El 20 de junio llegaba la noticia desde el sur de EEUU de que la aerolínea American Airlines había cancelado 50 vuelos de corto alcance debido a una ola de calor. Las temperaturas de hasta 49ºC a las que llegaron en Phoenix ponían en peligro la potencia de la aeronave y sus responsables no garantizaban su seguridad.

Noticias relacionadas

Aunque el máximo que se alcanzó en aquella ocasión en España no llegó a las registradas en Arizona -fue de 45,2ºC-, en 2015 sufrimos la ola de calor más larga de nuestra historia y este año está empezando la segunda -la primera produjo temperaturas de hasta 43,7ºC en junio-, por lo que la pregunta que todos se plantean es: ¿están en peligro algunos vuelos en España?

"Es difícil", aseguran a este diario desde la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). Difícil, pero no imposible. Para saberlo hay que analizar las máximas temperaturas registradas, la altura del aeropuerto y sobre todo, el modelo de avión.

Vuelos regionales, los únicos afectados

Los vuelos cancelados por la compañía americana en junio utilizaban el Bombardier CRJ, un avión para desplazamientos regionales fabricado en Canadá y que tiene diferentes modelos entre las 50 y las 100 plazas: el CRJ200, el CRJ900 y el CRJ1000.

La compañía que más aviones tiene de este tipo en España es Air Nostrum, la aerolínea filial de Iberia para vuelos regionales y de corto alcance. Estos vuelos alcanzan una distancia máxima de 3.100km y vuelan en su mayoría a destinos españoles, aunque también llegan a otros destinos como Frankfurt, Tánger y Turín.

Otras compañías aéreas como Ryanair, Vueling, Air Europa no tienen estos modelos de avión ya que tan sólo cuentan con aeronaves de media y larga distancia de mayor capacidad, de los fabricantes Boeing y Airbus, que aguantan temperaturas más altas.

¿Por qué se cancelan vuelos por el calor?

La razón de que se cancelen vuelos es la imposibilidad de despegar. "No es que vaya a explotar el avión, es por un tema de física pura", aseguran desde la AESA. Al alcanzar altas temperaturas la densidad del aire es menor y el motor pierde impulso, por lo que habría que coger mucha más velocidad para despegar y por lo tanto, sería necesario una pista más larga. El problema es, por lo tanto, la imposibilidad de hacer que el avión vuele.

Desde la AESA explica que no hay ninguna ley que establezca una determinada temperatura a partir de la que no se puede volar, ya que éste no es un problema de seguridad aérea, sino de capacidad física del avión. Por esta razón, estas situaciones sí están previstas en los manuales de vuelo que tiene el capitán a disposición en cada aeronave. Para cada modelo hay una temperatura máxima dependiendo de la altura a la que esté el aeropuerto desde el que parte y es el piloto del avión el que debe consultar el manual y tomar la decisión de no despegar si las temperaturas superan las permitidas.

¿Cuál es la temperatura máxima con la puede despegar un avión?

Limitación de temperatura de los aviones Bombardier CRJ

La imagen muestra las limitaciones de los modelos Bombardier CRJ como los que utiliza Air Nostrum y los que se cancelaron en EE.UU. La máxima para este tipo de avión es de 50ºC si está a nivel del mar. Sin embargo, ningun aeropuerto español está completamente a nivel del mar, por lo que la temperatura siempre es algo inferior.

Por cada 1000 pies (304.8 metros) de altitud, la temperatura máxima a la que puede despegar se reduce en 2ºC. El aeropuerto de Madrid-Barajas se encuentra a 610 metros de altitud (2000 pies) lo que significa que la temperatura máxima para despegar es de 46ºC. En ciudades como Málaga (16 metros), Sevilla (34 metros) o Valencia (64 metros), las temperatura máxima para poder volar es superior a 49ºC.

La temperatura máxima se basa en la Atmósfera Estándar Internacional (ISA), un modelo internacional que calcula la presión, temperatura, densidad y viscosidad de la atmósfera de la tierra. El ISA estándar es de 15ºC y a él se le añade una mayor temperatura dependiendo de la altitud del aeropuerto. Para el modelo Bombardier CRJ la temperatura máxima es de ISA +35ºC, es decir, 50ºC. Ese número va disminuyendo conforme baja la temperatura.

¿Se ha cancelado alguna vez algún vuelo en España por calor?

Fuentes de Air Nostrum aseguran a EL ESPAÑOL que en sus 19 años de operación con aviones Bombardier CRJ jamás han cancelado un vuelo por altas temperaturas. "Nunca ha pasado, al menos que nosotros tengamos constancia", afirman desde la AESA. 

Si observamos la temperatura máxima registrada en algunos aeropuertos españoles comprobamos que es prácticamente imposible que se haya cancelado ningún vuelo. En el aeropuerto de Madrid-Barajas la máxima registrada fue de 42.2ºC, casi cuatro grados menos del máximo para volar, mientras que en el aeropuerto de Sevilla, uno de los más calientes de todo el país, se llegó a 46.6ºC en 1995. 

Desde el organismo de seguridad aérea aseguran que "es muy difícil" que lleguen a cancelarse tantos vuelos en nuestro país pero, vista la ola de calor de junio, nadie se puede aventurar a asegurar que no vaya a pasar. Se necesitarían temperaturas récord para poder llegar a este caso pero, dado el impacto constante del cambio climático, es algo que no se puede descartar