La cucarachas un insecto muy común

La cucarachas un insecto muy común

¿Cómo hacer... ?

Cómo matar cucarachas y ahuyentarlas para siempre

¿Te dan miedo estos insectos o simplemente te dan asco? Aquí te damos unos buenos consejos sobre cómo matar cucarachas de forma segura. 

Las cucarachas son unos insectos especialmente resistentes, tienen una gran capacidad de supervivencia y adaptación a diversos tipos de entornos.

Si una plaga de cucarachas ha invadido tu hogar, debes saber que deshacerte de ellas no va a ser una tarea sencilla. Son plagas complicadas de eliminar, no obstante, vamos a enseñarte cuales son los mejores métodos para lograr eliminar cucarachas de tu casa en poco tiempo. ¡Lo conseguirás!

Insecticidas para matar cucarachas

Hay multitud de insecticidas de diferentes tipos a la venta, para matar cucarachas. A continuación, vamos a hablar sobre los más comunes para que puedas decidir qué tipo de insecticida prefieres:

  • Cebos: los cebos son productos que tienen un agente activador y una sustancia que atrae a las cucarachas y que éstas se comen, de forma que no las mata inmediatamente, sino que lo hacen pasado un tiempo con la intención de que a través de las heces y de su propio cadáver consiguen contaminar a otras cucarachas de su nido. Normalmente se pueden adquirir en tiendas en forma de gel y se deben aplicar cerca del nido de las cucarachas o en las proximidades. Es uno de los productos más recomendables para acabar con las cucarachas y además cuentan con la ventaja de que no presentan una gran toxicidad para las personas o para nuestras mascotas.
  • Aerosoles: los insecticidas contra las cucarachas en forma de aerosol no son muy eficaces a no ser que se pulvericen directamente sobre el cuerpo del insecto, además de que no es saludable respirar los vapores que desprenden, por lo que no recomendamos su uso si se puede evitar, ya que existen alternativas mejores.
  • Polvos: los insecticidas en forma de polvo suelen aplicarse en las zonas de paso de las cucarachas, de forma que cuando las cucarachas pisan el polvo se contaminan y pueden transportar los polvos a su nido contaminando a otras cucarachas. No mueren de forma inmediata, pero lo hacen al poco tiempo. Este tipo de productos no es recomendable emplearlo si tenemos mascotas o niños.
  • Rociadores (LPU): son insecticidas en forma líquida y normalmente se aplican en un bote de spray. Suelen emplearse para aplicar en grietas donde anidan las cucarachas.

Consejos que debemos seguir si vamos a aplicar insecticidas

  • Debes protegerte la cabeza, un sombrero sería suficiente, a ser posible de ala ancha. Debemos evitar el uso de gorras o gorros de lana que permitan la absorción del insecticida.
  • Debes protegerte los ojos: lo ideal es emplear gafas protectoras.
  • Usa mascarilla: el uso de una mascarilla que proteja la boca y la nariz evitará que inhalemos los vapores del insecticida o los polvos.
  • Usa guantes: las manos es otra zona que debes proteger, usa guantes sin forro, son aconsejables de neopreno y que cubran el antebrazo.
  • Lee bien las recomendaciones del fabricante del insecticida, suelen tener mucha información sobre los pasos de seguridad que debemos dar.
  • Tras aplicar el insecticida, lo más recomendable es lavarse bien con agua y jabón, preferiblemente dándose una buena ducha.

Otros métodos para matar cucarachas

Hay una serie de métodos que también podemos emplear para acabar con las cucarachas:

  • Trampas adhesivas: normalmente se fabrican en cartón y cuentan con la ventaja de que las podemos poner en las zonas de paso de las cucarachas de forma que las atrapan, pues al caminar por ellas se quedan pegadas. No son muy eficaces para eliminar plagas, pero si nos pueden servir para determinar si hemos acabado con las cucarachas o no. Cuando creemos que ya no quedan cucarachas, si ponemos varias de estas trampas y pasan los días sin que ninguna cucaracha haya quedado atrapada es muy posible que por fin nos hayamos librado de ellas. Es recomendable usar las trampas adhesivas que tienen atrayente de cucarachas, ya que las probabilidades de que se queden atrapadas son mayores.
  • Bicarbonato de sodio, agua y azúcar: podemos preparar nuestra propia trampa anticucarachas mezclando bicarbonato de sodio, agua y azúcar en partes iguales. Debemos colocar la mezcla en las zonas de paso o en grietas donde aniden las cucarachas, de manera que cuando coman esta mezcla mueran.
  • Cebolla y ácido bórico: al igual que la trampa anterior, también podemos elaborar otra mezclando cebolla y ácido bórico. Debemos triturar muy bien la cebolla para que al mezclarla con ácido bórico se forme una pasta que debemos colocar en las zonas de paso de las cucarachas.

Cómo prevenir la nueva aparición de cucarachas

Una vez que ya nos hemos deshecho de las cucarachas, nuestro nuevo objetivo será que no vuelvan a aparecer por casa, por ello te vamos a dar una serie de consejos que debes seguir para que las cucarachas no se sientan bienvenidas en tu hogar. No obstante, recomendamos aplicar estos consejos también cuando se está en pleno proceso de eliminación de una plaga de cucarachas, ya que ayudará a acelerar el proceso.

  • Mantén tu casa bien limpia. Haz una primera limpieza a profundidad empleando amoniaco y mantén tu hogar limpio realizando al menos una limpieza semanal a conciencia.
  • Sella grietas. Puedes emplear masilla o yeso para cerrar todas las grietas que puedas tener en casa por donde se puedan colar cucarachas, especialmente en las zonas donde hay tuberías.
  • Líbrate de la basura. No dejes restos de comida en la cocina durante mucho tiempo, ni acumules basura. Lleva la basura a un contenedor de forma asidua y mientras la tengas en casa, mantén la basura bien tapada.
  • Líbrate de humedades. La humedad es uno de los primeros atrayentes de las cucarachas, seca bien las zonas húmedas como la zona de la ducha, de la lavadora o del fregadero, entre otros espacios. Si tienes humedades en casa debidas a fugas o similar, ayúdate de la experiencia de algún profesional para eliminarla completamente.
  • Olores: al igual que las hormigas, las cucarachas odian el olor a menta así como el ajo, el laurel o el pepino.