Si os gustan las recetas donde el pollo es el rey y que además sean navideñas, hoy os traigo una de esas que quitan el sentido. No os asustéis con lo del pollo relleno porque la receta que os traigo hoy es de lo más sencilla. Un pollo relleno al horno de esos que con sólo oler como se hornea estaréis deseando probar. ¿Os imagináis lo deliciosa que queda la salsa? Os aseguro que el éxito de este pollo relleno es el sabor de su deliciosa salsa, a parte del relleno por supuesto. En casa como somos muy panarras y nos gusta mucho untar en las salsas somos generosos con el aceite de oliva virgen extra y el brandy.

Ingredientes para elaborar el pollo relleno al horno

  • Pollo entero, 1,8 kg
  • Jamón york, 6 lonchas
  • Bacon ahumado, 6 lonchas
  • Piñones, 40 g
  • Mantequilla, 50 g
  • Naranja, 1 ud
  • Brandy de Jerez, 1 vaso
  • Aceite de oliva virgen extra, 1 vaso
  • Sal
  • Lomo de cerdo, 6 filetes
  • Pimienta negra
  • Pasas (opcional)

Un plato que será rememorado por vuestros invitados estas navidades como el pollo relleno al horno con esa salsa tan exquisita. Si queréis quedar bien y complicaros poco la vida, este sin duda es el pollo relleno que estabais esperando a hacer. Ah, no dudéis que os pedirán la receta tantas veces como a mí me la han pedido.

Elaboración del pollo relleno al horno

01: Deshuesar el pollo

02: Rellenar el pollo

03: Hornear

En una fuente apta para el horno, disponemos el pollo y lo cubrimos bien con el aceite de oliva. Opcionalmente podéis echar también unos piñones. Horneamos con el horno precalentado a 180ºC con calor arriba y abajo durante 1 h 40 m. Iremos dándole la vuelta con cuidado de vez en cuando para que vaya dorándose por igual. A media cocción con mucho cuidado, echaremos por encima el brandy de Jerez y dejaremos asar por completo. Una vez horneado, lo dejaremos enfriar bien ya que si intentásemos cortarlo en rodajas tan caliente se rompería el relleno. Lo ideal es asarlo de buena mañana si deseamos degustarlo en la comida o incluso el día anterior por la noche y refrigerarlo bien tapado.

04: Servir

Separamos la salsa y con unas varillas removemos bien para que liguen todos los jugos. A continuación, cortamos el pollo en rodajas y calentamos junto con la salsa que tenemos ligeramente emulsionada. Servimos a continuación con la salsita cubriéndolo bien y acompañándolo de una buena barra de pan. Necesita poco más este delicioso pollo relleno al horno, aunque servido con un poco de puré de patata o unas patatas asadas seguro que el resultado será inmejorable.

Resultado

Un delicioso pollo relleno al horno que como podéis ver no es sencillo sino lo siguiente a sencillo. Como habréis podido comprobar no es necesario complicarse demasiado la vida para disfrutar de un buen pollo relleno. No, no necesita de una salsa cargada de grasa animal o que haya tenido que espesar. Los propios jugos del pollo al asarse junto con el aceite de oliva virgen extra y el vaso de brandy de Jerez, formaran una salsa para chuparse los dedos. Como os he dicho, tan sólo debéis emulsionar con unas varillas para que liguen bien y ya tenéis una salsita deliciosa sin necesidad de más ingredientes y/o artilugios que utilizar. Os aseguro que dejaran el plato limpio tras rebañarlo con un buen chusco de pan o ¡dos! y del pollo ni hablar porque no dejaran ni un trozo.

Otra opción para hacer el pollo relleno es rustirlo en una cazuela donde quepa bien. En este caso, el procedimiento es ir rustiéndolo a fuego medio dándole la vuelta de vez en cuando para que se vaya dorando por igual. Lo único que cambiará es el momento en el que echemos el brandy. Para ello lo que debemos hacer es flambearlo cuando lo echemos en la cazuela con cuidado como siempre que flambeamos alguna preparación. Además, os comento también que el tiempo de horneado se da a modo orientativo. Siempre dependerá del tipo de horno, de lo grande que sea el pollo, etc. Si veis que a medía cocción el pollo empieza a dorarse en exceso por todos los lados, debéis acabar la cocción tapándolo con un poco de papel de aluminio.

El pollo relleno al horno es una preparación que admite muchas variantes. Es decir, nos permite jugar con los ingredientes en cierta manera. Podéis poner en el interior unas rodajas de manzana, nueces picadas o dátiles entre otros. La diversidad del relleno va un poco al gusto del consumidor. Lo que sí os recomiendo es utilizar siempre ingredientes de primera calidad. Ya que como veis no lleva demasiados ingredientes a mí siempre me gusta que el aceite sea del bueno, las pasas en caso de llevarlas también, etc. Además podéis aromatizarlo con vuestras hierbas preferidas; romero, tomillo, un poco de laurel o la especia que más os guste.