Orión, uno de los hipopótamos, y  Pablo Escobar fotografiado a finales de los setenta.

Orión, uno de los hipopótamos, y Pablo Escobar fotografiado a finales de los setenta.

Ecología Especies invasoras

Los 4 hipopótamos abandonados de Pablo Escobar son ahora 60 y ponen en aprietos a Colombia

Tras la muerte del narco, los animales que quedaron libres en su Hacienda se han multiplicado hasta convertirse en un gigantesco problema.

Los hipopótamos que el narco Pablo Escobar llevó a Colombia han proliferado hasta el punto de que se ha podido estudiar su impacto en el ecosistema, algo insólito en una especie animal de gran tamaño. Los excesos de la Hacienda Nápoles, presentada en la popular serie Narcos de Netflix, incluyeron un zoológico repleto de animales exóticos transportados desde todo el mundo.

Pero cuando el imperio de Escobar se derrumbó, los animales fueron reubicados en el caso de los leones y las jirafas. Pero el traslado no es tan simple para los ocupantes más grandes del zoológico de Escobar: los hipopótamos, herbívoros plácidos en apariencia, pero de 1.800 kilos de peso, territoriales y peligrosos.

En los años siguientes, los cuatro hipopótamos originales de la colección del narco se han multiplicado hasta sumar más de 40 animales, pero el recuento podría ser de 50 ... o incluso 60. Nadie lo sabe con certeza ya que los animales son difíciles de rastrear.

La extraña situación llamó la atención del profesor de la División de Ciencias Biológicas de la UC San Diego, Jonathan Shurin, quien a lo largo de los años ha colaborado con científicos colombianos en una variedad de proyectos de ecología acuática.

"Esta fue una gran oportunidad para estudiar algo que nunca se había estudiado antes", dijo Shurin, apreciando por completo las raíces no tradicionales de su proyecto de hipopótamos. "Evaluar los impactos del ecosistema de la vida animal más grande del mundo fuera de su rango nativo es algo que no siempre se puede hacer".

La historia de los hipopótamos de Pablo Escobar.

Cuatro horas al este de Medellín, en el municipio colombiano de Puerto Triunfo, los hipopótamos de la Hacienda Nápoles se han convertido en una atracción turística. Desde los días de Escobar, se han desplegado y formado grupos familiares en pequeños lagos de la región. Se puede ver a varones solitarios deambulando separados de sus familias cuando alcanzan la madurez, buscando atraer a sus propias parejas. Las luchas de poder de los hipopótamos y las batallas por el dominio han resultado en la muerte de los machos perdedores.

Durante los últimos dos años, Shurin y la investigadora postdoctoral de UC San Diego Natalie Jones han estado trabajando con el profesor asociado Nelson Aranguren-Riaño de la Universidad Pedagógica y Tecnológica de Colombia (UPTC) en un proyecto de investigación de hipopótamos financiado por la National Geographic Society. Junto con estudiantes de UPTC, pescadores, investigadores y veterinarios, han estado analizando cómo la presencia de hipopótamos puede estar alterando los lagos cercanos y el río Magdalena.

Los hipopótamos se clasifican como "ingenieros del ecosistema", ya que mueven los nutrientes clave de un ecosistema a otro, de forma no muy diferente a cómo el salmón transporta los nutrientes del océano a los ríos río arriba. "Fertilizan lagos comiendo hierba en tierra y luego defecando en el agua por la noche", dijo Shurin. "Esto tiene efectos en todo el ecosistema, desde los microorganismos hasta las ranas y murciélagos".

Los investigadores usan medidores de oxígeno para medir los ciclos acuático diarios, así como también instrumentos para estudiar muestras de microbiomas, plancton, insectos, invertebrados y una variedad de otros habitantes. También están capturando grabaciones de audio para caracterizar paisajes sonoros e identificar las diversas ranas, pájaros y murciélagos que llaman por la noche. Su análisis en la región abarca los impactos del hipopótamo que atraviesan un espectro de ocupación, desde un lago con una población de hipopótamos persistentes, hasta lagos donde aparecen esporádicamente, y medios acuáticos donde nunca se los ha visto.

El equipo de investigación en la famosa entrada de la Hacienda Nápoles.

El equipo de investigación en la famosa entrada de la Hacienda Nápoles. Shurin Lab

"Pasamos nuestros días en el campo recolectando todo tipo de datos de química del agua para rastrear cómo la materia vegetal y la descomposición se unen a los hipopótamos, dada la gran afluencia de nutrientes que aportan a la función ecosistémica de los lagos y los otros animales que los habitan", dijo Jones, que normalmente estudia los impactos de animales mucho más pequeños, como la trucha.

Shurin presentará los resultados iniciales de la investigación en junio en una conferencia de la Asociación de Ciencias de Limnología y Oceanografía en Columbia Británica. Si los resultados revelan impactos ambientales adversos de los hipopótamos, la situación se volverá más urgente para CORNARE (la Corporación Autónoma Regional de los Cuencos de los Ríos Negros), la agencia del gobierno local a cargo de tomar medidas para gestionar la población de hipopótamos.

La bióloga y naturalista colombiana Aranguren-Riaño se sorprende constantemente al ver que los hipopótamos prosperan en su entorno adoptado. "No se esperaba que el hipopótamo se integrara tan exitosamente en los ecosistemas acuáticos de Colombia", dijo Aranguren-Riaño. "El riesgo para especies nativas como manatíes, tortugas y peces es alto y el efecto ambiental es impredecible. Es un gran problema porque migraron al río Magdalena y podrían extenderse a otras regiones estratégicas de Colombia".