Trucos de cocina

Cómo limpiar los azulejos de la cocina sin que sea una tortura

¿Sabes cómo limpiar los azulejos de la cocina en los que se acumula la grasa y la suciedad? Realmente es muy sencillo si sabes qué necesitas y cómo hacerlo.

Noticias relacionadas

Si las paredes de tu cocina están revestidas con azulejos, debes encargarte de su limpieza cada cierto tiempo. Se trata de una de las formas más comunes de proteger las paredes de esta estancia, ya que son muy decorativos, resistentes y gracias a ellos la humedad, la grasa y la suciedad no impregnan la pared. Pero se queda en los azulejos. 

Para que luzcan como el primer día, es fundamental limpiar los azulejos de la cocina. Suelen pasar desapercibidos en el día a día, pero cuando están manchados y sus colores ya no se ven igual, deslucen completamente este espacio, por mucho que tengamos todo lo demás impoluto. 

Por eso, vamos a enseñarte paso a paso a limpiar los azulejos de la cocina y algunos trucos que te facilitarán la tarea. 

Cómo limpiar los azulejos de la cocina

Debemos prestar atención sobre todo a los azulejos que cubren el frontal donde se encuentren los fuegos para cocinar porque es en esta zona donde más restos de grasa se acumulan cada vez que preparamos nuestros platos. 

Primero hay que retirar todos los objetos que podamos tener sobre las encimeras para evitar que se mojen y también aquellos que cuelguen de las paredes que vayamos a limpiar, en caso de tener algún adorno. De este modo, nada entorpecerá nuestra labor. 

Después, te aconsejamos pasar la escoba por el suelo para retirar el polvo y así evitar que el suelo se ensucie más en caso de que caiga agua al suelo durante la limpieza. 

Y a continuación podremos ponernos manos a la obra. Solo hay que escoger qué fórmula quieres usar para limpiar los azulejos de la cocina de entre las que te proponemos. 

También te recomendamos que empieces siempre limpiando de arriba a abajo, para que así la suciedad caiga y no manche lo que ya has limpiado. 

En caso de que la suciedad esté muy incrustada, pon una olla con agua a hervir para que la grasa del frontal frente a los fogones se reblandezca y después salga mejor.

Limpiar los azulejos de la cocina con agua y jabón

La mezcla más básica de todas pasa por tomar un barreño, llenarlo de agua caliente y añadir jabón líquido

Empapa en él una esponja y usa la cara áspera para frotar la suciedad de los azulejos. En caso de que no haya mucho acumulado, puedes usar la cara suave. 

Una vez hayas frotado toda la superficie, retira los restos de jabón con una bayeta húmeda y seca después usando un paño limpio o bien papel de cocina. 

Te recomendamos este tipo de limpieza para el día a día y así evitar limpiezas más profundas y complicadas. 

Limpiar los azulejos de la cocina con amoníaco

Si en tus azulejos se ha acumulado mucha grasa o bien quieres hacer una limpieza y desinfección completa, o quieres que recuperen su color blanco inmaculado de antaño, puedes preparar un barreño de agua caliente con amoniaco

Para usar esta mezcla es muy importante que lo hagas con guantes de goma y con las ventanas abiertas para que los vapores del amoniaco no te mareen. 

Con esta mezcla, limpia los azulejos y frota las juntas para después aclarar todo con otra bayeta con agua. Luego seca con un paño y habrás terminado. 

Limpiar los azulejos de la cocina con vinagre

El vinagre blanco o de vino es un excelente producto limpiador cuando hablamos de retirar grasa y desinfectar a la vez. 

En un barreño añade agua caliente y una parte de vinagre blanco por cada tres de agua. Mezcla bien y usa una bayeta o una esponja humedecida con ello para frotar toda la superficie a limpiar. 

Una vez termines, repasa los azulejos con una bayeta empapada en agua limpia. Después, seca la superficie. 

Limpiar los azulejos de la cocina con bicarbonato

Otra de las fórmulas que puedes usar con los azulejos de la cocina es una gran aliada de la limpieza de la cocina: agua con bicarbonato. En este caso debes diluir el bicarbonato y humedecer en ese agua una esponja para luego frotar los azulejos. 

También puedes añadir al agua con bicarbonato unas gotas de jabón y agua oxigenada. La combinación hará que la suciedad salga casi por sí sola, sobre todo si la aplicas sobre los azulejos y la dejas actuar alrededor de 10 minutos. 

Limpiar los azulejos con productos desengrasantes

También puedes optar por comprar en el mercado un producto desengrasante. Generalmente se venden en formato spray, por lo que su aplicación es muy cómoda y no tendrás que preparar ningún tipo de mezcla. Sigue las instrucciones del producto para lograr los mejores resultados. 

Cómo limpiar las juntas de los azulejos

Con el paso del tiempo, las juntas de los azulejos se ponen negras y se ensucian. Esto es algo normal y, a veces, hay que prestarles una atención especial porque la suciedad no sale con la limpieza normal que empleamos con los azulejos. 

Para ello, podemos adquirir productos especiales para limpiar las juntas. Sigue las instrucciones y verás como las juntas recuperan el tono blanco. 

También puedes usar algunos de los productos que ya te hemos propuesto para limpiar los azulejos de la cocina y así no tienes un bote más en la cocina. 

Para ello, toma un cuenco, pon un par de cucharadas de bicarbonato de sodio y añade agua poco a poco, mezclándolo, hasta conseguir una pasta homogénea. Repártela por las juntas usando un cepillo de dientes y déjala reposar unos minutos. Después retírala usando una esponja o una bayeta y verás como la suciedad es arrastrada por la mezcla. 

Consigue que tus azulejos vuelvan a brillar

Si los azulejos han perdido su brillo original por muy bien que los hayas limpiado, puedes repasarlos con limpiacristales. Conseguirás que se vean más bonitos y relucientes y también que duren así algo más de tiempo. Solo tienes que aplicar el producto y extenderlo con un paño o con papel de cocina. 

La limpieza de los azulejos de cocina no es algo que debas dejar pasar. Si al menos una vez a la semana los repasas, no tendrás que gastar tiempo y energía en limpiezas más profundas.