El Caja Rural Aula Valladolid en una imagen de archivo.

El Caja Rural Aula Valladolid en una imagen de archivo.

Valladolid

El Caja Rural Aula Valladolid tiene su último baile

Las blanquiazules consiguen una victoria que les permite clasificarse para la segunda fase de la Copa de la Reina de la próxima temporada (33-28)

28 mayo, 2022 22:25

Noticias relacionadas

El día del adiós de Elena Cuadrado, Lulu Guerra y Cristina Cifuentes, tres jugadoras que han protagonizado la época más gloriosa del Caja Rural Aula Valladolid, el equipo blanquiazul tuvo su último baile. Las vallisoletanas lograron el objetivo de clasificarse para la Copa de la Reina de la próxima temporada y pudieron dar paso con tranquilidad a los homenajes y al adiós de todas las jugadoras. Al último baile de unas jugadoras que sonrieron en la pista y lloraron cuando se bajó el telón.

El Caja Rural Aula Valladolid empezó el partido con muchos problemas en ataque ante la pegajosa defensa del Balonmano Zuazo que llegaba muy bien a tocar a las jugadores blanquiazules para frenar el ritmo alto que intentaba conferir Teresa Álvarez. Las vallisoletanas se chocaban una y otra vez contra el muro visitantes, que además aprovechaba las pérdidas locales para lanzar contragolpes imposibles de parar por la defensa. Así, el Balonmano Zuazo abrió rápidamente una brecha de tres goles en el marcador (1-4, min.5). Aunque lo realmente preocupante para las de Miguel Ángel Peñas era que no arcaron su segundo gol hasta que se superó el minuto 9. Una producción ofensiva demasiado pobre para poder aspirar a la victoria.

La exclusión de Izei Permach no cambió las cosas en el encuentro, que seguía con claro color visitantes. Y es que los nervios estaban pasando factura al Caja Rural Aula Valladolid, que salió atenazado ante la responsabilidad de tener que puntuar en un encuentro en el que se jugaba muchísimo. Ante la situación, Miguel Ángel Peñas se vio obligado a pedir un tiempo muerto antes de que se llegara al ecuador del partido.

Y ante la complicada situación, el Caja Rural Aula Valladolid se aferró a lo que mejor sabe hacer: correr. Amaia G. De Garibay se convirtió en protagonista para limar las diferencias hasta un gol (5-6, min.15). El Caja Rural Aula Valladolid mejoraba, pero iba a necesitar ajustar aún más su defensa para conseguir frenar al Balonmano Zuazo.

Y por si fuera poco, Cristina Cifuentes recibió un codazo en la cara y tuvo que retirarse para recibir atención médica en el vestuario. La primera parte se acercaba al final y el Balonmano Zuazo seguía dominando el marcador (10-12, min.25). Miguel Ángel Peñas metió frescura en la pista con Danilo So Delgado, Jimena Laguna, Malena Valles, Inoa Lucio e Isabel Colías, pero el partido seguía pegajoso, enganchado a la pista y sin acabar de despegar. Justo el ritmo en el que más incómodo se siente el Caja Rural Aula Valladolid. Logró romperlo Jimena Laguna, que con cuatro goles consecutivos consiguió acercar al equipo hasta un solo gol a pesar de jugar en inferioridad por una exclusión señalada al banquillo vallisoletano. Y fue justo entonces cuando el equipo vallisoletano se rebeló contra su primera parte para empatar, con un golazo de Danilo So Delgado (13, 13, min.28) para conseguir llegar con un empate al descanso (14-14).

Tras el paso por los vestuarios regresó Cristina Cifuentes a la pista para tratar de arrancar ese punto tan necesario para el club. Ya en esta segunda mitad llegó la primera ventaja para las vallisoletanas gracias a un siete metros convertido por la inconmensurable Jimena Laguna (15-14, min.34). Y de su mano y de la de Amaia G. De Garibay llegó la primera gran ventaja del Caja Rural Aula en el partido, cuatro goles que daban aire a Huerta del Rey (21-17).

Pero el Balonmano Zuazo no se rendía, aferrándose al partido con sus ataques lentos y su pegajosa defensa. Ni siquiera las exclusiones impidieron que redujeran la ventaja para llegar 24-22 a doce minutos del final. Las vallisoletanas iban a tener que sufrir. Y supieron hacerlo para llevarse la ventaja de nuevo hasta los cuatro goles a lomos de las paradas de Lulu Guerra y los goles de Cristina Cifuentes (27-23, min.23).

A partir de ahí, el partido se convirtió en un ida y vuelta que benefició a una Caja Rural Aula Valladolid que, esta vez sí, supo manejar los tiempos del partido para llevarse la victoria (33-28).

33 Caja Rural Aula Valladolid: Lulu Guerra (portera, 10 paradas), Teresa Álvarez (3), Elba Álvarez (2), Elena Cuadrado (4), Sara Molés (1), Amaia G. De Garibay (6), Cristina Cifuentes (4) -siete inicial- Jimena Laguna (8), Inoa Lucio (2), Isabel Colías (-), Malena Valles (-), Danila So Delgado (2), Fátima Koudia (1) y Rafael Bergara ‘Rafi’ (-).m

28 Balonmano Zuazo: Meriem Ezbida (portera, 2 paradas), Isabel Fernández (7), Ane Encina (6), Anne Erauskin (2), Maddi Bengoetxea, M. Fernández (3) e Izei Permach (1) -siete inicial- Paula García (1), Estíbaliz Velasco (1), Alba Sánchez (3), Ariadna González (portera, 5 paradas) Berasategi (-), Garoa Sarrionandia (4), Naia Puigbo (-) y Aiane Blázquez.

Parciales cada 5 minutos: 1-4, 2-4, 5-6, 7-8, 10-12, 14-14 (descanso), 15-14, 20-17, 23-20, 25-23, 28-24 y 33-28.

Árbitros: Alfredo Arcos y Carlos Luque. Excluyeron a Isabel Colías por el Caja Rural Aula Valladolid y a Izei Permach, M. Fernández, Maddi Bengoetxea y Naia Puigbo (2) por el Balonmano Zuazo.

Incidencias: Partido correspondiente a la última jornada de la Liga Guerreras Iberdrola jugado en el Pabellón Huerta del Rey. Al final del partido se rindió un homenaje a Cristina Cifuentes, Lulu Guerra, Elena Cuadrado y el resto enjugadoras que abandonan el club al final de la temporada: Danilo So Delgado, Isabel Colías, Malenaa Valles, Sara Molés y Rafaela Bergara ‘Rafi’