Haz unos buenos apuntes y aprenderás siempre

Haz unos buenos apuntes y aprenderás siempre

¿Cómo hacer... ?

Cómo tomar apuntes y aprender al mismo tiempo

Tomar apuntes es un arte que nos ayuda a la hora de estudiar y si lo dominamos nos servirá también en nuestra vida diaria. Estos son los pasos. 

Todo estudiante debe tomar apuntes en clase que le servirán como guía para estudiar posteriormente, sin embargo, una toma de apuntes incorrecta puede hacer que el simple hecho de asistir a clase no sirva de mucho, pues no se han conseguido sintetizar sobre el papel ideas fundamentales para prepararse para los exámenes.

Es muy importante que cada estudiante tome sus propios apuntes, deberían ser personales e intransferibles, sin embargo, es muy habitual que los estudiantes se pasen apuntes, bien porque hayan faltado a clase o porque no se hayan tomado la molestia de tomarlos ellos mismos en su momento adecuado. Pedir apuntes a los compañeros es un gran error, podemos tener la falsa creencia de que hemos solucionado un problema, pero realmente nos estamos generando otro, ya que nos costará mucho más estudiar por unos apuntes confeccionados por otra persona.

Siéntate en las primeras filas y presta atención

Si quieres tomar unos buenos apuntes es imprescindible que escuches con claridad al docente, para ello no hay nada mejor que sentarse en las primeras filas. Por otro lado, debes tratar de prestar la máxima atención posible a todo lo que dice, ya que de esta forma lograrás plasmar en tus notas lo más importante. 

Está comprobado: la calidad de tus apuntes mejorará notablemente cuanta más atención logres prestar.

Evita tomar apuntes con el ordenador

Cuando tomas apuntes con el ordenador la tendencia es a escribir textualmente lo que está diciendo el profesor, de forma completamente mecánica. Evítalo.

Utiliza un cuaderno o folios y un bolígrafo para tomar apuntes, de este modo tomarás notas de lo que de verdad importa y te obligará a prestar atención a lo que está diciendo el profesor, además podrás extraer aquellos datos más importantes y/o relevantes con más facilidad.

Ir a clase y tomar los apuntes a mano te será muy útil ya que, aunque no lo creas estás haciendo una primera toma de contacto con el aprendizaje de los contenidos de la asignatura, como consecuencia, estudiar los apuntes a posteriori te resultará mucho más sencillo.

Si quieres pasar los apuntes a limpio, utilizar el ordenador sí es recomendable, ya que generalmente se pierde menos tiempo, pero durante la clases, usa papel y bolígrafo.

Utiliza colores

Puedes crear tu propia estrategia al emplear colores. Subraya palabras o conceptos que necesitas profundizar, marca en rojo aquello que caerá en el examen seguro, escribe en un color diferente los títulos de los temas… etc…

Emplea los colores para que te ayuden a visualizar más fácilmente el contenido y para que te ayuden también a saber qué partes son las más importantes y las que no.

Anota la fecha y numera las hojas

Si tomas apuntes en una libreta no hace falta que enumeres las hojas, pero si tomas apuntes en folios lo recomendable es que anotes siempre la numeración, ya que si en algún momento descolocas los folios, sabrás siempre volver a ponerlos en su sitio.

Además, es importante también apuntar la fecha en la que se toman los apuntes, ya que te puede ser útil más adelante conocer cuándo se tomaron.

Emplea abreviaturas

El ritmo de la clase normalmente lo marca el profesor, aunque hay veces que son los propios alumnos con sus preguntas los que pueden ralentizarlo. 

Como estudiantes debemos estar preparados para seguir la clase, aunque el ritmo de la misma sea algo rápido. Para estos casos debemos tomar apuntes a gran velocidad y debemos crear técnicas para ahorrar tiempo en la escritura. Debes evitar en la medida de lo posible descuidar tu letra, pues si por escribir más rápido escribes con peor caligrafía, lo más probable es que cuando quieras consultar tus apuntes no seas tan siquiera capaz de descifrar tu propia letra. La solución es emplear siempre que se pueda abreviaturas o símbolos.

Puedes emplear las abreviaturas habituales, pero puedes ser creativo y crear las tuyas propias, incluso emplear símbolos. Por ejemplo, para las palabras que terminan en “mente”, puedes añadir un guión: Simple-, casual-, formal- 

Usa dibujos y esquemas

Cuanto más logres sintetizar la información mejor, para ello puedes emplear dibujos, gráficas, esquemas… de forma que con un simple golpe de vista puedas obtener gran cantidad de información y podrás ahorrar tiempo al no tener que escribir grandes párrafos de texto.

Ten en cuenta que hacer resúmenes te va a ahorrar mucho tiempo y tu mente se quedará mejor con la información. 

Si en el futuro quieres ampliar los apuntes de clase con el uso de bibliografía, puedes hacerlo, pero en clase, recuerda que lo más importante es que logres extraer la mayor cantidad de información posible para que después el estudio sea más sencillo y tengas una guía que te indique qué temas debes saber bien, según la información que te proporcione el profesor.

Divide los folios en dos secciones

Cuando estés tomando apuntes durante la clase, debes dejar un margen a la izquierda lo suficientemente grande como para que posteriormente puedas añadir tus dudas e ideas sobre lo anotado.

El hecho de tomar así los apuntes hace que por un lado puedas tener la información extraída de clase a la derecha y a la izquierda anotes preguntas que te surjan, ideas y ampliaciones que posteriormente requerirán una atención extra, bien sea preguntando al profesor dudas o ampliando información con libros.