Si hay una forma deliciosa de comer el salmón es ahumado, pero habitualmente suele tener un precio muy alto y no siempre estamos en posición de darnos ese capricho, así que os vamos a enseñar a hacerlo en casa. En realidad, deberíamos decir que es salmón marinado, pues como tal, no usamos humo, usamos sal ahumada.

Ingredientes

  • 1 lomo de salmón de unos 400 g
  • 1 paquete de sal ahumada
  • Aceite
  • Eneldo (opcional)

Noticias relacionadas

El sabor de éste salmón ahumado es riquísimo, nada que ver con el comprado. Ojo, no digo que sea mejor que el salmón ahumado noruego de 50 € el kilo, pero está buenísimo. Además, es mucho más económico, y podréis presumir de salmón preparado por vosotros mismos. ¡Atentos!

Preparación de salmón ahumado

La sal ahumada podemos encontrarla en supermercados como Mercadona (yo lo compré en Ahorramás). En primer lugar, tenemos que hacernos con un lomo de salmón no demasiado grueso, preferiblemente de la parte de la cola, sin piel y sin espinas. Lo lavamos con cuidado bajo el chorro de agua y lo secamos suavemente con papel de cocina. En un tupper, ponemos una capa gruesa de sal ahumada, colocamos el lomo de salmón encima, y lo cubrimos bien por todas partes con sal, sin miedo.

Es conveniente ponerle peso encima, así que ponemos un poco de papel film por encima y ponemos un brick de leche o algo que pese encima. Si el tupper es lo suficientemente alto, podremos cerrarlo, pero si no es así, es conveniente sellarlo con papel film para mantener la atmósfera. Lo metemos en la nevera y lo dejamos marinando al 48h.

Una vez pasados los dos días, veremos que el salmón ha soltado muchísima agua, lo sacamos y lo limpiamos bien bajo el chorro de agua. Veremos que ha adquirido un tono rojizo precioso, pero aún queda un paso más. Envolvemos bien el lomo en papel film, volvemos a ponerlo en un tupper limpio, y lo dejamos de nuevo unas 48h.

Pasado ese tiempo, ya tendremos el lomo preparado. Con un cuchillo bien afilado, vamos cortando lonchas de salmón “al bies” (lo veréis mucho más claro en la galería del final del post). Debemos procurar que las lonchas sean finas y de un tamaño medio, para que se puedan degustar prácticamente de un bocado. Cuando lo tengamos todo loncheado, podemos ponerlo en un recipiento con un chorro de aceite de oliva virgen extra suave y, si nos gusta, con un poco de eneldo.

Y ya lo tenemos listo para preparar unos pastelitos, una ensalada, una quiche… Lo que queramos.

Resultado

La textura es tierna y delicada. Si lo queremos con un sabor más “crudo”, como si fuera sashimi, podemos dejarlo menos tiempo en la sal. Cuanto más invirtamos en el salmón, mejor será el resultado. El ahorro es considerable y merece la pena muchísimo, pues el sabor es delicioso y podemos aderezarlo a nuestro gusto. ¡Una receta 100% Cocinillas!

Tiempo:  20 minutos + 4 días de marinado.

Dificultad: 2/5

Digestión: 1/5

Precio:  7 €