Región

Jesús del Perdón imparte misericordia sin reo indultado

26 marzo, 2018 09:04

El Domingo de Ramos en la Semana Santa de Salamanca, declarada de Interés Turístico Internacional, lo ha cerrado la procesión de Jesús del Perdón, este año sin el indulto de un reo, al no autorizarlo el Consejo de Ministros. Acto que se llevaba a cabo junto al Museo del Comercio tras subir el Camino de las Aguas desde el convento de las Madres Bernardas.

La Hermandad de Nuestro Padre Jesús del Perdón tiene como función principal la redención de presos, costumbre muy arraigada en España en el entorno de la cofradías religiosas. Es fundada por la Seráfica Hermandad el 8 de diciembre de 1944, como Hermandad Filial, para desfilar en la tarde del Domingo de Ramos.

Los hermanos visten túnica y capa blanca, capirote rojo con el emblema en su caída delantera, rematando con borla roja por detrás, cíngulo y botonadura roja, guantes blancos y zapatos y calcetines negros. Todos los hermanos de cirio o vela portan un cirio metálico de nueva adquisición, con tulipa alumbrada por lámpara que alimentan dos pilas. El cirio es propiedad de cada hermano. Los hermanos de paso, llevan túnica blanca con botonadura roja, verdugo blanco, cíngulo rojo, guantes blancos y zapatos y calcetines negros.

El Santísimo Cristo del Perdón, obra de Bernardo Pérez de Robles en el siglo XVII, se atribuyó a Martínez Montañés, al igual que el Cristo de la Agonía. Destaca por su calidad artística, lo detallado de su anatomía y su cuidada policromía. Representa a Cristo crucificado en el momento previo a su muerte, mirando hacia el cielo. Desfila sobre unas andas realizadas en 2009 por el tallista salmantino Miguel Pastor en madera de haya vaporizada con carga interior sobre las que el Cristo aparece en posición vertical, en sustitución de las parihuelas metálicas sobre las que procesionó en plano inclinado desde la recuperación del desfile en 1986.

Historia de la hermandad

En su primera etapa, 1945-1971, la procesión se iniciaba en el Convento de las Madres Bernardas, Cistercienses, en el Paseo de Canalejas, al caer la tarde, y se alejaba del centro histórico de la ciudad, cosa novedosa en la época, para adentrarse en la Prisión Provincial, en el Camino del Aldehuela, en cuyo interior se rezaba el Vía Crucis y se liberaba al preso.

En 1959, las monjas cistercienses cambian su residencia a un nuevo convento, en el Camino de las Aguas, pero la nueva ubicación de la imagen, a gran altura y la puerta del nuevo edificio, de reducidas dimensiones, dificultaba la salida de la procesión. Esto motivo el cambio de Templo de salida al Convento de San Esteban y el encargo de una nueva imagen, inspirada parcialmente en la anterior a Damián Villar, que pasó a sustituir a la original en la procesión.

La hermandad decreció en participación de hermanos en la década de 1960 hasta el extremo de dejar de desfilar en 1971. La imagen del Cristo de Damian Villar pasó a su vez a la Iglesia de las Úrsulas, para sustituir al Cristo de la Agonía titular, en 1975, que dejó de procesionar debido a su estado de conservación.

Su segunda etapa arranca en 1986. Debido al auge que experimentó la Semana Santa en Salamanca, la Junta Directiva de la Seráfica Hermandad decide recuperar esta procesión y revitalizar su hermandad filial, saliendo del nuevo Convento de las Bernardas y con el Cristo de Pérez de Robles, procesionando en plano inclinado y con unas andas adecuadas para salir y entrar por la angosta puerta. Se incorporan las mujeres como cofrades a la hermandad y se decide apostar por vincular al Barrio de la Prosperidad y a su Asociación Vecinal Prodesi en la nueva etapa de la cofradía.