Región

Salamanca necesita treinta contratos para crear un empleo

6 mayo, 2018 08:06

El Ministerio de Empleo y Seguridad Social publicó este viernes los datos del paro correspondientes a abril, con 1.895 desempleados menos en la lista de la provincia de Salamanca y 1.696 afiliados más a la Seguridad Social respecto al año pasado, comparaciones que se efectúan para determinar si se ha creado o no empleo. Son datos positivos junto a la comparativa mensual, con menos parados y más trabajadores, incluso autónomos, pero hay una letra pequeña que sigue dejando en mal lugar a Salamanca.

Principalmente, porque la capital charra continúa en la zona media de provincias de España donde más desciende la lista del paro, un 7,1%, respecto al año pasado, la vigésimo quinta que más lo hace, siendo la última de Castilla y León. Los datos son similares a los del verano del año 2009, pero hay que tener en cuenta que desde entonces la provincia charra cuenta con 25.000 habitantes menos, unos dos mil cuatrocientos sólo en el último año, la mayoría jóvenes exiliados a otras zonas de España e incluso al extranjero en busca de trabajo.

Y es que la afiliación de la Seguridad Social es similar a la del año 2012, como puede verse en el gráfico adjunto. Salamanca es la octava provincia donde menos aumenta la cifra de ocupados (novena el mes anterior), con apenas un 1,47%, sólo por delante de Jaén, Huesca, Ávila, Palencia, Zamora, Badajoz y Cáceres. Es decir, que la cifra de personas que cotizan a la Seguridad Social, y por tanto trabajan, crece mucho menos de lo que desciende la lista del paro.

Estas cifras se refrendan con la enorme rotación laboral que hay en la provincia de Salamanca. El mes pasado se rubricaron 9.099 contratos, pero la afiliación a la Seguridad Social aumentó en 318 respecto al mes anterior. Es decir, que sólo se creó un empleo por cada treintena de contratos, lo que demuestra la fuerte temporalidad y precariedad del tejido productivo salmantino.

Se generan más contratos que el año pasado, mil trescientos en el cómputo de los cuatro primeros meses, pero por la rotación del mismo nicho de empleados que trabajan por días u horas concretas según la necesidad. Así, han aumentado los parados de larga duración, que cada vez encuentran menos oportunidades para poder regresar a un mercado laboral muy acotado en determinados sectores económicos.

Estos contrastes se justifican porque el mercado laboral todavía está marcado por los contratos temporales e inferiores a mileurista. La letra pequeña de los datos del paro hechos públicos por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social muestra que así ocurre con noventa de cada cien nuevos contratos (10,2% de indefinidos). Aunque es un dato mejor que el año pasado, cuando los indefinidos eran el 9,3%.

Menos perceptores de prestaciones por desempleo

Los parados salmantinos cobran la decimocuarta prestación por desempleo más baja del país (decimotercera el mes pasado), con una media de 769 euros, cinco más que el año pasado pero treinta menos que cuando se aprobó la reforma laboral, según los últimos datos hechos públicos por el Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

En concreto, 11.550 parados pueden cobrar una prestación por desempleo en Salamanca, unos cuatrocientos cincuenta menos que hace un año, lo que supone que en torno a la mitad de los desempleados carece de este tipo de ingresos. Y quienes tienen derecho a una prestación, la media es de apenas un trimestre.

Y es que según han pasado los años este derecho se ha ido recortando, en cantidad por la mayor temporalidad de los contratos, y por tanto, al haber trabajadores menos tiempo, cuando concluye su periodo de labor no llegan a tener derecho a una prestación. Además, como los salarios son cada vez más bajos, quienes llegan a cobrar algo ingresan menos dinero.