León

Un tripartido intenta por cuarta vez hacer gobernable Sariegos

29 agosto, 2017 17:21

A la cuarta va la vencida. El ingobernable Ayuntamiento de Sariegos, en las inmediaciones de León y con cerca de cinco mil habitantes, cuenta desde esta mañana con su cuarto alcalde en algo más de dos años y medio de legislatura. La moción de censura interpuesta por UPL, PSOE y Sariegos Despierta ha salido adelante con seis votos a favor. Votaron en contra el PP, partido del alcalde defenestrado, Ismael Lorenza, y Ciudadanos. Los dos partidos suman cinco concejales.

El nuevo alcalde es el leonesista Roberto Aller, un veterano de la política municipal y, por lo tanto, profundo conocedor de los entresijos de la administración municipal de Sariegos. En sus primeras declaraciones tras tomar posesión como alcalde, Aller tendió la mano tanto a PP como a Ciudadanos y prometió devolver la normalidad política al Ayuntamiento de Sariegos. Se comprometió a gobernar bajo el signo del consenso y sacar adelante los grandes temas pendientes, como el plan de parques municipales o los planes provinciales de obras. Sariegos gobierna con los presupuestos prorrogados de 2016.

Aller es el cuarto alcalde de Sariegos en estos dos años y medio de mandato. El primer alcalde, de Ciudadanos, fracasó por las diferencias con su socio, Sariegos Despierta. Luego vendría un alcalde en funciones del PSOE. Hace nueve meses, por imperativo legal, fue designado alcalde Ismael Lorenza, por ser el partido más votado (tres concejales), que esta mañana ha sido derrocado con los cotos de UPL (dos concejales), PSOE (dos concejales) y Sariegos  Despierta (dos concejales). UPL asume la Alcaldía al haber sido el partido más votado de los tres aliados en esta moción de censura.

Los portavoces de UPL, PSOE y Sariegos Despierta coincidieron esta mañana en la causa de la moción de censura: la unánime repulsa hacia la gestión de Ismael Lorenza, el alcalde del PP, al que acusaron de totalitario, autoritario, de gobernar por decreto, de escasamente dialogante y de haber sido nombrado por imperativo legal, que no por elección.

Lorenzana, sentado en un extremo del moderno salón de plenos, se defendió como pudo y acusó a la oposición de no haber aprobado ni las actas de la sesión anterior en los plenos que presidió durante los escasos nueve meses que gobernó.

En el Pleno, abarrotado de público afín a los partidos que presentaron la moción de censura, quedaron bien evidentes las enormes diferencias políticas y personales entre los partidos y líderes de los grupos que componen el Ayuntamiento. En cada una de las intervenciones, cada portavoz no ahorró descalificaciones hacia el contrario. Muy poco edificante para los vecinos.

Como resultado de esta moción de censura, el Ayuntamiento queda dividido en dos bloques totalmente enfrentados. Por una parte, los ganadores de la moción de censura PSPE, UPL y Sariegos Despierta, con su alcalde Aller, al frente; y por la otra, PP y Ciudadanos, aliados de meras circunstancias.

La única esperanza para la gobernabilidad de Sariegos es que no surjan diferencias en el tripartito UPL, PSOE y Sariegos Despierta, porque es la última oportunidad para hacer gobernable un Ayuntamiento absolutamente inestable en estos dos años y medio de mandato.

En su intervención como nuevo alcalde, Roberto Aller, hizo una declaración de excelentes intenciones: disposición al dialogo, colaboración estrecha con sus aliados PSOE y Sariegos Despierta, consenso, mano tendida a la oposición, ponerse a trabajar inmediatamente en proyectos aplazados desde hace años, aprobación de los presupuestos,  y servir a los ciudadanos por encima de los intereses particulares o de partido.