Región

El obispo de Astorga niega que haya ocultado abusos a menores

18 octubre, 2018 20:33

El obispo de Astorga, Juan Antonio Menéndez, designado por la Conferencia Episcopal Española para ser presidente de la comisión para actualizar los protocolos de lucha contra los abusos a menores, ha asegurado que a esta comisión le espera un trabajo "delicado" y "escabroso" pero se ha comprometido a trabajar para "erradicar totalmente" los abusos a menores en el seno de la Iglesia en España.

"Es un trabajo delicado y escabroso. Lo haremos lo mejor posible, de tal manera que en España esto lo erradiquemos totalmente, porque un solo caso es un grito de dolor al cielo", ha asegurado Menéndez en una entrevista este jueves en 'Herrera en COPE', recogida por Europa Press.

La comisión, según ha precisado el obispo, estará formada sobre todo por expertos en Derecho "para recuperar lo que la normativa civil y canónica han ido emitiendo en estos últimos años". Además, ha precisado que, aunque la Iglesia española ya tenía unos protocolos de actuación que databan de 2010, habían quedado "un poco desfasados".

En los nuevos protocolos se incluirán algunas normas para prevenir abusos por parte de miembros de la Iglesia, en la línea de los protocolos aprobados ya en las diócesis, como la propia diócesis de Astorga, donde disponen de 16 normas para el trato con menores de manera que se evite cualquier delito de abuso. Asimismo, Menéndez ha puesto de relieve la importancia de la "formación permanente".

También ha subrayado la obligación que tiene la Iglesia de colaborar con las autoridades civiles cuando tienen noticia de un caso reciente de abusos por parte del clero. Además, ha hecho hincapié en que "hay casos de hace 40 años que por la ley civil han prescrito pero la Iglesia ha levantado la prescripción para juzgarlos precisamente".

Sobre las informaciones que le relacionan con la ocultación de un caso de abusos a un menor, Menéndez ha señalado que cuando llegó a la nueva diócesis, "este caso estaba prácticamente terminado". En todo caso, ha asegurado que no encubrió "a nadie". "Todo lo contrario, hice una investigación exhaustiva de todo lo que había ocurrido", ha apostillado.

"Sólo hice el decreto final y lo envié a la congregación para la doctrina de la Fe, que es la competente en estas cuestiones. La congregación resolvió a los cuatro meses y comuniqué a la víctima y al sacerdote la resolución", ha explicado.

Además, ha indicado que la víctima quiso entrevistarse con él y le pidió "300.000 euros fuera del proceso como resarcimiento". "Yo le dije que eso no podía hacerlo fuera del procedimiento. Y entonces anunció que haría público el caso. De ahí surgieron otros casos, por lo que pedí una investigación exhaustiva de lo que había sucedido en esos colegios", ha añadido.