Salamanca

Salamanca crece a un 3% según el informe de Unicaja

19 octubre, 2018 16:22

Unicaja Banco ha publicado este viernes el número 15 de su publicación trimestral Previsiones Económicas de Castilla y León, que ha sido realizado, como en ediciones anteriores, por la sociedad de estudios del Grupo, Analistas Económicos de Andalucía.

El segundo trimestre de 2018, según estimaciones de su Indicador Sintético de Actividad el crecimiento por provincias habría sido generalizado, con tasas interanuales superiores al promedio regional en Valladolid (3,6%), Soria (3,6%), Burgos (3,5%) y Salamanca (3,5%), en tanto que León habría registrado un aumento similar a la media (3,4%), si bien estas tasas no son estrictamente comparables.

Por su parte, para el conjunto de 2018, las previsiones anticipan igualmente un crecimiento generalizado de la actividad económica, estimándose aumentos superiores a la media regional en las provincias de Valladolid (3,2%), Soria (3,0%) y Salamanca (3,0%), y similares al promedio de Castilla y León en León y Burgos (2,8% en ambas provincias).

En lo que respecta a la Comunidad de Castilla y León, en el segundo trimestre de 2018, el PIB registró un crecimiento del 1,2% en términos intertrimestrales, 0,3 p.p. superior al del trimestre anterior. En términos interanuales, el crecimiento ha sido del 3,4%, frente al 2,9% del primer trimestre del año.

Este mayor crecimiento se ha debido al mejor comportamiento de la demanda interna, cuya aportación al PIB regional se cifra en 3,4 p.p. (2,6 p.p. en el trimestre anterior). Atendiendo a sus componentes, el gasto en consumo de los hogares y de las Administraciones Públicas experimentaron crecimientos del 3,0% y 2,8%, respectivamente, en tanto que la inversión ha aumentado un 4,5%. Por su parte, la aportación del sector exterior ha sido nula.

Desde la perspectiva de la oferta, todos los sectores han registrado crecimientos interanuales de la producción, destacando el mostrado por el sector agrario (12,4%). La industria y los servicios han crecido a tasas del 3,1% y 3,3%, respectivamente. Por su parte, la tasa de crecimiento interanual del sector de la construcción ha sido del 2,7%.

En lo que respecta al mercado de trabajo, los últimos datos publicados en la Encuesta de Población Activa, relativos al segundo trimestre del año, apuntan que el número de ocupados en Castilla y León ha crecido en términos interanuales un 1,1%, lo que supone el primer aumento desde mediados de 2017. A su vez, la población activa ha disminuido un 1,8%, mientras que el número de parados ha registrado una caída del 18,4%, situándose la tasa de paro en el 12,0% (15,3% en España), 2,5 p.p. por debajo de la del mismo periodo del ejercicio anterior.

Para el conjunto de 2018, Analistas Económicos de Andalucía prevé que la economía de Castilla y León crezca un 2,9%, 0,3 p.p. más de lo estimado en junio, debido principalmente a un mayor crecimiento de lo previsto del sector servicios y de las ramas primarias, así como a una mayor aportación del gasto de los hogares. Desde el lado de la demanda, se prevé que el consumo privado y el de las Administraciones Públicas crezcan a tasas del 2,8% y 1,3%, respectivamente, mientras que la inversión aumentará un 4,2%. Desde la perspectiva de la oferta, se prevé una aportación positiva de todos los sectores, con aumentos que oscilan entre el 1,4%, de la industria, y el 8,5%, del sector agrario, destacando también por su aportación al PIB el crecimiento previsto para el sector servicios (3,1%).

Asimismo, se estima un crecimiento del empleo del 1,4% en el promedio de 2018. Por sectores, se prevé un mayor crecimiento en el sector industrial (8,3%), en tanto que en el sector agrario y la construcción el número de ocupados podría crecer a tasas superiores al 3% (3,2% y 3,4%, respectivamente). La población activa disminuiría un 1,0%, mientras que la reducción del número de parados se cuantifica en un 15,2%, situándose la tasa de paro en el 12,1%, 2,0 p.p. por debajo de la registrada en el promedio de 2017.

En lo que respecta a 2019, las previsiones apuntan a una prolongación de la fase expansiva de la economía, si bien con una cierta moderación, situándose la tasa de crecimiento del PIB en el 2,4%. Por el lado de la oferta, se espera una aportación positiva de todos los sectores, con tasas comprendidas entre el 1,0%, de la industria, y el 2,9%, del sector servicios. Asimismo, el crecimiento seguirá apoyado en la demanda interna, estimándose un crecimiento del 2,4% para el consumo de los hogares y del 1,0% para el consumo público, en tanto que la inversión podría crecer un 3,5%. Por su parte, el crecimiento del empleo (1,5%) sería muy similar al de 2018, mientras que el número de parados disminuiría un 14,9%, situándose la tasa de paro en el 10,3% en el promedio del año, 1,7 p.p. por debajo de la prevista para el conjunto de 2018.