Región

Peatonalizar todas las calles del centro, objetivo para el año 2020

21 marzo, 2018 06:23

El Plan de Movilidad del Ayuntamiento de Salamanca y el Plan de Gestión de la Ciudad Vieja incluyen entre sus medidas para reducir el tráfico en el centro de la ciudad la peatonalización de todas sus calles, de manera que sólo puedan acceder los vehículos previamente autorizados. El primer paso es el control para circular por estas calles mediante cámaras, el siguiente antes de 2020 será la total peatonalización.

El perímetro de actuación abarca la Gran Vía, avenida de Mirat, paseo de Carmelitas, paseo de San Vicente, paseo del Desengaño, Rector Esperabé, Puerta de San Pablo y Arroyo de Santo Domingo. En total serán 27 kilómetros de calles peatonalizadas, el doble que en la actualidad.

Durante los últimos años se han peatonalizado las calles Palominos, Serranos, Cervantes, Rabanal, Carniceros, Tahonas Viejas, Deán Polo Benito, Vázquez Coronado, Padilleros, Rector Lucena o Rector Tovar, entre otras.

La próxima en acometerse será la zona comprendida entre Ramón y Cajal, plaza de la Fuente y Paseo de Carmelitas, cerrando el itinerario Quintana-Juan del Rey-Íscar Peyra. De hecho, durante los últimos años se corta al tráfico Íscar Peyra durante el día sin coches, el 22 de septiembre, para ver los efectos sobre la circulación de vehículos cuando se haga efectiva su peatonalización.

A largo plazo, ya en el horizonte del año 2020, se plantea reservar a residentes y transporte público la Gran Vía y calle Rosario, además de las calles del barrio San Vicente que aún permiten la circulación de vehículos de forma habitual.