Un tramo de la AP-7.

Un tramo de la AP-7. EFE

Ecología

Descuento del 75% en los peajes para los coches eléctricos

Bruselas propone que los propietarios de vehículos contaminantes paguen más.

Bruselas

Bruselas quiere acelerar la transición hacia un sistema de transportes libre de emisiones de CO2 en la Unión Europea. No sólo para poder cumplir el acuerdo de París de lucha contra el cambio climático, sino también para mejorar la salud y la calidad de vida de los ciudadanos. En la actualidad, el transporte por carretera es el responsable del 20% de las emisiones comunitarias. Y la Comisión ha propuesto este miércoles un paquete de medidas para reducirlas, entre las que destacan el uso de los peajes.

El principio general se mantiene: la imposición de peajes es una competencia nacional. Cada Gobierno es libre para decidir en qué carreteras se aplican y para qué tipo de vehículos. Es decir, Bruselas no va a obligar a España a introducir nuevos peajes. Pero si un país decide instaurarlos, debe cumplir las reglas de la UE a la hora de fijar su importe.

Y lo que plantea el Ejecutivo comunitario es que en el futuro el importe de los peajes se base obligatoriamente en el nivel de emisiones de CO2. Se trata de aplicar en la práctica el principio ambiental de que "el que contamina, paga". El objetivo es incitar a los usuarios a comprar y utilizar coches menos contaminantes. Y premiar a los vehículos que respetan el medioambiente, que tendrán peajes más baratos. Los propietarios de coches de cero emisiones, como los eléctricos, se beneficiarán por ejemplo de un descuento obligatorio del 75%.

Recargos por contaminación sonora

Bruselas plantea además que el importe de los peajes se calcule en función de la distancia recorrida y no del tiempo empleado en el viaje (modelo euroviñeta). Así se reflejan mejor los niveles de emisiones y la polución real. No obstante, propone un largo periodo de transición para los países que usan la euroviñeta hasta 2027.

Los países miembros tendrán además la posibilidad de imponer un recargo a los peajes en función de otros costes externos, en particular la contaminación sonora y la congestión de tráfico.

La reforma debe ser aprobada ahora por la Eurocámara y los Gobiernos de los 27. En los próximos meses, el Ejecutivo comunitario propondrá nuevas leyes para regular el nivel de emisiones de CO2 de coches y camionetas después de 2020. Y también la primera norma para reducir de forma obligatoria las emisiones de los camiones pesados.