Región

Fallece el escultor Venancio Blanco

23 febrero, 2018 07:39

El escultor salmantino Venancio Blanco ha fallecido esta madrugada a los 95 años, según han confirmado a Europa Press fuentes de la Diputación de Salamanca.

Blanco nació en Matilla de los Caños del Río en 1923. En 1975 fue nombrado Académico de Número de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. En 1981 fue como director de la Academia Española de Bellas Artes en Roma y en 1986 deviene la Miembro Correspondiente de la "Pontificia Insigne Academia Artística dei Virtuosi al Pantheom".

Ha sido galardonado con diversos premios nacionales e internacionales tales como el Premio Nacional de Escultura, la Primera Medalla en la Exposición Nacional de Bellas Artes, Gran Premio de Escultura en la V Bienal de Arte de Alejandría, Medalla de Oro en la IV Bienal de Arte Sacro de Salzburgo o el Premio de las Artes de Castilla y León.

Su obra en encuentra en diversos museos y colecciones particulares de España y del extranjero, entre los que destacan el Museo del Vaticano en Roma, el Museo Nacional de Arte Contemporáneo Reina Sofía en Madrid, el Museo de Bellas Artes de Salamanca, el Museo de Bellas Artes de Amberes, el Museo Nacional de El Cairo, la Catedral de la Almudena en Madrid o el Museo de Escultura al Aire Libre en Alcalá de Henares.

Méndez de Vigo: “Una vida entera dedicada a la búsqueda de la belleza”

El ministro de Educación, Cultura y Deporte y portavoz del Gobierno, Íñigo Méndez de Vigo, traslada su pesar “a la familia, los amigos y a todo el mundo del arte” por la pérdida de Venancio Blanco, escultor salmantino fallecido en la mañana de este jueves 22 de enero a los 94 años.

“Su historia es la de una vida entera dedicada a la búsqueda de la belleza”, ha declarado Méndez de Vigo, “querido en toda España, reconocido también fuera de nuestras fronteras, gran escultor y también gran dibujante, Venancio Blanco nos deja la compañía de dos cosas que no vamos a olvidar nunca: su obra y su ejemplo”.

“Nos enseñó repensar el concepto de taller como el lugar donde se sueña y se proyectan los sueños artísticos”, añade el ministro, “a trabajar con ilusión durante toda una carrera profesional, a entender el arte como una búsqueda constante de la belleza a través de todas las múltiples temáticas que enriquecen su obra, o a redescubrir la escultura religiosa en su última etapa artística”.

Javier Iglesias: "Una persona excepcional tanto por sus valores humanos como artísticos"

El presidente de la Diputación de Salamanca, Javier Iglesias, ha lamentado el fallecimiento del escultor Venancio Blanco, a quien ha recordado como "una persona excepcional tanto por sus valores humanos como artísticos", así como un creador "verdaderamente entrañable para todos los salmantinos".

Para Iglesias, el escultor de Matilla de los Caños, además de ser "un artista de referencia no solo en el panorama artístico nacional sino también en el internacional", "siempre ha permanecido apegado a su tierra, siempre ha estado cercano a su pueblo, siempre al lado de Salamanca".

En este sentido, "desde la Diputación de Salamanca tenemos que tributarle un merecido homenaje por ser una persona excepcional", ha apuntado el presidente provincial en un comunicado remitido a Europa Press.

Iglesias se ha referido a Venancio Blanco como "un salmantino de corazón que ha alcanzado las cotas más altas de reconocimiento y prestigio internacional". Asimismo, ha insistido en "el continuo apoyo y respaldo del autor de Matilla de los Caños a cuantas actividades e iniciativas se planteasen desde la Diputación de Salamanca", una institución con la que ha colaborado "activamente" en los últimos 30 años y que le reconoció en el año 2009 con la máxima distinción de la institución, la Medalla de Oro de la Provincia.

