Región

Trompetas electorales, no de Jericó

17 mayo, 2018 08:24

Comentaba en un corrillo pospleno el portavoz de Podemos, Pablo Fernández, que se encontraba airado por el cariz tomado por la comparecencia de sus señorías en la ciudad de Lazarillo de Tormes -el pícaro de la literatura- para hablar del Procurador del Común. Apuntaba, con o sin, como la cerveza, que PP y PSOE habían utilizado el pleno para sus conjuras políticas, porque "ni era momento ni lugar". A ello, minutos después, respondía el portavoz socialista, Luis Tudanca, -duro en su intervención- siempre al lado de su fiel Ana Sánchez, con la que tomaremos un café en las Cortes, que "será por que no han tenido repercusión".

Pablo Fernández, quizás algo fuera de su guión -porque siempre es mordaz en sus subidas al atril- debería darse cuenta, él que utiilizó el simil de las trompetas de Jericó para derribar al Gobierno, en retirada, de Juan Vicente Herrera, que ya suenan trompetas electorales. Y los dos partidos de la "antigua política", a decir del portavoz de Ciudadanos, Luis Fuentes, utilizaron su estancia en la capilla del Palacio Hospedería Fonseca para todo menos para tirarse flores o piropos. Nos da que entre Raúl de la Hoz, portavoz del PP, y Tudanca existe todo menos buen feeling político. Aunque quizás sea la tendencia imantada de los polos opuestos. Quién sabe!

Bien sabía el procurador de la UPL, Luis Mariano Santos Reyero, con una socarronería habitual, cómo hacer supurar heridas que parecían curadas y levantar alguna ampolla con el disfraz de la sonrisa. "Bienvenidos al Reino de León", parecía decir con su sonrisa pícara, cuando acudía al estrado. Pero sus diatribas leonesistas no quedaron ahí, porque delante de los burgaleses José Ignacio Delgado Palacios, -todo un curtido político en estos avatares de listas, pueblos y elecciones- de Ciudadanos, y Félix Díez Romero -el Cid de las Merindades- de Podemos, dejó claro que "la capital de Castilla es Burgos".

No sabemos si las sillas eran molestas, si sus señorías pensaban en otros asuntos o, quién sabe, en un futuro que se presupone incierto, comenzaban a inquitarse según avanzaba el pleno y, más, con la letanía de Javier Amoedo sobre denuncias, quejas, respuestas, olvidos... sus señorías no terminanban de entrar en materia. No había que votar, por tanto... si por ellos hubiera sido... Eso!

Lo cierto, si entramos en materia, es que Javier Amoedo, que se encuentra en interinidad, tuvo que afrontar su última defensa del Informe Anual ante las Cortes de Castilla y León en medio del 'ruido' parlamentario que se generó fechas atrás por las críticas socialistas hacia su independencia. Algo no compartido por Ciudadanos, PP y, sobre todo, Podemos y IU-Equo, escenificado por los partidos de la izquierda e izquierda, Pablo Fernández y José Sarrión, con saludos, besos, abrazos y no sabemos qué más ante un Amoedo que cerraba los ojos... Quizás para no ver el combate entre De la Hoz y Tudanca.

Intentaba estar ajeno a las intervenciones tras emitir una resolución en la que pedía al Ayuntamiento de Valladolid que motivara su negativa a abrir un expediente sancionador contra un concejal por no abstenerse en un proceso de contratación en el que participaba su cuñada. Y se abrieron las cajas de los truenos. A raíz de esta resolución y las críticas del PP contra el alcalde vallisoletano, Óscar Puente, potque éste realizó unas declaraciones en las que cuestionó la independencia de Amoedo, a quien vinculó directamente con el PP, y lanzó el popular acusaciones tildadas como "insultos y necedades" en su réplica a Tudanca. Y ahí estuvo la cuestión del pleno. Para unos -los afectados, es decir, los del bipartidismo que tanto gusta mencionar a su señoría Luis Fuentes- porque tuvieron 'visibilidad' y los otros, los que llegan -bueno, la UPL siempre ha estado y también IU- porque el pleno se les marchó con más pena que gloria en días preelectorales. Y, mientras, Sarrión, en su tierra, al tema con la mina ya que esperaban fuera cuatro incondicionales.

Por cierto, en tiempos de elecciones los del puño y la rosa, al menos en Salamanca, comienzan a mover ficha y los nuevos 'cachorros' comienzan a asomar sus gaznates. ¿Demasiado pronto para asomar? El tiempo y las viejas guardias dirán... Ya se sabe que a la entrada de la Plaza Mayor existe una guadaña y cuando algun charro de pro sobresale, ¡zas!, adiós gaznate. Pues eso...

Y como hablamos de elecciones, ya empiezan los codazos, las fotografías, los apretones de manos, los abrazos -también, aunque sean traidores-, los besos y el sálvese quien pueda. Los tiempos que llegan vienen cargados de incertidumbres. No sabemos a ciencia cierta hacia donde soplarán los sonidos de las trompetas... lo único cierto es que habrá que estar atentos a las noticias de este domingo. Ojo, pueden ocurrir hechos que marcarán el tiempo electoral que se avecina en esta Comunidad y las ciudades... Palabra de purpurado, cachis!

Y en el próximo pleno, como decían los inolvidables Tip y Coll, hablaremos del Gobierno!