Zamora

Zamora Rugby cae en la final de Copa 2 ante Arroyo

21 mayo, 2018 18:57

El Zamora Rugby Club se quedó a las puertas de alzarse con la Copa 2 tras caer en el partido de vuelta ante Arroyo por 29-12. El conjunto zamorano no pudo hacer valer la renta de la ida donde se impuso a los vallisoletanos 16-14.

Los Carneros no estuvieron solos y fueron arropados por cerca de 50 personas venidas desde Zamora con un comportamiento espectacular y que no pararon de animar al equipo en ningún momento.

En relación al partido de vuelta de la Final de Copa de Castilla y León de la liga AON Norte celebrado el pasado sábado en las instalaciones Multiuso de la Vega de Arroyo de la Encomienda, el Zamora Rugby Club saltó al césped con Estévez, Socio, Nene, Egipcio, Pedro, More, Gorka, Tyson, Monti, Juanillo, Luis, Polo, Melgui, Sola, Pablo en un encuentro en el que también entraron durante el partido: Pechu, Albarrán, Tije, Saúl, Mario, Jorge y Nico.

El Zamora Rugby Club afrontaba el choque con dosis de esperanza y optimismo para poder conseguir traerse la Copa a casa. Eso sí, con los pies en el suelo pues se esperaba un choque cerrado y muy duro por parte del rival. Salvo los lesionados, y alguna baja de última hora, el plantel del Zamora Rugby Club estaba al completo.

Con estas tesituras comenzó el partido, y ya en las primeras jugadas, se vio que se jugaría a cara de perro, pues no en vano, los de Arroyo se aplicaban con inusitada dureza. Las peores sospechas sobre el juego local se habían cumplido y esto no había hecho nada más que comenzar.

El partido siguió con la misma tónica sobre los primeros veinte minutos: Arroyo a lo suyo, jugando bastante de delantera con un juego en los agrupamientos muy duro, amparado por un árbitro que no supo cortar ese juego duro especialmente en algunas jugadas claras. Realmente el árbitro no estuvo muy afortunado durante la contienda.

El ZRC, lejos de intimidarse, con una gran defensa mantenía a raya las embestidas locales. El oval era propiedad del conjunto de Arroyo de la Encomienda que fue superior en las fases estáticas de melé y touch en estos primeros compases del choque.

El marcador se abriría para Arroyo al transformar un golpe de castigo en el minuto 13. Y en el minuto 23, marcarían un ensayo (con transformación) que dejaba el marcador en 10-0 que coincidió con la tarjeta amarilla mostrada a Nene que dejaba a los zamoranos con 14 durante 10 minutos.

A partir del minuto 30 el ZRC se recompuso y comenzó a tener más el balón, aunque sería castigado con un nuevo ensayo por parte de los pucelanos (minuto 35) sin que hubiera posterior transformación, 15-0 para los locales. Y ya en las postrimerías del primer tiempo, Socio anotaría el primer ensayo zamorano sin transformación), en una jugada que ha dado grandes frutos este final de temporada: touch en la línea de 5, formación de maul posterior y directo a la marca. 15-5 al finalizar la primera parte y que albergaba aún esperanzas de darle la vuelta al marcador.

La segunda parte comenzó igual que terminó la primera, el ZRC ya tenía engrasada su maquinaria de delantera y comenzaba a surtir de balones a la línea. Pero en una jugada desgraciada, el Arroyo anotaría su tercer ensayo (con transformación) tras interceptar un pase cuando estaba atacando el conjunto zamorano. Jarro de agua fría para los Carneros que volvían a ver cómo se escapaba de nuevo en el marcador su rival, 22-5 en el minuto 3 de la segunda parte.

El ZRC se había sacudido el dominio pucelano y las melés estáticas y las touches ya estaban equilibradas al contrario que en la primera parte. El ZRC comenzó a atacar insistentemente tras este ensayo de Arroyo, llegando ya claramente a la línea de 5 visitante pero que no pudo convertir en puntos ninguna de estas jugadas.

Sin embargo, sería Arroyo el que marcaría nuevamente un ensayo (con transformación) en el minuto 10 que dejaba el encuentro en un poco prometedor 29-5 con media hora por jugarse.

Lejos de tirar la toalla, los Carneros, apretaron los dientes, subieron una velocidad más y a partir de aquí se hicieron los dueños del partido, especialmente en delantera. La mayoría de los ataques zamoranos acababan cerca de la línea de marca local, y tras tanta insistencia, el árbitro concedía ensayo de castigo para el ZRC en el minuto 22, en una jugada en la que existieron numerosos golpes de castigo cometidos por Arroyo incapaces de frenar a la delantera zamorana. 29-12 y el ZRC se volvía a meter en el partido.

A los pocos minutos se volvió a dar la misma jugada anterior, pero esta vez el árbitro se equivocó gravemente, pues en la melé que se disputaba, estipuló que la primera línea zamorana se había levantado cuando la realidad era toda la contraria: los de Arroyo sufrían de lo lindo en las melés y era su 1ª línea la que asomaba las cabezas al no poder contra el empuje zamorano. Esta jugada marcó ya el devenir del partido pues tenía toda la pinta que se hubiese conseguido otro ensayo, pero no se pudo dar el caso.

Hasta el final del partido, pues más de lo mismo, el ZRC atacaba con todo lo que podía, pero el marcador ya no se movería hasta el final. Así que el choque terminaría 29-12, dejando por los suelos las aspiraciones del Zamora Rugby Club.

Desde el club agradecen el gesto de la afición zamorana que al final del partido premió con un pasillo 'extra' al conjunto zamorano, un gran gesto sin duda y que gustó mucho a los jugadores.

Zamora Rugby Club también señala que “fue una pena no haberse podido traer la Copa a Zamora”, pero, según palabras del entrenador Ángel Marcos valorando tanta la final como la temporada, “lo que debe quedar es la impronta y el camino seguidos para haber podido llegar hasta aquí y la capacidad de superación que ha mostrado el equipo. Aspectos que deberían ser refrendados en temporadas venideras”.

Con este último partido se cierra la presente temporada para el Zamora Rugby Club ocupando el puesto noveno de un total de veintiún equipos en la liga AON Norte (cuyos integrantes son de Castilla y León, Asturias y Cantabria), sin duda un logro extraordinario para una escuadra como la zamorana.

Enclavado sin lugar a duda en el grupo más fuerte de dicha liga, el primer partido contra Salamanca Rugby Club marcó un poco el devenir del conjunto zamorano y las victorias llegaron cuando se enfrentó a los rivales ajenos a su grupo pudiendo demostrar que perfectamente es un equipo competitivo cuando se enfrenta a rivales similares.

El equipo hizo gala al final del encuentro de la fama de caballeros y gente de honor, cuando tras finalizar el encuentro, apesadumbrados por la derrota, tuvieron un momento para acordarse del Zamora club de fútbol y mandarles un mensaje de ánimo en estos momentos duros.

La próxima cita será ya en el tradicional Torneo de San Pedro el día 23 de junio en lo que supone el colofón de la temporada y jornada festiva por antonomasia del rugby zamorano. Si no hay cambios de última hora, habrá tres partidos: Senior Femenino, Senior Masculino y Veteranos ante equipos que en estos momentos se está negociando su presencia.