Cosas de la fabada ¿Y lo rica que está?

Cosas de la fabada ¿Y lo rica que está?

¿Cómo hacer... ?

Cómo eliminar gases intestinales eficazmente

Si tus digestiones son algo incómodas y deseas eliminar gases de una forma eficaz, te ofrecemos unos consejos para evitar esa sensación tan poco agradable.

Los gases son un síntoma que consiste en la presencia de aire en el intestino, los cuales son expulsados en forma de eructos o mediante flatulencias. Los gases se suelen generar en el intestino grueso mientras se hace la digestión debido a la fermentación de los alimentos.

El aire que se suele tragar al comer puede hacer que nos sintamos hinchados y ese aire acabará siendo expulsado. Hay una serie de consejos que podemos seguir para evitar acumular y eliminar gases.

¿Qué produce los gases?

Además de los procesos digestivos que se producen en el intestino, hay diferentes causas que provocan los gases. Entre ellos se pueden destacar los siguientes:

  • Tomar bebidas gaseosas (refrescos, cerveza, vinos espumosos, cava, etc.)
  • Consumir alimentos que producen gas en su digestión. Entre ellos destacan los hidratos de carbono no absorbibles, como la fibra, algunas clases de legumbres y vegetales como la  lechuga, coliflor, lombarda, col, etc.
  • También puede deberse a tragar aire de manera inconsciente cuando se come o se bebe, algo que suele suceder cuando se come aceleradamente, se habla o se bebe mucho a lo largo de la comida.
  • Un cambio radical en la alimentación, lo que provoca alteraciones en la flora intestinal, la cual tiene que adaptarse y, mientras lo hace, puede aumentarse la producción de gases.
  • Tener una enfermedad celiaca o intolerancia al gluten no celiaca. Uno de los síntomas más comunes es la hinchazón abdominal en el caso de la enfermedad celiaca. En el caso de la intolerancia al gluten no celiaca, también puede ser otra de las causas de los gases en el organismo.

¿Cómo prevenir los gases?

Los eructos y las ventosidades, aunque pueden ser molestos, no son considerados como enfermedad grave. Normalmente, con pequeños cambios en la dieta se pueden reducir bastante.

Aquellas personas que tengan sensibilidad intestinal aumentada o trastornos funcionales se pueden beneficiar de diferentes técnicas que les ayudarán. Entre estas técnicas destacan la meditación, la relajación y la terapia cognitivo-conductual, con ellas se reduce la excitación del sistema nervioso y proporcionan un buen equilibrio en el intestino.

Para prevenir los gases pueden tenerse en cuenta muchos aspectos relacionados con la alimentación:

  • Los alimentos prohibidos. Es importante reducir los alimentos que más gas producen, especialmente aquellos que sepas que te perjudican más en este aspecto. Se aconseja eliminar, o al menos reducir al máximo, el consumo de bebidas gaseosas y refrescos azucarados, chocolate, cerveza, dulces, café, frituras, queso curado y bollería industrial.
  • Las legumbres y las verduras. El consumo de legumbres también debe ser controlado, por ejemplo, los garbanzos, las alubias, las habas, las lentejas, la soja o los guisantes. Lo mismo sucede con las verduras como el repollo, las coles de Bruselas, la lombarda, etc., todos estos alimentos producen muchos gases. Para reducir la formación de gases consumiendo legumbres y verduras, se pueden condimentar con orégano, anís estrellado, hinojo, menta, comino, etc. gracias a sus excelentes características ayudarán a que estos alimentos favorezcan menos la aparición de gases.
  • Alimentos que debes evitar en las cenas. Alimentos como nabos, acelgas, espárragos, alcachofas, pimiento, cebolla cruda, rábanos, pepino o patatas pueden llegar a producirnos muchos gases especialmente en las noches. Se aconseja evitarlos para cenas, no obstante, si decidimos cenar este tipo de alimentos, debe ser a una hora temprana. Se aconseja dejar pasar al menos tres horas desde que se cena hasta que vayamos a dormir.
  • El azúcar. Evitando o reduciendo el azúcar o los edulcorantes artificiales también reduciremos la producción de gases, la razón es porque alteran la flora intestinal. Si se quiere endulzar una elaboración gastronómica, se aconseja el uso de la miel.
  • Cereales integrales. Si se consumen cereales integrales hay que hacerlo con moderación ya que pueden llegar a producir más gases que los cereales refinados.
  • El pan. El pan más consumido actualmente es el que lleva químicos gasificantes en lugar de levadura, esta clase de pan produce muchos más gases y se digiere peor. Se debe reducir su consumo u optar por las masas de pan fermentadas con levadura madre.

No hay que olvidarse que, durante la noche, el intestino trabaja mucho más lento. La comida se queda en él fermentando y puede crear gases además de malas digestiones, especialmente si se ha cenado mucho o ha pasado poco tiempo desde la cena hasta la hora de dormir. Nunca está de más dar un pequeño paseo después de la cena. Se puede hacer después de tirar la basura por la tarde/noche o incluso sacar a pasear al perro. De esta forma se podrá hacer mucho mejor la digestión, se producirán menos gases y se dormirá más plácidamente.

Consejos para reducir los gases cuando comemos

Si queremos reducir la producción de gases a la hora de comer, no solo hay que controlar los alimentos, también debemos tener en cuenta otros aspectos de importancia, como los que listamos a continuación:

  • No hay que hacer comidas muy abundantes, que resulten demasiado fuertes o picantes. Tampoco debemos comer hasta llenarnos por completo.
  • Hay que masticar y ensalivar bien los alimentos. Los expertos recomiendan unas 20 veces por cada bocado.
  • Se aconseja comer lentamente, con tranquilidad. No hay que enfadarse ni ponerse en tensión cuando se come. Es un buen momento para hablar con la familia, pareja o amigos de una forma relajada.
  • Hay que beber poco líquido durante las comidas. No debe tener gas ni ser azucarado. Si se va a beber algo enlatado, mejor servirlo en un vaso, las latas favorecen tragar aire.
  • La masticación siempre debe hacerse con la boca cerrada para evitar tragar aire.
  • Hay que intentar comer fibra para ir al baño regularmente, manteniendo un correcto tránsito intestinal. El estreñimiento no hace otra cosa que favorecer la putrefacción de los alimentos en los intestinos y, por tanto, la producción de gases. Si se tienen problemas y se tarda mucho en ir al baño, se aconseja ir al médico para que recomiende el tratamiento a seguir y eliminar los síntomas.