Encoge tus prendas de forma fácil y controlada

Encoge tus prendas de forma fácil y controlada

¿Cómo hacer... ?

Cómo encoger prendas de vestir sin dañarlas

Si tienes ropa que no puedas ponerte por ser demasiado grande. Te proponemos algunas técnicas para encoger prendas de vestir con éxito.

A veces compramos una prenda de ropa sin probárnosla y descubrimos que nos queda una talla más grande o simplemente tras hacer una dieta, adelgazamos y la ropa que antes nos quedaba ceñida, ahora nos queda demasiado holgada. En estos casos, si no queremos deshacernos de la prenda podemos intentar encogerla.

Hay varios métodos para encoger prendas de vestir, pero si no tenemos suficiente precaución, podemos dañarla. Además, en algunas ocasiones resulta muy complejo conseguir que la ropa se encoja lo suficiente ya que depende del material con el que esté confeccionada, así que debes tener en cuenta que es posible que no logres el resultado esperado.

Cómo encoger prendas de algodón o poliéster

  • Llena una olla con agua y ponla a hervir.
  • Cuando el agua esté hirviendo mete la prenda que quieres encoger del revés en el agua y ayúdate con una cuchara de madera para remover la prenda en el agua.
  • Deja la prenda en el agua hirviendo durante al menos media hora.
  • Saca la prenda del agua y déjala en un balde hasta que se enfríe.
  • Mete la prenda en la secadora a temperatura alta.
  • Prueba la prenda y si aún no ha encogido lo suficiente repite este método.

Otro método para encoger prendas de vestir de algodón o poliéster

  • Pon las prendas que quieras encoger en la lavadora. Fíjate en que las prendas estén del revés, pues en caso contrario puede deteriorase el color.
  • Lava con agua caliente.
  • Seca las prendas a encoger en una secadora a temperatura alta.

Prueba la prenda, si aún no se ha encogido lo suficiente repite el proceso justo tras haber finalizado con el primer intento. El poliéster se suele encoger de forma progresiva cuando se le aplica calor, así que, si lo vuelves a intentar, como resultado te dará una prenda aún más encogida.

Cómo encoger prendas de vestir de lana

  • Introduce la prenda de lana a encoger en un balde con agua tibia.
  • Remueve con las manos la prenda en el agua, de forma que la lana se vaya empapando bien.
  • Saca la prenda y envuélvela en una toalla, hasta que las toallas se humedezcan y absorban el exceso de agua.
  • Haz un saco con la toalla de forma que la prenda de lana no pueda salirse fácilmente.
  • Mete la prenda junto con la toalla en la secadora
  • Si quieres que se encoja mucho pon alta la temperatura, en caso de que quieras que se encoja menos pon la temperatura templada.
  • Prueba la prenda, si aún no se ha encogido lo suficiente, repite el proceso.

Cómo encoger prendas de vestir de nylon

El nylon es difícil de encoger aplicando calor, esto ocurre en general con toda la ropa de fibras sintéticas. La realidad es que lo más probable es que estropeemos la prenda, ya que el calor hace que las fibras se derritan, sin embargo, puedes probar el siguiente método teniendo mucho cuidado de no pasarse con el calor:

  • Deja la prenda del revés en un balde con agua caliente y echa un chorro de amoniaco para evitar que el color se deteriore. 
  • Espera una hora.
  • Saca la prenda del agua y envuélvela en una toalla para que absorba el exceso de agua.
  • Seca la prenda en una secadora empleando temperaturas medias o bien aplícale calor con un secador.
  • Repite el proceso hasta que la prenda adquiera el tamaño adecuado.

Riesgos al tratar de encoger una prenda de vestir

Al tener que someter las prendas a altas temperaturas para que se encojan es posible que estropeemos la ropa o sus fibras, acortando la vida útil. Por otro lado, el calor tampoco ayuda a que el color de la prenda se mantenga vivo, por lo que es posible que los colores empeoren viéndose algo envejecidos y apagados.

En general, deberemos probar estos métodos cuando ya no creamos que existe otra alternativa mejor o cuando no nos importe poner en riesgo la ropa que queramos encoger. Lo más recomendable es considerar llevar la prenda a un profesional de la costura para que adapte la ropa a tu figura, de forma que no requieras castigar la tela, los precios por hacer arreglos no suelen ser excesivos y a la larga merece la pena.