urgencias

urgencias

Ecología Salud

España, ante una bomba de relojería: esta es la verdadera razón de un colapso en Sanidad

"Hacen ahora mismo 15 grados, estamos en Madrid, y eso que es diciembre". Con esta frase Ricardo Gómez Huelgas, presidente de la Sociedad Española de Medicina Interna (Semi), ejemplifica una de las consecuencias más notables del cambio climático. El aumento de las temperaturas (vinculado al efecto invernadero) podría provocar que los sistemas de salud pública puedan verse desbordados a la hora de atender el incremento de incidencias producidas por enfermedades derivadas del calentamiento global, según el informe Lancet Countdown Report 2018, que ha sido presentado este martes. 

"En España, a medio plazo, puede haber un cóctel explosivo en el sistema de salud público", explica Gómez. Por un lado, nuestro país es uno de los países del mundo donde el cambio climático está más acelerado: "Nos estamos calentando a un ritmo prácticamente al doble que otros países de nuestro entorno". Por el otro, "España va a ser, después de Japón, el país más envejecido del mundo en la próxima década ", añade el presidente de Semi.

En este sentido destaca que existe una gran exposición y vulnerabilidad al calor extremo, que está afectando de manera importante a la población, especialmente a las personas de mayor edad y aquellos pacientes con enfermedades subyacentes, como son las cardiovasculares, la diabetes o las enfermedades crónicas.

De este modo, el informe manifiesta que en varias regiones del mundo el cambio climático ya ha tenido consecuencias negativas para la salud. En concreto, apunta a las relacionadas con las olas de calor y el deterioro de las condiciones de seguridad de los alimentos.

Las enfermedades vinculadas con las altas temperaturas continúan aumentando a nivel mundial, especialmente la propagación de enfermedades infecciosas como el dengue. "Las amenazas para la salud del calentamiento del planeta son cada vez más frecuentes y más peligrosas", explica Helene Rossinot, autora del citado informe.

Asimismo, en el texto se plantea la necesidad de integrar en las áreas de estudio relacionadas con la Medicina la influencia del cambio climático en la salud. Del mismo modo, define como "necesario" asegurar la coordinación y financiación para dar respuesta a las olas de calor por parte de los gobiernos.

De cara a la sociedad, el trabajo hace hincapié en la necesidad de comunicar, educar y advertir a la población de la amenaza que genera el cambio climático para la salud. De este modo, se quiere conseguir un descenso de las muertes relacionadas con la contaminación del aire y recudir la emisión de gases de efecto invernadero.

El informe también apunta la necesidad de eliminar los combustibles fósiles como el carbón como método para conseguir energía en España antes de 2030. Esto debe pasar por una rápida transición hacia energías renovables, entre otras cuestiones. Otra de las consecuencias del incremento de las temperaturas, según este análisis, es que se perdieron 153 mil millones de horas de trabajo en 2017 como resultado del cambio climático. 

30.000 personas morirán cada año por el cambio climático

Por cada grado que aumente la temperatura ambiente, la mortalidad se incrementará un 4%. Esto significa que 30.000 personas morirán cada año por culpa de la contaminación en la Unión Europea.

Respecto a datos mundiales, en el año 2015, 2,9 millones de personas murieron por la contaminación del aire producida por partículas finas. Concretamente, en España, en el mismo año se estima que murieron 21.000 personas por este tipo de contaminación que se genera en hogares, transporte terrestre, industria (incluido el contaminante sistema de producción ganadero y agrícola) y las centrales eléctricas.

Igualmente, el informe destaca que existen atrasos en la aplicación de los programas para reducir las emisiones de los gases causantes del cambio climático, pero que ya se han producido medidas relevantes por parte de los gobiernos y la ciudadanía para evitarlos.

Por último, el documento insiste en que es "esencial" que la sociedad posea suficiente información sobre el impacto del cambio climático en la salud pública. En esto el personal sanitario debe juega un papel destacado.

[Más información: ¿El mismo clima en Ecuador que en la Antártida? Es posible según 'Nature']