Región

El nuevo transporte de viajeros de Castilla y León exigirá un desembolso adicional de 14,6 millones cada año

1 marzo, 2021 20:50

La Junta de Castilla y León deberá aportar cada año 14,6 millones de euros más para poner en marcha en 2023 el nuevo modelo de transporte de viajeros, que requerirá una aportación total de las arcas autonómicas de 78,42 millones. Con estos fondos, el Ejecutivo pretende llegar a todas las poblaciones de la Comunidad (6.284), frente a las 5.115 actuales, y mejorar el servicio prestado a la población.

De acuerdo a la documentación consultada por Ical y que acompaña al proyecto de decreto del Mapa de Ordenación del transporte de viajeros, la propuesta diseñada por la Junta exigirá más financiación para prestar el servicio concesional, a los que se unirán otros 3,5 millones para articular el sistema tecnológico de gestión del servicio, así como otra partida de 1,6 millones anuales para sufragar el coste de mantenimiento del mismo.

Esto es debido a que contempla la generalización del Transporte a la Demanda, que se incrementará en un 78 por ciento, pues todas las rutas cuya demanda sea inferior a 4.500 viajeros al año pasarán a ser prestadas con esta modalidad, y se ampliarán hasta alcanzar todos los núcleos poblacionales. Además, se extenderá la integración de los servicios regulares y escolares a la totalidad de itinerarios -1.772 rutas-.

De esta forma, la Consejería de Fomento y Medio Ambiente sigue dando pasos hacia el nuevo modelo de transportes que estará en vigor en dos años. El primero es la presentación del proyecto de decreto del Mapa de Ordenación del transporte de viajeros por carretera, que permanecerá en exposición pública en el portal de Gobierno Abierto de la Junta hasta el 14 de abril, para su aprobación a principios de verano.

De esta forma, Fomento desvela los detalles de un nuevo modelo concensional que tendrá un coste anual de 107,92 millones, que engloba los 101,76 millones de prestar el servicio regular, a la Demanda e Integrado (general y escolar), a los que se unen 6,16 millones del equipamiento embarcado y su mantenimiento de los billetes y de gestión y reserva. Esto supone un incremento respecto al actual, que alcanza los 98,3 millones.

Para financiar el futuro sistema, Fomento prevé ingresar con la venta de billetes 29,5 millones al año, solo 500.000 euros más que ahora, a pesar de que los viajeros crecerán, sobre todo con el Transporte a la Demanda, que se duplicarán hasta alcanzar el millón. Esto es debido a que la Junta no contempla una subida de tarifas, a lo que se une el Bono Rural, que hará gratuito el servicio para los usuarios.

Por lo tanto, el aumento del coste se sufragará mediante las aportaciones de la Junta que crecerán notablemente. Por un lado, la Consejería de Educación seguirá destinando 45 millones al año para cubrir los gastos del transporte escolar. A esta cantidad se unen otros 12,9 millones que ahora se distribuyen mediante el sistema de subvenciones a cubrir el déficit de explotación, y tres más, para recuperar los fondos que se dedicaron a este fin hasta la crisis de 2011, cuando la convocatoria de ayudas fue de 15,9 millones.

También Fomento prevé que la Junta asuma los dos millones que aportan los ayuntamientos por los transportes metropolitanos y los 550.000 euros que ponen las diputaciones de Palencia y Valladolid. Los consistorios o instituciones que quieran seguir destinando fondos podrán hacerlo, pero eso supondrá un aumento de servicios respecto a la actualidad, porque el Ejecutivo prevé mantener la oferta a la población.

De esta forma, el Ejecutivo autonómico acaba con la financiación de competencias impropias por parte de las entidades locales. Además, el nuevo modelo prevé llegar a unas 1.200 poblaciones sin servicios y extender el Transporte a la Demanda, lo que requerirá en total de 11,4 millones más al año.

Por otra parte, la Consejería de Fomento espera financiar con los fondos europeos Next Generation el despliegue del sistema tecnológico que requiere el nuevo modelo de transporte. Sin embargo, calcula que serán necesarios 3,5 millones para el sistema de ayuda a la explotación y el centro de control del billetaje, debido al hardware y software necesarios, lo que requiere 1,65 millones para su mantenimiento, tanto desde el punto de vista material como personal.

Calendario

La Consejería tiene muy avanzado el despliegue del nuevo modelo de transporte, para que una vez que se vayan cumpliendo los pasos previstos, continúen los siguientes sin demora. De esta forma, Fomento iniciará en octubre la publicación de los anteproyectos de explotación, que se asemejarían a los pliegos de prescripciones técnicas de las futuras concesiones y en los que se determinarán los horarios, las frecuencias, vehículos y el montante económico.

La Consejería quiere analizar estos anteproyectos con los ayuntamientos, las diputaciones, las empresas del transporte, pero también con la patronal y los sindicatos, para alcanzar en el ámbito del Consejo del Diálogo Social un acuerdo de subrogación de los trabajadores para que pasen de una compañía a otra, al cambiar los concesionarios de los servicios de transporte, sin que ninguno vea peligrar su puesto.

Todo ello, en una fase de diálogo y negociación clave para dar futuro al nuevo modelo de transporte de viajeros por carretera, debería permitir la aprobación de los denominados proyectos de explotación con el objetivo de adjudicar en otoño de 2022 las concesiones, lo que concluirá con el inicio de la prestación de los nuevos servicios en marzo de 2023.