Uno de los arroces con sello Berasategui que se sirven en Marina Beach.

Uno de los arroces con sello Berasategui que se sirven en Marina Beach.

Restaurantes

El restaurante de Martín Berasategui en Valencia: arroces a pie de playa y menú por 19,90 euros

El chef más laureado del panorama español se pone al frente de la propuesta gastronómica de Marina Beach, con el cocinero valenciano Quique Barella como chef ejecutivo. 

26 marzo, 2024 06:00

Hay lugares susceptibles siempre de vivir una doble vida. Tan ambiciosos que dan cabida a un sugerente número de gente y de gustos. Tan versátiles que se transforman sin miramientos con el único objetivo de mejorar y acaban siendo una auténtica sorpresa. Y de eso se trata, de conseguir superar las expectativas, algo que a Martin Berasategui se le ha dado siempre muy bien y ha sido el condicionante para ponerse al frente de la dirección de la propuesta gastronómica de Marina Restaurante en Marina Beach Club

Se trata del desembarco del vasco en Valencia, que hasta la fecha no había llegado a echar el ancla en ningún proyecto que sucediera en la ciudad. A partir del 1 de mayo, si todo va según lo previsto, será Berasategui quien coja por completo las riendas como director gastronómico buscando aportar mayor calidad a la propuesta del restaurante del empresario Antonio Calero, propietario de varios locales de restauración en el frente marítimo incluido, este beach club que ya suma 10 años. 

Una nueva etapa que cuenta como chef ejecutivo con Quique Barella. Al valenciano le avala una amplia trayectoria en el circuito nacional y es uno de los chefs más conocidos de la terreta. Volcado de lleno en el proyecto, busca resaltar las bondades de la gastronomía mediterránea, con una despensa que mira al mar y a la montaña y con el arroz como sello de la casa. 

Quique Barella de espaldas a la playa de Las Arenas de Valencia.

Quique Barella de espaldas a la playa de Las Arenas de Valencia.

Abierto 365 días al año, todos los servicios y cocina ininterrumpida en verano - el resto del año solo los sábados-, y con unas coordenadas envidiables: con la Marina de Valencia a un lado y la playa de Las Arenas a sus pies. Cuenta con un aforo de casi 500 personas, entre salón y terraza (la joya de la corona), más de 5.000 m² de recinto que aúna ocio con su Beach Club y gastronomía con su buque insignia Marina Restaurante.

"Valencia siempre ha vivido de espaldas al mar y que el propio valenciano pueda encontrar un sitio como este es maravilloso" comparte Marcela Ferrer, directora de reservas, sobre este espacio que cubre todas las necesidades, tanto para los que buscan un rincón tranquilo desde el que contemplar el mar, hasta los que sienten la llamada de la noche solo si es con el sonido de las olas. 

El interior de Marina Beach.

El interior de Marina Beach.

El proyecto surge en el 2014, y abre sus puertas en 2016. Fueron creciendo poco a poco y conscientes del potencial del espacio, apostaron por un concepto gastronómico "con el mayor número de servicios posibles para que puedas tomarte algo, pasar el día, venir de fiesta... integrándolo a la ciudad". Sigue rodando, pero con paso firme y seguro, para poder ir de la mano de Berasategui y "cumplir unos estándares altos, para lo que todo tiene que funcionar acorde". 

Una ventana al mar

Huevos de caserio fritos con gamba Cristal, patatas paja y emulsión de marisco

Huevos de caserio fritos con gamba Cristal, patatas paja y emulsión de marisco

Ofrecen una que apuesta por la temporada y los proveedores locales. Entre sus entrantes, pueden comenzar con el aguachile de gamba y lubina (con jugo de lima y manzana verde), las croquetas caseras (de jamón ibérico, bogavante, espinacas con queso ricotta y chipirón), los huevos fritos acompañados de gamba cristal, patatas paja y emulsión de marisco, la tortilla de bacalao con cebolla caramelizada y el pulpo braseado sobre una espuma de salsa verde y polvo de avellanas y café. Entre las ensaladas, la de tomate valenciano con anchoas y ventresca de atún con tres cebollas encurtidas y granizado de gazpacho.

La ensaladilla de Martín, un clásico que no falla, y pescado del día.

