Valladolid

Declaración institucional del Ayuntamiento de Valladolid el Día de la Mujer

8 marzo, 2018 14:43

Todos los partidos políticos y el concejal no adscrito del Ayuntamiento de Valladolid han leído una declaración institucional durante el acto celebrado con motivo del Día Internacional de la Mujer.

Texto íntegro de la declaración institucional

En el día 8 de marzo, Día Internacional de la Mujer, todos los grupos políticos y el concejal no adscrito del Ayuntamiento de Valladolid manifiestan, un año más, su compromiso con las mujeres, con la defensa de sus derechos y con las políticas de igualdad como instrumento para avanzar hacia una sociedad democráticamente más justa y equilibrada.

No puede haber una sociedad verdaderamente igualitaria que se sustente en una democracia paritaria y participativa efectiva si no somos capaces de eliminar los comportamientos y actitudes machistas que atentan contra más de la mitad de la población.

Y ese machismo, fruto del patriarcado más rancio y más perjudicial para las mujeres, se extiende en todos los ámbitos, desde el familiar, social y laboral, hasta la más cruel de las manifestaciones como es la violencia de género que se ejerce hacia las mujeres.

Una sociedad libre de machismo es nuestro objetivo. Por ello, con motivo de la conmemoración del 8 de marzo, desde el Ayuntamiento de Valladolid seguimos reclamando medidas y políticas para un verdadero cambio social que suponga una profunda transformación estructural en la que las mujeres sean protagonistas y copartícipes.

Reconocemos los avances que a lo largo de las décadas se han desarrollado en nuestro país en materia de igualdad, pero a la vez también reconocemos los retrocesos y recortes que se vienen produciendo en las políticas de igualdad, especialmente en el ámbito de las competencias de los Ayuntamientos en estas áreas.

Una de las mayores desigualdades que viven las mujeres es la que se corresponde con el ámbito laboral, por ello desde el Ayuntamiento de Valladolid apoyamos que nuestro país cuente con una Ley de Igualdad Laboral que contribuya a erradicar las diferentes situaciones de discriminación que tienen las mujeres.

Discriminación en el acceso al empleo, la promoción profesional, la eliminación de la brecha salarial que, junto a la precariedad y la temporalidad, conforman la columna vertebral de la desigualdad laboral de las mujeres.

Porque las mujeres han sufrido y siguen sufriendo en mayor medida las consecuencias de la crisis. Porque las mujeres tienen de ganancia media anual cerca de 6 puntos menos que los hombres. Porque la tasa de actividad de las mujeres es cerca de 10 puntos inferior a la de los hombres. Porque la tasa de paro de las mujeres es más de 4 puntos superior a la de los hombres. Porque el trabajo a tiempo parcial de las mujeres representa aproximadamente un tercio más que el de los hombres. Porque la brecha salarial se sitúa en un 23% en detrimento del salario de las mujeres. Porque la tasa de empleo entre mujeres se reduce con el número de hijos frente a la de los hombres que aumenta.

Porque las pensiones de las mujeres son de menor cuantía que las de los hombres. Porque las mujeres son las que se encargan de los cuidados de menores, mayores y personas dependientes en la mayor parte de las ocasiones sin percibir ninguna retribución, sumándolo a su jornada laboral o en condiciones precarias. Porque las mujeres no están suficientemente representadas en los cargos decisorios de instituciones, universidades, empresas, etc.

Por todas estas razones y, en definitiva, porque a pesar de los avances en políticas de igualdad, aún persiste una gran invisibilidad de las mujeres, violencia y graves discriminaciones de género y estereotipos de carácter sexista, que impiden a las mujeres participar en la sociedad en igualdad de condiciones.

Este 8 de marzo y todos los días del año, nos deben hacer reflexionar al conjunto de la sociedad sobre la realidad que tienen las mujeres en nuestro país, y de qué modo contribuimos desde los distintos ámbitos políticos, institucionales y de gobierno a establecer las medidas necesarias para modificar esta realidad.

Porque no podrá haber progreso social si no se reconoce el talento y la capacidad de las mujeres en los diferentes ámbitos de la sociedad, así como su contribución al desarrollo económico y social de nuestro país. Por ello, es urgente abordar por Ley medidas para erradicar las discriminaciones históricas que han condicionado y condicionan la vida de las mujeres, en especial en todo lo relativo al empleo, la vida laboral y la conciliación.

El compromiso del Ayuntamiento de Valladolid está con las mujeres, y de ahí que, en este 8 de marzo, sigamos reivindicando y apoyando el papel fundamental de las organizaciones de mujeres y el feminismo político.

Por ello, el 8 de marzo no puede ser simplemente una fecha más de conmemoración de un día internacional. Es una fecha histórica y clave en la lucha del feminismo y, para el Ayuntamiento de Valladolid y para millones de mujeres en el mundo, esta fecha es ante todo una jornada de lucha, de sensibilización y de concienciación ante el conjunto de la sociedad del camino que aún tenemos que recorrer para conseguir la igualdad real y efectiva entre hombres y mujeres.