Ahorrar agua es muy fácil, sólo está en tus manos

Ahorrar agua es muy fácil, sólo está en tus manos

¿Cómo hacer... ?

Cómo ahorrar agua y notarlo en tu bolsillo

Te mostramos los trucos que mejor funcionan para ahorrar agua y hacer un uso adecuado de los recursos del planeta y de tu economía diaria.

Si hay un recurso natural que se pueda considerar como el más importante, sin duda es el agua ya que sin él no podríamos sobrevivir. 

Por desgracia malgastamos este recurso muy habitualmente, no sólo en las grandes empresas e industrias, sino también en los hogares. Un uso poco responsable del agua puede hacer que su acceso sea limitado. Hoy en día resulta muy difícil el acceso al agua potable en muchos lugares, no somos conscientes de que no es infinita, que se contamina fácilmente y que su purificación no siempre es posible.

Empieza a ahorrar agua ¡ya!, y no sólo lograrás ayudar al medio ambiente sino que lo notarás en tu bolsillo. Tomando nota de estos trucos junto con unas pocas directrices que te facilitamos para la mejora de tu economía doméstica, como puede ser una buena planificación, obtendrás grandes resultados a fin de mes.

Ahorrar agua cuando te duchas

Si sueles bañarte, debes saber que estás malgastando un 50% más de agua que si te ducharas. No obstante, si te duchas, debes saber que también aquí se desperdicia agua. De media gastamos unos 20 litros por minuto. Si tenemos en cuenta que el tiempo medio que empleamos en ducharnos son 10 minutos, estamos gastando la friolera de 200 litros.Para ahorrar agua en la ducha fundamentalmente hay que tener en cuenta dos cosas:

  • Evitar dejar correr el agua mientras nos estamos enjabonando.
  • Reducir el tiempo de la ducha. En general con 5 o 6 minutos tenemos suficiente tiempo para darnos una ducha.

Ahorrar agua en la cocina

La cocina es otro de los lugares en los que más agua gastamos después del baño. Hay una serie de consejos que puedes seguir para no gastar de más:

  • No descongeles los alimentos bajo el chorro de agua, cada minuto que pasa estarás gastando unos 6 litros. Deja que los alimentos se descongelen por sí solos.
  • Si lavas los platos a mano, primero moja los platos para que se ablande la suciedad, cierra el grifo mientras enjabonas y finalmente aclara los platos empleando la menor cantidad de agua posible.
  • Cocina al vapor: si cocinas al vapor en lugar de hervir, a la larga estarás haciendo un gran favor al medio ambiente.

Recoge el agua mientras esperas a que se caliente

Es frecuente que dejemos correr el agua para que se caliente, durante este tiempo se desperdician varios litros que no utilizamos para nada.

Puedes utilizar un caldero, un balde o un cubo y recoger esa agua para posteriormente fregar el suelo, regar las plantas, echarlo en el inodoro en lugar de tirar de la cisterna, etc.

Utiliza reductores de caudal

Hay varios sistemas reductores del caudal que se instalan en los grifos con intención de reducir el consumo y funcionan tan bien que se puede llegar a reducir el gasto hasta en un 50% o incluso algo más.

Estos reductores de caudal suelen sustituir el propio filtro del grifo, por tanto, debemos tener cuidado de adquirir el adecuado dependiendo del grifo que tengamos, ya que depende de la rosca. Si es de interior o de exterior tendremos que elegir un reductor u otro.

Uso responsable de los electrodomésticos

Electrodomésticos como la lavadora o el lavavajillas pueden hacernos ahorrar agua siempre que los usemos cuando estén completamente llenos. En caso de que los usemos a media carga, lo recomendable sería emplear ciclos cortos.

Te aconsejamos también que leas bien las instrucciones de estos electrodomésticos, ya que a veces nos dan ciertas indicaciones sobre el ahorro ya sea de energía o de agua, que nos pueden venir muy bien.

Reduce el consumo de agua de la cisterna

Normalmente la cisterna gasta 10 litros cada vez que tiramos de ella. Hay un truco muy extendido que consiste en colocar dos botellas de agua llenas en el interior de la cisterna para quitar espacio, logrando que la cisterna considere que está llena con menos volumen de agua.

Otra opción más cara sería instalar en nuestra cisterna un sistema de doble descarga, que nos proporciona dos pulsadores uno para la descarga total de la cisterna y otro para descargar una cantidad muy reducida, normalmente de unos 3 litros.

Revisiones periódicas

Si detectamos humedades en las paredes, por donde pueden pasar tuberías de agua, es muy posible que tengamos una fuga, en estos casos, a la mínima sospecha de que algo va mal, lo mejor es llamar a un fontanero, ya que nos solucionará el problema, evitaremos que se agrave y estaremos ahorrando dinero, debido a que si lo dejamos pasar, el coste futuro puede ser muy superior.

Controla lo que gastas

Para que el ahorro sea efectivo, lo mejor que podemos hacer es llevar un control de lo que gastamos. Por suerte existen dispositivos en el mercado que nos ayudan a medir el consumo de agua y también tenemos algunas aplicaciones para nuestro teléfono móvil, tablet o smartwatch:

  • H2O Tracker: nos ayuda a controlar el consumo de agua dentro de casa y fuera de ella, por ejemplo, en nuestro jardín. Basta con responder a una serie de preguntas para realizar el cálculo estimado de lo que gastamos y la aplicación nos orientará indicándonos en qué aspectos debemos mejorar.
  • Shower Watch: esta aplicación es para utilizar en nuestro smartwatch (de apple) y nos ayuda a llevar control sobre el agua que gastamos en la ducha. Cuenta con un temporizador que debemos activar al meternos en la ducha de forma que medimos el tiempo y la cantidad de litros que hemos gastado.
  • Dropcountr: probablemente esta sea la que mas información nos aporte. Dropcountr se conecta con nuestro proveedor de agua de forma que nos permite ver el consumo diario.