Salamanca

El PSOE traslada a Valladolid las reivindicaciones de la 'Marea blanca'

10 enero, 2017 15:13

Los Procuradores del PSOE por Salamanca, Fernando Pablos, Ana Muñoz de la Peña y Juan Luis Cepa han registrado una Proposición no de Ley, para su debate y aprobación en las Cortes, en la que se insta al gobierno regional a atender y dar respuesta a las demandas de la Plataforma en defensa de la Sanidad Pública de Salamanca solicitando la destitución de la gerente y de la directora de Enfermería de Atención Especializada, la puesta en marcha de un plan urgente para disminuir las listas de espera, la finalización de derivaciones al sector privado junto con una mayor transparencia en los conciertos, la reapertura de las plantas cerradas, la dotación de más recursos personales y materiales en Atención Primaria unido al cese de los recortes de plantilla y el mantenimiento de las instalaciones sumado a la agilización de las obras del nuevo hospital para que pueda estar finalizado en 2019 como fecha tope.

Los socialistas recuerdan que el Complejo Asistencial Universitario de Salamanca era un referente sanitario en Castilla y León y uno de los mejores del país, pero la irresponsable gestión, la carencia en la financiación, la insuficiente reposición tecnológica, la masificación, los recortes de personal, la precariedad laboral y la interminable construcción del nuevo Hospital, están provocando su acentuado y progresivo deterioro. En la actualidad, la sanidad pública salmantina se caracteriza por una gestión ineficaz, politizada, caótica e improvisada que constituye un riesgo para la salud y la vida de los pacientes.

Las listas de espera del Complejo Asistencial de Salamanca siguen registrando los peores datos de la Comunidad Autónoma y las demoras de intervención quirúrgica superan los compromisos establecidos por la propia Junta de Castilla y León. Este proceso de espera es coincidente con el empeoramiento de las enfermedades que padece la ciudadanía. En paralelo a esta demora, se sigue derivando pacientes a la sanidad privada mediante conciertos que proporcionan cuantiosas ganancias a ese sector privado. Esta situación origina la ruptura de la equidad del sistema y un deterioro de la calidad asistencial para pacientes y familiares.

El cierre desproporcionado de camas, sin ningún criterio sanitario objetivo, obedece más a motivaciones economicistas que a razones asistenciales. Esta situación está propiciando situaciones graves de colapso en la mayoría de servicios del Complejo Asistencial de Salamanca, especialmente en los servicios de urgencias, con pacientes esperando en los pasillos hasta ocho y nueve horas para ser ingresados por falta de camas. El cierre de plantas y la masificación en las que permanecen abiertas, ha obligado a duplicar y triplicar camas en las habitaciones y a mezclar enfermos de varias patologías poniendo en riesgo la seguridad de los pacientes y dificultando la labor de los profesionales.

Los recortes de personal y la ausencia de sustituciones, con plantillas bajo mínimos, contratos precarios y jornadas maratonianas, está dificultando el trabajo de los profesionales. Las falsas concesiones, firmadas por el Consejero, han supuesto un cambio en la situación administrativa de algunos trabajadores pero no un aumento de la plantilla. Desde la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública de Salamanca se han denunciado las elevadas tasas de interinidad, eventualidad y abusos de rotación que inciden en la falta de adaptación a los puestos de trabajo y la búsqueda de estabilidad en otras provincias.

La Atención Primaria, tanto rural como urbana, no es ajena a la situación descrita. Los equipos de Atención Primaria soportan ver limitados sus recursos personales y materiales, eliminadas las sustituciones, duplicadas las consultas para atender a sus pacientes y a los de sus compañeros, y la saturación de las consultas. Esta situación está generando un fenómeno hasta ahora desconocido: la aparición de listas de espera motivadas, entre otros factores, por la ausencia de sustituciones.

La falta de inversión en los hospitales y en los centros de salud, urbanos y rurales, de la provincia de Salamanca ha ido generando un deterioro de las infraestructuras y una falta de mantenimiento adecuado en los edificios.

Esta situación ha motivado que miles de personas se manifestaran el domingo 8 de enero de 2017 en Salamanca, convocadas por la Plataforma en Defensa de la Sanidad Pública de Salamanca, y reclamando más apoyo por parte de la Junta de Castilla y León a la Sanidad Pública de la provincia.