Región

Absueltos tras ser acusados de estafar parcelas en Grijota

6 marzo, 2018 16:42

La Audiencia Provincial de Palencia ha absuelto a dos personas acusadas de estafa por quedarse con el dinero de unos socios destinado a la recalificación de unas parcelas de origen rústico a urbano al no considerar probado el engaño.

Los denunciados, J.R.G.G. y M.P, como vendedores, suscribieron varios contratos privados de compraventa con los denunciantes de diferentes parcelas situadas en la localidad palentina de Grijota por un precio total de compra 624.048 euros, de los cuales estos últimos abonaron 192.280 como primera señal.

En los referidos contratos privados de compraventa se reflejaba que el objeto de la compraventa era una parcela en vías de una recalificación en fin urbano y que correspondía a la vendedora la entrega de la misma con el proyecto de plan parcial aprobado, para lo que contrató hasta a dos arquitectos, mientras que los compradores debían llevar a cabo la ejecución del proyecto de urbanización.

En su momento, el ministerio Fiscal solicitó para cada uno de ellos la pena dos años de prisión, inhabilitación para el ejercicio de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y 9 meses de multa a razón de una cuota diaria de doce euros, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago y costas.

Alternativamente por un delito de apropiación indebida a la pena de dos años de prisión, accesoria de inhabilitación para el ejercicio de sufragio pasivo durante el tiempo de la condena y nueve meses de multa a razón de una cuota diaria de 12 euros, con responsabilidad personal subsidiaria en caso de impago y costas.

Problemas con los arquitectos 

Así, los acusados manifestaron que habían comprado la finca y pagado el precio con un préstamo bancario, que luego vendieron las parcelas pagando los compradores entre 3.000 y 6.000 euros y que, a los dos o tres meses de la compra, contrataron a un arquitecto para elaborar el plan parcial, informando de todo ello a los compradores ya que el suelo era rústico y tenían que tramitar el plan parcial para su legalización.

Asimismo, indicaron que el arquitecto no había cumplido con lo pactado y dejaron de confiar en él después de pagarle la mayor parte de sus honorarios y que posteriormente habían contratado a otra arquitecta pero que tampoco había concluido sus trabajos a pesar de haberla pagado también parte del precio, contratando asimismo a una empresa para realizar el impacto medioambiental.

Por su parte, los compradores de las parcelas reconocieron que habían comprado las parcelas, pagado parte del precio, que sabían que el terreno adquirido era rústico y que los vendedores se habían comprometido a recalificar los terrenos para poder construir.

La sentencia no puede estimar concluyente que por los acusados hubiese habido una total dejación de las obligaciones asumidas en los contratos de compraventa, es decir, de la realización de actuaciones necesarias para la elaboración y aprobación del plan parcial y que se hubiesen limitado sólo al cobro de parte del precio convenido.

Por ello, rechaza que los acusados hubieran tenido un plan preconcebido o una estrategia destinada a engañar a los compradores y una decisión, consciente, dolosa y deliberada de incumplir lo pactado.