La ensaladilla de Martín, un clásico que no falla, y pescado del día.

El apartado de pescados y carnes cuenta con una variada oferta: bacalao a la vizcaína, dorada entera y a la brasa, lubina de lonja con ligero pilpil y cremoso de coliflor, albóndigas al Jerez, steak tartar de solomillo, chuleta New York Steak, una jugosa hamburguesa bañada en salsa de queso chédar o el jarrete meloso de cordero lechal (cocinado a baja temperatura, con parmentier de patatas y jugo de cordero) son algunas de las propuestas, que pueden ir acompañadas de patatas fritas, pimientos del piquillo o verduras al Josper como guarniciones.

Arroces y menú del día

Para los arroces cuenta con el asesoramiento del reputado maestro arrocero Juan Carlos Galvis. Apuestan por elaboraciones de autor, donde se ensalce el producto "uno con chuleta de ternera, otro con lubina frita, otro con pechos de cangrejo. Además de poder comer la valenciana o el senyoret tradicional, otros menos típicos que el espacio y el perfil de público demanda". Trabajan con D. O. Valencia, con J.Sendra, "aunque para grandes volúmenes la mayoría se decanta por la variedad bomba, porque aguanta un poco más y da un margen de minutos para que no se pase, pero no coge igual el sabor", como cuenta Barella, con una dilatada carrera en la hostelería que comenzó muy joven.

Los arroces de Marina Beach, marca de la casa.

Los arroces de Marina Beach, marca de la casa.

El chef valenciano pasó por restaurantes como El Celler de Can Roca (Girona), Café de Oriente (Madrid) o Ca Sento (Valencia) y hasta dirigió el suyo propio, Q de Barella, junto a su mujer, Elsa Fuillerat; que obtuvo diferentes reconocimientos pero cerró sus puertas en 2016. Hace unos meses se incorporó al equipo de Marina Restaurante para difundir desde sus cocinas la tradición culinaria de su terreta

"Producto más nuestro imposible", asegura el chef. No faltan las elaboraciones más tradicionales y reconocibles a las que den "una vueltecita" como a la ensaladilla -marca de Berasategui-. Pero, consciente de que hay espacio para todos los públicos, "tenemos también la carta de cocina japonesa que la pide mucha gente joven y funciona muy bien por la noche". Si no apetece arroz, el festín puede ser a base gyozas, sashimi de atún o de salmón, ensalada de wakame o diferentes tatakis, además de diferentes nigiris, baos, urakamis, ramen o noodles. Y sí, también hay mochis.

Pulpo a la brasa y agua chile de gamba.

Pulpo a la brasa y agua chile de gamba.

Entre los postres, el arroz con leche, el flan casero de yema de huevo con chantilly al Armagnac envejecido o la tarta de queso (una mezcla de crema, mascarpone y azul). Además, para los comensales que deseen una oferta cerrada, con platos de la carta, el restaurante ofrece de martes a jueves al mediodía un menú compuesto por entrante, principal y postre o café por 19,90 euros.

Sello valenciano más allá de la despensa

Marina Beach Restaurante.

Marina Beach Restaurante.

A un lado, con gran protagonismo, visible a los clientes, la bodega del restaurante. Más de 165 referencias nacionales e internacionales, con una importante presencia de vinos de las distintas denominaciones de origen de la Comunidad Valenciana. Las propuestas abarcan de vinos tintos, blancos, rosados, generosos, dulces a espumosos y champagnes.

Un plan 360º para echar el día en las hamacas de la terraza con la única preocupación de tener que escoger entre piscina o playa y, cuando se acerque la hora de la comida, si toca arroz con lubina o paella valenciana. "Se puede comer en las hamacas, cenar en el restaurante y acabar en el club. Hacer un tardeo y volver", sugiere Quique. 

Marina Restaurante

Dirección: Marina Valencia. Edificio Marina Beach Club, 46011 (Valencia)
Horario: Abierto de lunes a domingos. Comidas, de 13.00 a 16.30 h; cenas de octubre a abril, de 19.30 a 00.00 h, y cenas de mayo a septiembre, de 19:30 a 01.00 h
Precio medio: 35-40 euros
Tel.: 961 15 00 07
Web: www.marinarestaurante.com