Aprende a cocinar

Vitrocerámicas de gas: Perfectas para ahorrar en la factura de la luz

¿Qué son? ¿Qué ventajas supone su uso? Te explicamos en qué fijarte si estás comparando vitrocerámicas de gas para instalar una en casa y pasarte a la cocina con gas.

Muchas son las voces que opinan sobre qué tipo de cocina es mejor: una placa de gas, una vitrocerámica o una cocina de inducción. Cada una tiene sus pros y sus contras, y  para los indecisos, para quienes buscan la comodidad de las vitrocerámicas pero el ahorro que supone usar gas natural, butano o propano, hay una solución perfecta: Las vitrocerámicas de gas.

Se trata de un "gasodoméstico", nombre que recibe por su funcionamiento gracias al gas, aunque también se las conoce como placas "cristal-gas". Este híbrido combina la comodidad de una vitrocerámica eléctrica con el ahorro y la eficiencia del gas, además de que son más seguras que las placas tradicionales de gas. Una nueva tendencia que podremos ver cada vez en más casas. 

En algunos casos, la apariencia es idéntica a las vitrocerámicas o placas de inducción ya que hay un cristal que separa la fuente del calor de la propia batería de cocina con la que cocinamos. En otros, sí que podemos ver el fuego y los quemadores, pero el diseño se aleja tanto de las típicas cocinas de gas que incluso cuesta reconocerlas.

Las vitrocerámicas de gas aparecieron alrededor del año 2000 como alternativa a las vitrocerámicas eléctricas, ya que consumen mucha electricidad y se nota en la factura de la luz. Es cierto que los primeros modelos no eran la panacea porque tardaban en calentarse, gastaban mucho y los cristales no se limpiaban bien, pero en los últimos años han mejorado muchísimo y ahora son una tendencia en las cocinas de todo el mundo. 

Ventajas de una vitrocerámica a gas

No son pocas las ventajas con las que cuenta instalar una vitrocerámica a gas en casa:

  • No necesitas una batería de cocina especial: Uses sartenes de hierro o recipientes de barro. Sea cual sea, podrás emplearlo sin necesidad de renovar ollas y cacerolas porque admite todo tipo de menaje. 
  • Se puede aprovechar el calor residual, como en las vitrocerámicas normales. Algo que se echa de menos cuando te pasas a la inducción es que le dices adiós al calor residual. Los fogones se apagan y enfrían casi de inmediato. Por un lado está bien pero cuando has aprendido a cocinar con calor residual o quieres mantener la comida caliente unos minutos más, lo echas en falta. 
  • Aspecto moderno: Si tu cocina es moderna y crees que los clásicos fogones no pegan pero quieres usar gas, esta es la solución.
  • Ahorro energético: Lo notará el medio ambiente y también tu bolsillo. "Una vitrocerámica a gas butano tiene un gasto aproximado de unos 96 € al año, mientras que la factura de una vitrocerámica eléctrica, asciende a unos 218 € por año. Esto supone un 60 % de ahorro respecto a las encimeras de resistencias eléctricas", según vitroceramica.online Además, el calor se transmite de forma muy rápida, por lo que no es necesario tenerla encendida y gastando demasiado tiempo. 
  • Autonomía: En caso de que te quedes sin luz en casa, algunos modelos cuentan con una batería para que puedas seguir usando la vitrocerámica durante 24 horas más. 
  • Se limpia fácilmente: Con las vitrocerámicas de gas sin llama, se puede hacer sin miedo a quemarte con el fuego directo y aquellas que sí lo tienen han mejorado su calidad para que sean más fáciles de limpiar, al igual que sus quemadores.
  • Todas las prestaciones de una vitrocerámica eléctrica: Temporizador, regulador de temperatura, bloqueo de seguridad, etc. Ahora las vitrocerámicas de gas están mucho más preparadas.   

¿En qué me fijo para comprar una vitrocerámica de gas?

