Salamanca

La lista de espera para una operación vuelve a dispararse

16 octubre, 2018 08:26

La Consejería de Sanidad de la Junta de Castilla y León acaba de publicar los datos de lista de espera para una intervención quirúrgica actualizados a 30 de septiembre de 2018. En la provincia de Salamanca el cómputo global deja casi ochocientos pacientes más que en verano e incluso una veintena de días más en la demora media.

En concreto, en la actualidad hay 5.533 pacientes esperando para una operación. No obstante, son seiscientos menos que el año pasado. La demora media está en 120 días, veinticinco menos que hace un año. Sobre todo suben los pacientes de larga duración, quienes esperan más de seis meses, actualmente en torno a 1.357, el doble que en verano.

La espera sube en todas las especialidades. A la cabeza de la demora está Cirugía Plástica, con 167 días de media, por delante de Traumatología, con 144, y Cirugía General y del Aparato Digestivo, con 138 días, como puede apreciarse detalladamente en el gráfico adjunto.

Según la definición de la Junta de Castilla y León, la espera para una intervención quirúrgica es el tiempo promedio, expresado en días, que llevan esperando los pacientes, en espera estructural pendientes de intervención, desde la fecha de entrada en el registro (fecha de prescripción de la intervención) hasta la fecha final del período de estudio.

En la actualidad los datos de la Consejería de Sanidad distinguen a los pacientes según la prioridad clínica. Así, en el nivel uno están aquellos cuyo tratamiento quirúrgico, siendo programable, no admite una demora superior a treinta días. En el nivel dos quienes se puede demorar hasta 90 días y en el nivel tres pacientes cuya patología permite la demora del tratamiento, ya que no produce secuelas importantes. En todas ellas la Junta asegura que cumple los plazos y más del 90% son operados antes del plazo máximo que les corresponde.

Pero los sindicatos denuncian que estas cifras no son reales, pues no se corresponden con el tiempo desde que el paciente ve al médico hasta que es operado. Así, ponen como ejemplo casos de pacientes a quienes el médico atendió en una determinada fecha para que pidieran cita de cara a una intervención, pero cuando los pacientes la solicitan no se les da la fecha al momento.