Postres

Flan de coco fácil sin horno, receta paso a paso para un postre rápido

No hace falta encender el horno para conseguir un flan de coco delicioso con poquísimo esfuerzo. Una receta de postre fácil que triunfará en casa.

18 noviembre, 2022 18:29

0 votos

Esta receta no puede ser más sencilla y tener menos ingredientes. ¿Es un flan? Pues tiene la textura y la forma. Pero no lleva huevo por lo que técnicamente no podríamos afirmar que lo es. El flan de coco es una receta muy popular en América Latina y su preparación no dura más de 5 minutos. Lo más complicado podría ser elaborar el caramelo que, aunque parezca sencillo, en ocasiones se puede volver complicado. Siempre hay que tener en cuenta que las quemaduras del caramelo son las más peligrosas de todas ya que su temperatura es altamente elevada y el caramelo aguanta el calor muchísimo. 

Aquí el coco es claramente predominante, pero como es desagradable encontrar su fibra en la degustación, lo mejor siempre es colar la mezcla ya que quedará el sabor del coco en la nata y será más que suficiente. Pero el coco siempre puede sustituirse por otros ingredientes como la naranja o en limón y así conseguir un sabor como el del flan de naranja y queso.

La textura es gelatinosa, como la del flan de huevo de toda la vida de España, pero suave, sin ser muy rígida. Si se quisiera una textura más como el flan de queso se podría añadir 200 g de queso crema a la mezcla. ¿Y otros sabores? Pues también se puede hacer un delicioso flan de turrón, un flan de café, un flan de chocolate...

Estos flanes no tienen cocción específica en el fuego y tampoco en el horno, pero, a cambio, requieren de un tiempo de enfriado largo en la nevera. Para que la cuajada haga su efecto, toda la mezcla cuaje y se solidifique y que así se consiga la textura de flan deseada.

Receta de flan de coco rápido

Flan de coco Clara Villalón

Ingredientes

  • Nata para cocinar, 500 ml
  • Azúcar, 70 g
  • Cuajada, 1 sobre
  • Coco rallado, 80 g
  • Sal, una pizca

Para el caramelo

  • Azúcar, 150 g
  • Agua, 4 cucharadas
  • Zumo de limón, unas gotas

Paso 1

Lo primero que habrá que hacer será preparar el caramelo. Para ello, disponer en un cacillo el azúcar con el zumo de limón y el agua y llevar a ebullición a fuego alegre. Cuando empiece a hervir, bajar el fuego a la mitad. Remover con el propio vaivén del cazo y con mucho cuidado, para que todo el azúcar se mezcle bien. Así se conseguirá un almíbar casi transparente. Seguir dejándolo al fuego, hirviendo pero suave, porque rápidamente tomará color. Retirar cuando esté rubio claro ya que el caramelo aguanta muchísima temperatura y se seguirá cocinando (y dorando) una vez apagado. Si nos descuidamos se quemará y amarga muchísimo.

Paso 2

Verter el caramelo en los moldes preparados, no mucha cantidad, y mover los moldes para que el caramelo escurra ligeramente por los bordes. Reservar.

Paso 3

En un cazo, disponer la nata junto con el azúcar y la pizca de sal. Calentar el fuego y añadir también los polvos de cuajada. Remover con la ayuda de unas varillas constantemente hasta que rompa a hervir la mezcla. En ese momento, apagar el fuego y añadir el polvo de coco o coco rallado. Remover de nuevo muy bien y dejar reposar 10 minutos.

Paso 4

Colar la mezcla previa, para retirar toda la ralladura de coco. Verter sobre los moldes preparados con caramelo y filmar por encima sin que toque nada el plástico. Llevar a la nevera durante, al menos 10 horas.

Paso 5

Para desmoldar, retirar el plástico y pasar un cuchillo de filo fino por toda la pared del molde. Volcar a un plato y dar unos golpes por la parte superior. Si se ve que no se separa con facilidad, un buen truco es dar al molde con un soplete para que el caramelo se caliente ligeramente y caiga mejor el flan.