Región

Asociación de Víctimas del Terrorismo, la memoria de la dignidad

11 marzo, 2018 13:55

Este domingo es 11 de marzo, Día Europeo de las Víctimas del Terrorismo en recuerdo a las casi doscientas personas, cinco de ellas salmantinas, que hace catorce años murieron en los atentados de Madrid. Una fecha en la que también se recuerda a las víctimas de ETA, Grapo y otros grupos de asesinos. Ahora, en momentos de paz, conviene no olvidar lo ocurrido, y por eso a las 12:00 horas tuvo lugar una concentración en la Plaza Mayor de Salamanca. Pero también conviene apoyar y mantener la memoria de quienes consiguieron sobrevivir a los atentados, para que su testimonio sea ejemplo de lo que no debe volver a suceder.

Varias son las asociaciones de víctimas del terrorismo en España. En diciembre de 2014, tras una serie de circunstancias, surgió la Asociación de Víctimas del Terrorismo de Castilla y León, que engloba a víctimas y familiares de atentados de ETA, Grapo y 11M. La mayoría de Salamanca y Zamora, pero también de otras provincias de una comunidad cuyas Cortes le concedieron la Medalla de Oro en el año 2015. Una asociación con unos 120 integrantes, “muchas víctimas ya son mayores y nos cuesta más llegar a todos los posibles socios”, explica su presidente, el comandante Juan José Aliste, víctima de un coche bomba de ETA en noviembre de 1995 junto a la plaza de toros de La Glorieta.

El último miércoles de cada mes se reúnen en el centro cívico El Charro de Salamanca, principalmente para intercambiar impresiones. “La mejor terapia en ciertos momentos es simplemente hablar entre gente con el mismo problema, hay muchas personas que sólo necesitan charlas, que se les escuche”. Para ellos también supone un desahogo poder abordar determinados temas con la libertad de pensamiento y expresión que con otras personas no podrían abordar.

Además, durante el año tienen lugar diversas jornadas. Este viernes fue en Burgos, bajo el lema ‘Víctimas y sociedad ante el desafío del terrorismo’. Y es que la Fundación Víctimas del Terrorismo mantiene una agenda de actividades y publica cada trimestre una revista con la reflexión de todas las asociaciones que agrupa.

Ahora bien, no están todos los que son. “Si dan el paso a formar parte de la asociación no sólo encontrarán apoyo y alguien que les escuche, también podrán estar al tanto de toda la información que no llega por otros medios, ya sea juicios que tienen lugar o que se van a celebrar, ayudas, actos...”, explica Aliste.

Conferencias en centros educativos

La Asociación de Víctimas del Terrorismo de Castilla y León se encuentra inmersa en un proyecto educativo que promueve el Gobierno y desarrollan las comunidades autónomas, en este caso la Consejería de Educación de la Junta. Se trata de conferencias en centros educativos que comenzaron en Madrid y seguirán por toda España, en Salamanca se espera después de Semana Santa. Y, en el futuro, que el terrorismo se estudie dentro de asignaturas como historia.

Pero de momento las víctimas acuden a los colegios e institutos a contar su caso, experiencia, su testimonio de supervivencia, “que se sepa lo que ha pasado para que no vuelva a suceder, lo que ha sido el terrorismo. Es muy interesante, porque muchos chavales no saben ni lo que es ETA, y cuando les cuentas les surgen muchas preguntas”, comenta Juan José Aliste.

Memoria, dignidad y justicia

Estas tres palabras se suelen asociar siempre con las víctimas del terrorismo. Memoria, “para que no se olvide lo que ocurrió”; dignidad, “que no se humille a las víctimas o se vanaglorie a los asesinos, como está ocurriendo en las redes sociales”; y justicia, “que se resuelvan todos los casos, eso sería lo ideal, que no quede ningún atentado sin resolver”.

En resumen, la verdad. “Me tocó a mí y a otros, pero pudo ser cualquiera, era algo indiscriminado. Lo fundamental, insisto, es que no se olvide, porque cuando se olvida se vuelven a cometer los mismos errores del pasado”, concluye el presidente de la Asociación Víctimas del Terrorismo de Castilla y León.