Región

Jesús del Vía Crucis estrena recorrido sin la Plaza Mayor

30 marzo, 2018 13:19

La Hermandad de Nuestro Padre Jesús del Vía Crucis ha abierto el Jueves Santo en Salamanca. Fue desde la iglesia de San Juan de Mata, en el barrio de San Bernardo. Una procesión joven, con poco más de un cuarto de siglo de historia.

Este año ha acortado el recorrido, evitando llegar hasta la Plaza Mayor, para desfilar alrededor de la Clerecía, concentrando las quince estaciones de penitencia en tres paradas: al inicio, en el hospital de la Santísima Trinidad y en la parroquia de Santa Teresa poco antes de culminar. En principio el tiempo permitirá esta procesión.

La imagen tallada en 2007 por Antonio Malmierca Zúñiga representa a Cristo condenado a muerte. La iconografía es la habitual del Ecce Homo, Jesús se muestra desnudo tras la flagelación, cubierto con la clámide roja y coronado de espinas. Desfila sobre andas talladas en madera por Agustín Cruz en 2005. Los cofrades visten túnica de lienzo blanco ceñida con cinturón de cuero, escapulario negro y capirote blanco con el escudo de la hermandad bordado.

Historia de la hermandad

Según explica la Junta de Semana Santa, durante el desfile procesional del Santo Entierro, en la tarde del Viernes Santo de 1989, varias personas pensaron en fundar una nueva Hermandad para la Semana Santa salmantina. Celestino Pérez fue uno de sus principales impulsores, abandonando posteriormente el proyecto, cuyas riendas fueron tomadas por el presidente de la Asociación de Vecinos de San Bernardo, viendo la posibilidad de acometer el proyecto de constitución de una cofradía en el seno del barrio.

Encargada la realización de la imagen a los talleres de imaginería de Olot (Gerona), fue presentada y bendecida el día 31 de marzo de 1990. Con no pocas dificultades se fueron incorporando los distintos elementos procesionales y así, el Jueves Santo 12 de abril salió por primera vez este desfile procesional en Salamanca, el cual quedó establecido como un vía crucis que transcurre por diferentes rincones de nuestra cuidad, realizando sus Catorce Estaciones. Se fijó la hora de las siete de la madrugada del Jueves Santo para realizar la procesión, concebida como un Vía Crucis en el que se rezarían las catorce estaciones al paso por otras tantas iglesias del centro de Salamanca.

Debido a la escasa calidad artística de la imagen se decidió cambiar la imagen por una tallada en madera. Se encargó la obra a Antonio Malmierca Zúñiga, tallista vinculado al barrio de San Bernardo. La nueva imagen reprodujo el modelo de la anterior, pero añadiéndole una mayor calidad tanto en los materiales empleados como en los detalles y expresión del rostro. La bendición de la imagen se realizó el 11 de marzo de 2007, mientras que la anterior se cedió a la capilla del Hospital de la Santísima Trinidad de Salamanca. También en 2007 se cambió el horario de la procesión a la tarde del Jueves Santo, buscando una mayor afluencia de público aprovechando la cercanía de horarios de las procesiones de la Seráfica Hermandad y del Arrabal.