del resto de jugadores.

Se puede coger la última ficha descartada por un oponente. En este caso, tiene prioridad el jugador que reclama la ficha. En contraprestación tiene una obligación, tiene que enseñar cuál ha sido la combinación que ha realizado. Tras ello, el juego vuelve a ponerse en marcha, siempre de forma antihoraria, iniciando desde él. En el caso de que un jugador haya hecho todas las combinaciones, tendrá que decir “¡Mahjong!”. En este momento, el juego se para y debe mostrar sus fichas y demostrar que ha hecho Mahjong. Posteriormente hay que contar los puntos que tienen los demás jugadores.

Cada uno de los juegos está compuesto de cuatro rondas de cuatro partidas cada una. Cuando acaba la ronda, el papel del Este pasa al Sur y cuando el jugador que inició como Este completa su turno como Norte, la primera ronda ha terminado. En caso de que el jugador Este gane, no pasa su rol, pero tiene la capacidad de bloquear la ronda. Esto obliga a mantener su rol hasta que pierda. Cada una de las rondas está dedicada a los cuatro vientos y al final de las rondas, gana aquel jugador que tenga más puntos.