LauriPatterson iStockPhoto

Pescado y marisco

Mejillones en salsa marinera, receta fácil con muchas proteínas y mucho sabor

Muchas proteínas, pocas calorías y poca dificultad en esta receta de mejillones en salsa marinera que están para chuparse los dedos con tal de no desperdiciar ni gota de la salsa.

A los mejillones se les suele llamar "el marisco de los pobres", un calificativo quizá un poco injusto teniendo en cuenta que se trata de un alimento con unas propiedades nutricionales fabulosas, pues tienen gran cantidad de proteínas, ácidos grasos omega-3 y fibra. Como si no fuera bastante, son muy versátiles en la cocina y permiten preparar suculentas recetas como estos mejillones en salsa marinera.

Ingredientes

  • Mejillones, 2 kg
  • Ajo, 2 dientes
  • Cebollas, 2
  • Salsa de tomate, 2 cucharadas
  • Pimentón de la Vera dulce, 1 cucharada
  • Harina de trigo, 2 cucharadas
  • Vino blanco, 200 ml
  • Agua de cocer los mejillones, 200 ml (o caldo de pescado)
  • Sal, al gusto
  • Aceite de oliva virgen extra, 3 cucharadas
  • Perejil, 3 o 4 ramitas

Los pasos que debes seguir para cocinar en casa estos mejillones en salsa marinera son los siguientes, toma nota de ellos y no volverás a querer comprar ni una lata más.

01: Limpiar los mejillones

Los mejillones pueden traer restos de cuerda, algas y diversas conchas de adheridas, por eso lo primero que debemos hacer es limpiarlos bien. 

Para ello los ponemos en el fregadero limpio, les vamos rascando la concha y los enjuagamos bien bajo el chorro de agua fría. Si alguno tiene la concha rota o está abierto, lo tiramos.

02: Cocer los mejillones y retirar las conchas

Ponemos a calentar una olla, preferiblemente de hierro y, cuando esté tan caliente que veamos que empieza a echar humo. En ese momento, echamos los mejillones y tapamos la olla. La humedad de los mejillones hará que se genere vapor y con él se cocerán.

Los dejamos cocer un par de minutos hasta que se abran y, cuando lo hagan, los sacamos de la olla y reservamos por un lado los mejillones y, por el otro, el caldo que quedará en la olla que no es más que el agua que han soltado los mejillones. Puro sabor a mar.

03: Preparar la salsa marinera para mejillones

En una sartén o cazuela baja -queda genial en una cazuela de barro- ponemos a calentar el aceite de oliva virgen extra en el que empezaremos por sofreír los dientes de ajo pelados y bien picados hasta que empiecen a bailar y a desprender todos sus aromas.

A continuación añadimos las cebollas picadas muy finas y las dejamos sofreír hasta que estén doradas.

Cuando la cebolla esté dorada añadimos el perejil picado y la harina, que cocinaremos durante un par de minutos para que pierda el sabor a crudo.

Añadimos el vino blanco y dejamos hervir hasta que evapore el alcohol.

Añadimos el caldo que teníamos reservado de los mejillones y, si la cantidad de este último no es suficiente, podemos añadir un poco de agua o caldo de pescado.

Añadimos también la salsa de tomate y mezclamos todo bien.

Incorporamos el pimentón y dejamos cocer a fuego medio bajo durante unos cinco minutos removiendo de vez en cuando para que nuestra salsa marinera para mejillones no se agarre al fondo.

Finalmente, añadimos los mejillones que tenemos reservados y dejamos cocinar un par de minutos para que tomen temperatura.

04: Servir

LauriPatterson iStockPhoto

Antes de servir nuestros mejillones en salsa marinera los dejamos reposar unos minutos en la cazuela para que se asienten bien los sabores. Podemos presentarlos en la mesa en la propia cazuela como entrante para que cada uno se sirva a gusto o bien podemos emplatarlos acompañados de una ración de arroz blanco o de patatas cocidas para tener un plato único la mar de sencillo y delicioso.

Sugerencias

Si quieres darle aún más chispa a la receta puedes poner una parte de pimentón picante o añadir alguna guindilla o cayena al sofrito. Pues el picante le va genial a este molusco.

Si estás preparando la receta en una sartén o en una cazuela que no sea muy amplia, una vez cocidos los mejillones puedes retirar las conchas vacías y dejar solo las que contienen la carne, así te resultará más fácil remover cuando los incorpores a la salsa.

Esta misma salsa marinera también es un escándalo si en vez de mejillones utilizas unas buenas almejas. En ambos casos, prepara el pan para mojar la salsa, o escóndelo bien si no quieres caer en esa tentación.

Y ya sabes, cuando te animes a preparar la receta en tu casa, no seas perezoso, hazle una foto y enséñanosla en redes sociales subiendo la foto y etiquetándonos en Facebook o en Instagram