Región

Algo falla al inspeccionar las residencias de Babilafuente y Castellanos

31 octubre, 2018 10:54

El programa de televisión ‘¿Te lo vas a comer?’ de La Sexta que el chef Alberto Chicote grabó en las residencias de mayores de Babilafuente y Castellanos de Moriscos, analizando su seguridad alimentaria, puso el dedo en la llaga sobre los controles que la Junta de Castilla y León lleva a cabo sobre estos centros. La administración autonómica afirmó que endurecería los controles, pero el programa 'Liarla Pardo' de la misma cadena mostró imágenes aún más repugnantes, incluso con ratas en el almacén de comida. Sin embargo, los datos oficiales de la Junta siguen mostrando que no hay irregularidades a tenor de lo que dicen las inspecciones. Algo falla entonces.

El presidente de la Junta, Juan Vicente Herrera, detalló ayer ante las Cortes de Castilla y León que la Consejería de Sanidad a través de los servicios de Salud Pública y Seguridad Alimentaria, en la residencia de Babilafuente se han realizado 25 actuaciones de control frente a 14 en Castellanos de Moriscos sin que en materia alimentaria se advirtieran incumplimientos graves.

Desde la Junta insisten en que se incrementarán las inspecciones sanitarias, que podrán ser incluso diarias. Pero no sólo quedará ahí el mayor control. Una vez elaborados los correspondientes informes por parte de los técnicos, serán revisados uno por uno en las gerencias territoriales de Servicios Sociales y de Sanidad, además de la Consejería de Familia en Valladolid, para comprobar que las inspecciones se han realizado correctamente.

Hasta el momento no ha sido así, a tenor de lo visto en televisión. Por poner algunos espeluznantes ejemplos, se ve comida apilada sin precinto ni etiquetado sanitario, ropa tirada por el suelo, una secadora de gas sin salida homologada, telarañas junto a la lavadora, restos de comida donde se guardan alimentos, ratas en el almacén, alguna incluso muerta y desangrada en el suelo, bolsas de pañales usados que se reutilizan, fugas de agua en el cuarto de calderas y salidas de emergencia bloqueadas con cartones.

Por si fuera poco, un ex trabajador de las granjas que surten de carne a las residencias, asegura que los animales se sacrificaban sin ningún control, se dejaban en lugares llenos de mierda y se trasladaban así hasta los centros de mayores. Incluso la carne era de la peor calidad, cerdas viejas.

https://www.noticiascyl.com/salamanca/sociedad-salamanca/2018/10/23/en-busca-de-un-topo-en-sanidad-de-la-junta/

https://www.noticiascyl.com/salamanca/provincia-salamanca/2018/10/30/herrera-ponga-un-chicote-en-su-vida/

https://www.noticiascyl.com/salamanca/sociedad-salamanca/2018/10/27/cronologia-del-escandalo-en-las-residencias-de-mayores/