Salamanca

Ejecución inminente de la concentración parcelaria de Masueco

24 mayo, 2018 19:26

La Consejería de Agricultura y Ganadería de la Junta de Castilla y León ha propuesto al Consejo de Gobierno la declaración de utilidad pública y ejecución urgente de la concentración parcelaria de Masueco de la Ribera. A esta actuación se va a destinar 1,2 millones de euros.

Los trabajos que se llevarán a cabo en esta zona permitirán concentrar 1.360 hectáreas, pertenecientes a 854 propietarios. Las 3.483 parcelas actuales se transformarán en 1.110 fincas de reemplazo. Esto hará que la superficie media de las parcelas de los agricultores se triplique, pasando de 0,4 hectáreas a 1,2 hectáreas de media.

En esta zona se va a actuar en la red de caminos existentes de 55,3 kilómetros y se construirán 2,3 kilómetros de nuevos caminos de acceso a fincas. Además, se limpiarán y mejorarán los cauces de agua mediante la colocación de obras de fábrica y se desarrollará un proyecto de restauración del medio natural para corregir y aminorar los posibles efectos negativos que la concentración parcelaria pueda causar. Esta zona se encuentra ubicada en el Parque Natural de Arribes del Duero, por lo que exige cumplir, en la redacción y ejecución del proyecto de las obras, con las condiciones establecidas en la Declaración de Impacto Ambiental, en cuanto a las necesidades específicas de protección medioambiental y de preservación de los elementos vegetales y constructivos singulares afectados.

Beneficios

Entre los principales beneficios que conllevan las concentraciones parcelarias y las infraestructuras rurales que las completan se encuentran los de productividad y competitividad con la corrección de desequilibrios, la mejora de la rentabilidad de las explotaciones al hacerlas más eficientes, el aumento de la posibilidad de diversificar producciones, el aumento de la eficiencia y la vida útil de la maquinaria, la mejora de la comunicación en el medio rural y la multiplicación de las funciones y los usos potenciales del suelo rústico.

Proporciona, además, beneficios socioeconómicos como la mejora del nivel de vida de los agricultores, la atracción de jóvenes y mujeres a la producción agraria y potencia el desarrollo de la industria agroalimentaria. Las concentraciones parcelarias son una de las actuaciones más eficaces en el medio rural para potenciar la actividad y el empleo y constituyen una herramienta contrastada de lucha contra el despoblamiento y los desequilibrios territoriales. Como ejemplo, el número de incorporaciones de jóvenes en zonas concentradas es un 40 % superior a zonas no concentradas, y la inversión privada de los agricultores para modernizar sus explotaciones es un 36 % mayor.

La mejora del ahorro energético, la reducción de la contaminación y del consumo de combustibles y la mejora de la calidad medioambiental son algunos de los objetivos de sostenibilidad ambiental que conlleva una concentración parcelaria. Se tiene en cuenta, de forma especial, la protección del medio natural, el respeto absoluto a los valores ecológicos, paisajísticos y ambientales de las zonas de actuación. Ayuda, además, a disminuir las emisiones de efecto invernadero (disminución de distancias un 40 %, ahorro de combustible un 25 % y reducción de CO2 un 25 %).