Foto: VItrocerámica de gas de Vitrokitchen

Foto: VItrocerámica de gas de Vitrokitchen

Tras estudiar qué son y cómo funcionan las vitrocerámicas a gas, llega el momento de pararte a pensar en los detalles que tienes que observar antes de decidir qué modelo comprar, porque en función de tus necesidades deberá cumplir algunas características u otras. Los puntos principales que deberías tener en cuenta son: 

  • Con o sin fuego: ¿Qué prefieres? Si tienes niños en casa te recomendamos optar por la vitrocerámica sin fuego, para que sea más seguro. Aunque las que cuentan con fogones traen dispositivos de seguridad a prueba de los más pequeños. En este punto también hay que tener en cuenta el tipo de platos que vayas a preparar. Si te gustan los salteados o cocinar con fuego vivo, necesitarás las llamas. 
  • Regulador de temperatura: Fíjate bien en que tu opción de compra tenga la función para poder modular la temperatura o la fuerza del fuego. 
  • Cristal resistente: Si optas por vitrocerámica sin llama, asegúrate de estudiar los materiales del cristal, tanto por su resistencia como que sean fáciles de limpiar. 
  • Autonomía gracias a la batería: Un detalle muy interesante es que este "gasodoméstico" cuente con batería incorporada para seguir funcionando aunque se vaya la luz. Tremendamente útil.
  • ¿Cuántos fuegos necesitas? Plantéatelo en función del tamaño de tu familia, para cuántos hay que cocinar, con qué frecuencia, etc. Por supuesto, el precio de las vitrocerámicas de gas varía mucho en función de este detalle. Tener tres fuegos suele ser lo más común. 
  • ¿Gas natural, propano o butano? La mayoría de las placas están preparadas para usarse con cualquiera de los tres gases pero es importante que lo revises antes de optar por una u otra para evitar sustos. Con el gas natural, una vez hecha la instalación en casa no tienes más que preocuparte de abrir y cerrar la llave de paso del gas. En cuanto al butano, tendrás que estar pendiente de que la bombona no se quede vacía y reponerla cada cierto tiempo. Y el gas propano es poco común en casas y se usa más en grandes cocinas profesionales, zonas rurales y para la calefacción central de muchos edificios, por lo que se suele servir a granel, aunque también se puede encontrar canalizado y envasado en botellas. 
  • Indicador de falta de gas: ¡Indispensable! Asegúrate de que tu modelo lo tenga porque es una de las funciones más útiles.
  • Rejilla desmontable: En la zona superior de las vitrocerámicas de gas suele haber una rejilla. En muchos casos es desmontable, lo que facilita su limpieza. Importante tenerlo en cuenta.
  • Encendido electrónico: Tan fácil de usar como girar una rueda o presionar un botón, lo que quiere decir que te puedes olvidar de las cerillas o mecheros. 

Modelos de vitrocerámicas a gas

Algunas de las marcas y modelos más populares del mercado que se pueden encontrar actualmente son: 

Vitrokitchen

Esta marca cuenta con numerosas opciones de encimeras de gas y entre ellas encontramos su vitrocerámica de gas sin fuego. Tiene tres fogones y dos zonas de calor residual. Su rejilla se puede desmontar y lavar. Se enciende de forma muy rápida y alcanza la temperatura que escojamos con velocidad. Además cuenta con un sistema de seguridad para que los niños no puedan encenderla. También se puede programar el apagado de los fuegos y, en caso de que se vaya la luz, puede seguir funcionando 24 horas más gracias a su batería incorporada. Está disponible tanto para gas natural como butano. 

Electrolux

Foto: Electrolux egd6576nok

Foto: Electrolux egd6576nok

Esta marca opta por ofrecer modelos mixtos que combinan fuegos de gas y otros eléctricos o de inducción. El modelo egd6576nok funciona con gas natural pero puede usarse con butano también. Y por supuesto con electricidad. Mantiene el calor, cuenta con dos fuegos de diferente tamaño tanto en la zona de inducción como en la de gas. Una opción muy interesante para los más indecisos. 

Meireles

Foto: Meireles MVG 7650 N

Foto: Meireles MVG 7650 N

Esta marca cuenta con vitrocerámicas de gas como esta, el modelo MVG 7650N, de cristal con quemadores a gas. En este caso son cinco y funciona tanto con butano como con propano. Se enciende de forma automática gracias a los mandos de su frontal, con los que también se regula la temperatura. Además, el fuego central está especialmente pensado para preparar woks

Balay

Foto: Balay 3ETG663HN

Foto: Balay 3ETG663HN

Balay usa cristal negro templado de alta resistencia para sus diseños, que es no solo bonito sino también muy fácil de limpiar. Como este modelo 3ETG663HB, que cuenta con tres fogones y control del fuego de nueve niveles, además de autoencendido y un sistema de seguridad que corta la salida de gas en caso de detectar que no hay llama. 

El cambio en las típicas cocinas de gas es notable. Más modernas, seguras y pensadas para el día a día. Hay quien dice que lo que se cocina con estos fuegos queda más rico, que tiene otro sabor. ¿Qué opinas?