Valladolid Son recreaciones y no disfraces”, y ha puesto en valor el “impresionante trabajo, minucioso y riguroso, que hace que los trajes sean dignos de ser expuestos”, así como la generosidad mostrada por Inés Gutiérrez Pozo y su familia al donar los trajes a la Diputación de Valladolid.

Unos trajes con mucha historia

28 mayo, 2021 15:55

El presidente de la Diputación de Valladolid, Conrado Íscar, ha recibido la donación de la colección de trajes artesanales de época de Inés Gutiérrez Pozo, que se incorporan a la exposición permanente del castillo.

Como ha señalado Conrado Íscar, esta colección “completa la exposición y permite una mejor comprensión de lo que era la vida en un castillo a finales de la Edad Media, pues la colección no solo muestra la forma de vestir de damas y caballeros. También de aldeanos, doncellas y peregrinos”.

La colección donada consta de 43 trajes de época realizados de manera artesanal a lo largo de su vida por Inés Gutiérrez Pozo que a su profesionalidad como profesional del diseño y el patronaje industrial ha unido un profundo trabajo de documentación histórica tanto de los diseños del vestuario propio del siglo XV como de los tejidos utilizados en esa época.

En este sentido, el presidente de la Diputación de Valladolid ha destacado que “estamos ante trajes que reflejan una realidad y un momento histórico. Son recreaciones y no disfraces”, y ha puesto en valor el “impresionante trabajo, minucioso y riguroso, que hace que los trajes sean dignos de ser expuestos”, así como la generosidad mostrada por Inés Gutiérrez Pozo y su familia al donar los trajes a la Diputación de Valladolid.

Por su parte, Inés Gutiérrez ha señalado que su intención fue siempre “que la colección se pudiera disfrutar de forma integral, sin salir de la provincia de Valladolid y, a ser posible, en uno de los castillos de la provincia”, por lo que ha agradecido a la Diputación que aceptara dicha donación.

COLECCIÓN TRAJES ARTESANALES DE ÉPOCA



La colección se compone de 43 trajes, de los que 17 son de dama, 12 de caballero, 5 de doncella, 4 de niña, 2 de niño 1 de aldeana, 1 de aldeano y 1 de peregrino.

Todos ellos recrean trajes originales del siglo XV, y para su confección se han utilizado tejidos como el terciopelo, el raso, el algodón, la antelina, la organza, el shantung o el fieltro, así como tejidos adamascados o brocados, sin olvidar la tela de saco, el paño o la lana.

Los trajes están distribuidos a lo largo de las diferentes salas y pasillos del castillo de Fuensaldaña, completando la exposición permanente. Únicamente quedan exentos de los trajes el Hemiciclo y la sala donde se expone la muestra ‘Noches de Piedras y Lunas’, con fotografías de Ángel Marcos.