salsa-tomate-00

salsa-tomate-00

Salsas

Cómo corregir una salsa demasiado ácida

Os contamos cómo corregir una salsa demasiado ácida, un par de trucos geniales para esas salsas hechas con frutas o tomates demasiado ácidos.

Noticias relacionadas

Hay ocasiones en las que, aún siguiendo una receta al pie de la letra, el resultado puede no ser el esperado. Sucede a menudo cuando se utilizan ingredientes como vinos, algunas frutas o tomates, cuya acidez puede variar bastante y eso afecta considerablemente al sabor final de la receta hasta el punto de que nos podemos llevar un chasco al probar el plato terminado.

Hace ya tiempo os contamos cómo corregir un guiso con exceso de sal y cómo corregir un guiso demasiado picante y en el post de hoy os vamos a contar cómo corregir una salsa demasiado ácida, un problemilla que frecuentemente nos encontramos al preparar salsa de tomate o sofritos que también llevan este ingrediente.

Cómo corregir una salsa demasiado ácida

salsa-tomate-pizza-03

salsa-tomate-pizza-03

Si nuestra salsa ha quedado demasiado ácida hay dos formas de arreglarla con las que se consigue corregir ese exceso de acidez de forma muy eficiente y sin apenas afectar al sabor del plato.

Cómo corregir la acidez de una salsa con azúcar

El truco más conocido y, de hecho, muchas recetas ya lo incluyen como ingrediente es añadir una pequeña cantidad de azúcar, preferiblemente moreno, espolvorearlo como si estuviésemos echando sal sobre la salsa y cocinar unos minutos a fuego bajo para evitar que se queme el azúcar. Insisto en que hay que empezar echando muy poquita cantidad y probando hasta dar con la cantidad que hace falta, porque el exceso de acidez no siempre será igual y porque si nos pasamos nos quedará demasiado dulce.

Cómo arreglar una salsa demasiado ácida con bicarbonato

Puede darse el caso de que no podamos tomar azúcar o no nos interese o no nos guste que las salsas tengan ese punto dulzón, otro ingrediente que puede utilizarse para neutralizar la acidez es el bicarbonato, y lo usaremos de la misma manera, con la salsa a fuego lento, añadiremos una pizca de bicarbonato en forma de lluvia, mezclamos, probamos, y repetimos el proceso hasta que la salsa haya perdido la acidez necesaria.

Ambos trucos son realmente efectivos y es bueno acordarse de ellos siempre que los tomates nos salgan ranas y sean demasiado ácidos o si, por ejemplo, le hemos añadido vino a la salsa y no lo hemos reducido lo suficiente.

Vosotros, ¿tenéis algún otro truco para corregir salsas que quedan muy ácidas