Muchas personas se preguntan cuánto tarda en crecer el pelo y se preocupan si lo hace muy lento. Es algo lógico pero cada persona es un mundo. Muchos desearían hacerse unos peinados de moda y para ello necesitan tener el pelo más largo. 

No todas tienen las mismas características ni la misma hidratación, alimentación, etc. Todo influye en el crecimiento del pelo, aunque sí podemos poner en marcha algunos remedios caseros para que crezca antes.

¿Cuánto tarda en crecer el pelo?

Con esta pregunta podemos resumir con una respuesta lógica y científica. El pelo crece alrededor de unos 0,4 milímetros al día. Un centímetro al mes y alrededor de 15 centímetros al año. Pero, recordamos que cada persona es un mundo y que depende de muchas cosas el crecimiento del cabello.

Esto lo tenemos que tener en cuenta si deseamos hacernos unas bonitas trenzas de raíz.

A pesar de ello, podemos poner en marcha muchos trucos para hacer crecer el pelo. El cabello saludable suele crecer más rápido, por lo que no podemos olvidarnos de poner en marcha varios consejos. Los remedios caseros pueden ayudarnos mucho a conseguir que el pelo no solo crezca rápido sino sano y fuerte.

Remedios caseros para hacer crecer el pelo

Aceite de oliva

El aceite de oliva es un gran aliado para que el pelo crezca completamente sano además de proporcionarle una gran vitalidad. Esto es posible porque cuenta con ácidos grasos insaturados, conserva la hidratación y protege la salud de las células capilares.

Para aprovecharnos al máximo de su potencial hay que calentar durante un minuto el aceite de oliva. Debemos incorporar una cucharada de romero molido y después lo dejaremos maderar durante 48 horas. Tras ese tiempo aplicaremos sobre raíces y puntas durante 20 minutos y lo retiraremos con champú.

Huevo y plátano

Desde siempre, el huevo ha sido un fantástico producto para nuestro cabello. Para conseguir nuestro objetivo podemos hacer una mascarilla de huevo, algo muy fácil y con unos resultados excelentes.

Batiremos un huevo e incorporaremos un plátano bien machacado hasta conseguir una mezcla homogénea. La aplicaremos en nuestro cabello y dejaremos que actúe durante unos 20 minutos aproximadamente. Después, enjuagaremos con agua tibia, aplicaremos nuestro champú habitual y un buen acondicionador.

Cebolla

La cebolla es un producto que todo el mundo tiene en su casa y es un aliado estupendo. Resulta nutritiva no solo para el organismo sino también para nuestro cabello. Debemos picarla en trozos muy pequeños e incorporarlas a un bote de champú. Dejaremos la mezcla una semana y contaremos con un producto que hará crecer el pelo fuerte y rápido.

Té verde

Todos hemos oído en muchas ocasiones los grandes beneficios con los que cuenta el té verde. Es de gran ayuda para nuestra salud y también la de nuestro cabello.

Gracias al gran aporte de nutrientes con el que cuenta, nuestro cabello podrá crecer rápido. Además, ayuda a prevenir su caída, lo que lo hace tan importante. Para ello, hay que tomar una taza de té verde durante todas las mañanas durante un mes. No tardaremos mucho tiempo en ver los excelentes resultados.

Agua con limón

El agua con limón es un producto natural muy potente. Estimula el crecimiento porque consigue regular la grasa que obstruye los folículos pilosos. Además, proporciona un gran aporte de antioxidantes y vitaminas, que lo nutren con gran intensidad.

Incorporaremos un par de cucharadas de zumo de limón a un vaso de agua, aplicaremos y dejaremos actuar durante 15 minutos. Después lo retiraremos con bastante agua. El tratamiento puede hacerse una vez a la semana, pero si se tiene el pelo muy graso se puede hacer dos veces.

Hábitos diarios que debemos mantener.

No solo debemos poner en marcha los remedios caseros, sino que hay rutinas que debemos adquirir. Debemos olvidarnos de los malos hábitos y cuidar al máximo nuestro cabello.

Por ejemplo, ¿sabías que una buena alimentación puede ayudar mucho a la salud de nuestro cabello? Una dieta equilibrada ayuda mucho al aspecto y salud de nuestro cabello. Debemos evitar productos precocinados, bollería industrial, grasas saturadas, etc. 

Debemos apostar por alimentos ricos en vitaminas, minerales y antioxidantes. Las verduras y frutas no deben faltar en nuestra dieta diaria, pero también pescado y carnes magras.

Hay que procurar olvidarse de usar planchas para el pelo, así como el secador, porque dañan el cabello. El agua muy caliente cuando se lave el pelo no es recomendable, siempre es mejor tibia o incluso fría. Además, también se recomienda cortar las puntas cada mes y medio o dos meses. Sobre todo, si hay tendencia de que se abran las puntas.

Para finalizar, no hay que olvidarse de hacer masajes capilares. Con ellos se puede conseguir una excelente circulación en los folículos. Todos los días debemos masajear el cuero cabelludo durante unos 15 minutos. Hay que hacerlo con las yemas de los dedos de una forma suave. 

Con estos consejos de belleza, siguiendo los pasos que os hemos dado, y eligiendo el color de pelo que mejor nos favorece, veremos resultados en muy poco tiempo.