Valladolid

Ponce roza la victoria pero cae en Pontevedra

11 febrero, 2017 23:50

Ponce Valladolid evidenció que está en una notable mejoría de juego y se quedó a las puertas de una victoria vital en su visita al CB Arxil. El primer cuarto lastró a las de Chuchi Fernández, que aunque comenzaron dominando el rebote con Alejandra de la Fuente, enseguida notaron la presencia de Minata Keita en la pintura. Los excesivos fallos visitantes se transformaron en una diferencia de diez puntos (21-11) al final del primer periodo.

Cierto es que Ponce generó situaciones favorables en la zona, pero las canastas no entraban y Arxil lo aprovechaba para salir a la contra. Además, la pívot malí del conjunto gallego se imponía con solvencia bajo los tableros, algo que fue constante todo el encuentro, pues capturó 18 rebotes.

Sin embargo, Ponce no se dejó llevar y tras este mal arranque se puso el mono de trabajo. La presión y el acierto interior sirvieron para recuperar sensaciones y colocarse con un 31-25 esperanzador al descanso. Pudo ser mayor, pero Keita seguía siendo un dolor de cabeza para las de azul.

Tras el paso por vestuarios, Ponce subió una marcha. La defensa fue el motor de la remontada, dejando a Arxil en 13 puntos en este tercer cuarto. Mientras, Lovett y Alejandra de la Fuente conseguían recortar las distancias, llegando a igualarlas. Con Minata Keita más controlada en defensa, fue Carla Fernández quien tiró de Arxil para impedir que Ponce llegara con ventaja al cuarto decisivo (44-42).

Ponce entró con todo al último periodo, apretando en defensa como si cada ataque fuese el último y buscando constantemente el aro con penetraciones. Las faltas pronto empezaron a cargarse a uno y otro equipo, un factor decisivo al final con los tiros libres. Quien no había aparecido en ataque hasta ese momento, aunque sí había realizado un gran trabajo en campo propio, era Cecilia Aldecoa.

La vallisoletana cogió el fusil en el último cuarto para anotar dos triples consecutivos, sin fallo, y poner a Ponce con ventaja (44-48). Incluso anotó un tercero, manteniendo a Ponce con ventaja (50-51), pero unos pasos dudosos en su cuarto acierto seguido cortó su racha.

Fue entonces cuando Arxil tiró de experiencia y presión, con unas gradas que no dieron respiro a Ponce, y logró un 9-0 de parcial en los instantes finales (61-53), con un triple sobre la vocina incluido que noqueó al equipo de Chuchi Fernández. Pero Ponce nunca baja los brazos, ni los bajará, y con un arranque de garra y pelea lo dio todo para intentar igualar el choque en el último minuto.

Un 1-7 de parcial final que no fue suficiente dada la ventaja con la que contaba Arxil, que supo aguantar para llevarse la victoria final por solo cuatro puntos (62-58).

Un resultado que deja tocado a Ponce Valladolid, pero no hundido, pues aún restan ocho jornadas, siendo las dos próximas en casa. Una tarea complicada pero que seguirá entre ceja y ceja hasta el último día, demostrando que este equipo no se rinde a pesar de todos los golpes recibidos en contra.