Región

Puente rechaza la prisión permanente revisable por “razones jurídicas y humanitarias”

16 marzo, 2018 11:21

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha aportado este viernes su visión al debate sobre la prisión permanente revisable y se ha expresado en la misma línea que el Partido Socialista. “Soy partidario de la derogación, me gustaría que el debate se hiciera con el debido sosiego para en vez de poner las viseras pusiéramos la racionalidad”, ha asegurado Puente que ha argumentado que rechaza esta medida “por razones jurídicas, constitucionales y humanitarias”.

En la presentación de la Semana Santa en Madrid, Puente ha defendido que en la Constitución de 1978 “la sociedad española hizo una declaración de principios de gran altura moral en el derecho penal, la sociedad quiso ser mejor que el peor de sus miembros y queriendo ser como el mejor; este es un debate que nos hace retroceder 40 años”.

“Es una falacia que intente evitar la reincidencia, si se aplica la prisión permanente es someter a una persona a un doble juicio, en el primero se juzga sobre los hechos, pero el segundo es un juicio imposible, no de lo que ha hecho, sino de lo que pueda llegar a hacer, desde la óptica de la seguridad jurídica es una pena muy deficiente, por eso se oponen a ella un centenar de catedráticos de derecho penal”, ha explicado Óscar Puente.

El alcalde ha concluido que desde sus convicciones seguirá defendiendo este planteamiento, “aún asumiendo que hoy el ruido es muy fuerte y es difícil mantener un argumento de este calado”.

Discusión política

Por su parte, el cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, ha apuntado que esta es “una cuestión que discuten los políticos, yo solo puedo decir que es tremendo a veces a lo que asistimos en la sociedad, una familia destrozada de esa forma, también la vida de una mujer con la que no sabemos qué va a pasar ahora”.

“Somos sensibles a estos acontecimientos que a todos nos llegan y nos preocupan, comprendo que la sociedad tiene que defenderse eficazmente también, pero nunca debemos perder la dignidad de la condición humana”.