A muchas personas les encantaría aumentar el placer durante el sexo. Esto es un problema que afecta a más personas de las que pensamos, sobre todo debido a la rutina. Cuando siempre se hace lo mismo, en las relaciones de pareja, se va perdiendo poco a poco la pasión y con ella el placer del sexo. Por eso, hay que tener muy en cuenta opciones como los juguetes sexuales.

Los juguetes sexuales, permiten una forma divertida y placentera de disfrutar de nuestra sexualidad, pudiendo ser usados tanto por hombres como por mujeres. Tan solo hay que planteárselo a la pareja y echarle mucha imaginación.

Con unos buenos preliminares, prácticas como el sexo oral y el uso de juguetes sexuales, todo puede cambiar. La libido puede presentarse de nuevo, sobre todo si también se incluyen juegos y fantasías, lo que también puede ayudar a tener una segunda erección.

Uso de juguetes sexuales

Ir juntos a un sex shop o comprarlos por internet, permitirá a una pareja poder fantasear sobre lo que podría pasar. "Cock rings vibratorios", "vaginas de látex", consoladores vaginales o anales… son muchas las opciones que podemos encontrar. Tan solo hay que dejar de lado cualquier prejuicio y tabú. El sexo es cosa de dos y para que ambos disfruten. ¿Qué hay mejor que pasar un momento íntimo con la pareja? 

La salud mental requiere de un sexo seguro y placentero.

Los preliminares son indispensables

Uno de los errores más comunes que cometen muchas personas, es ir directos a la penetración. Esto sucede sobre todo entre la gente joven o entre personas que no tienen demasiada experiencia.

El hecho de que antes de eso haya preliminares es imprescindible para que la relación sea 100% placentera. Besos, caricias, sonrisas pícaras, juegos de miradas, magreos y conocer el cuerpo de la persona con las manos, es necesario.

Si hablamos de conocer el cuerpo de la otra persona mediante las manos, no hay que olvidarse de un masaje. Hacer un masaje y usar aceites especiales, puede convertir a esto en algo verdaderamente sorprendente. Hacérselo a él o a ella, puede ser una experiencia que puede aumentar notablemente el placer en el sexo.

No importa si la mujer tiene la menstruación, siempre se puede obtener placer con la suficiente práctica.

El sexo oral importa, pero no es excluyente

El sexo oral, tanto para ella como para él, es algo que puede llegar a resultar muy placentero. A pesar de ello, hay que decir que no es algo que guste al 100% de las personas.

De hecho, puede ser tan importante que muchas personas disfrutan más con esto que con la penetración. Son muchas parejas las que encuentran su equilibrio sexual mediante el sexo oral. Es importante que a quien no le guste, no tiene por qué hacerlo. Simplemente, se habla con la pareja y se le dicen las cosas, seguro que no pasará nada. Hay muchas otras formas de aumentar el placer en el sexo.

En cambio, si es algo que gusta a ambos, puede convertirse en algo muy importante. Lo aconsejable es dejar las prisas de lado, poner ganas, relajarse y disfrutar al máximo.

Practicar diferentes posturas sexuales

A la hora de tener sexo, muchas parejas siempre hacen las mismas posturas. En el sexo se pueden poner en marcha muchas de ellas y no hay que tener miedo a probar. Depende de la movilidad de ambos, se pueden poner en marcha muchas posturas que pueden resultar verdaderamente placenteras.

Una de las más comunes es cuando el chico está tumbado y su pareja encima. Le permite controlar la penetración y también estimularse el clítoris por rozamiento o directamente con la propia mano. Esto facilita mucho llegar al orgasmo, aunque para el hombre no es una de las posturas más cómodas.

Las fantasías sexuales

Las fantasías sexuales pueden ayudarte a echar un poco de picante a una relación. Es una estupenda forma de crear situaciones realmente morbosas simulando realidades excitantes.

Está claro que las películas de cine pueden ser una vía de inspiración, pero no hay nada mejor que la imaginación. En este caso, es importante hablar entre la pareja y descubrir los morbos que tiene cada uno. No hay que tener prejuicios ni tapujos, la imaginación puede crear situaciones verdaderamente especiales y muy placenteras.

Lo bueno que tienen las fantasías es que primero puede hacerlas uno y después la otra parte de la pareja. Jugar con los morbos y los gustos de cada uno es algo que no debe dejar de ser tenido en cuenta. Con ello, el placer en el sexo se multiplicará de manera exponencial.

El límite no está únicamente en la cama

Aunque la cama es un sitio muy cómodo para practicar sexo, hay muchos otros lugares donde poder hacerlo. Además de poder variar en cuanto a las prácticas que realicemos, también se aconseja cambiar de sitio con cierta frecuencia.

No hay que limitarse únicamente a la cama, en el hogar hay muchas propuestas donde poder hacerlo. El hecho de practicar sexo en lugares diferentes puede aumentar mucho el placer. En la ducha, en el salón, en el suelo o incluso en la naturaleza. Son muchos los lugares donde podrás tener sexo con tu pareja. Eso sí, si se hace fuera de casa, siempre se aconseja hacerlo fuera de los ojos de cualquier curioso.

La generosidad es muy importante

Algo muy importante que nunca debemos de olvidarnos es ser generosos. Debemos recordar que el sexo es cosa dos y no solamente de uno solo. Dejar de lado el egoísmo y practicar la generosidad es algo de gran importancia.