En este sentido, Iglesias ha recordado que Venancio Blanco "siempre ha mostrado una predisposición favorable a respaldar con su nombre y prestigio todo lo que supusiese promover la cultura y los conocimientos artísticos en la tierra que le vio nacer".

Para el presidente de la Diputación de Salamanca, Venancio Blanco ha sido durante toda su vida "un colaborador incansable y leal con la Diputación, especialmente con los niños". Por este motivo, ha añadido, "para nosotros es un orgullo que Venancio Blanco haya lucido siempre esa Medalla de Oro de la Diputación, bien merecida, y que simboliza el cariño y la unión que había entre el escultor y el conjunto de la provincia de Salamanca".

La aportación de Venancio Blanco fue clave en la puesta en marcha de los primeros talleres (1985) en colaboración con la Diputación de Salamanca para impartir grabado, escultura y fundición artística.

A esta iniciativa le siguieron el desarrollo de otras propuestas como los Premios de Dibujo Escolar que desde hace 15 años convoca la sección de Deportes de la Diputación de Salamanca con el objetivo de fomentar el deporte y la vida saludable, los galardones que se entregan en los Premios Anuales del Deporte, el programa 'Vive la dehesa' y los talleres de arte y creatividad que actualmente se imparten junto a la Fundación Venancio Blanco así como "innumerables exposiciones".

Venancio Blanco expuso por última vez en la sala de exposiciones de La Salina el pasado 2014 en el marco de la exposición antológica '4x90', donde se rindió homenaje a cuatro autores salmantinos que superaban los 90 años: Andrés Abraido, Agustín Casillas, María Cecilia Martín y Venancio Blanco.

Alfonso Fernández Mañueco: "Sentido humano, corazón y espíritu de creyente"

El alcalde de Salamanca, Alfonso Fernández Mañueco, ha lamentado la pérdida del escultor Venancio Blanco, un artista marcado por su "corazón" y por ser "un hombre entrañable y cercano" que deja "un extenso, intenso y espectacular currículum" al que dio forma con sus "prodigiosas manos".

Tras conocer la noticia, el regidor municipal ha recordado la figura del creador, natural de Matilla de los Caños del Río (Salamanca), que "entre los muchos títulos, distinciones y reconocimientos estaba el de ser Medalla de Oro de la Ciudad de Salamanca".

Fernández Mañueco, además de recordar la grandeza de su obra, se ha centrado en el "sentido humano", el "corazón" y el "espíritu de creyente" que ha marcado la dilatada carrera del escultor salmantino.

Ahora con su fallecimiento, Salamanca "pierde un referente" pero mantendrá sus obras, su recuerdo y "ese carácter afable, esa imagen de hombre entrañable y cercano", ha apuntado el alcalde de la ciudad.

Finalmente, Fernández Mañueco ha querido mostrar su pesar y ha recordado a su hijo, Francisco Blanco, y a los seres queridos después del fallecimiento de Venancio Blanco, un hombre que ha dejado su impronta en la ciudad con numerosas esculturas que se pueden ver en distintos puntos como la Plaza Mayor o en los jardines de Arroyo de Santo Domingo.

En este último espacio, junto a la Sala de Santo Domingo --donde se suceden también exposiciones sobre la creación del escultor--, hay obra permanente de él, gracias a un acuerdo del Ayuntamiento con la Fundación Venancio Blanco y la Fundación Mapfre.

Carlos López: "Ejemplo de diálogo de su fe católica con la cultura actual"

Al conocer el fallecimiento del escultor Venancio Blanco la Diócesis de Salamanca manifiesta su reconocimiento por su valiosa obra artística, fuertemente influida por la personalidad religiosa del autor. "Agradecemos en particular su aportación al arte cristiano para el cual ha abierto nuevas y sugerentes formas de expresión artística que representan un ejemplo de diálogo de su fe católica con la cultura actual", destaca el obispo, Carlos López.

"Desde este punto de vista nuestro querido Venancio Blanco ha mostrado un camino para otros posibles artistas que quieren integrar su fe en sus creaciones artísticas. Agradecemos a Venancio Blanco la gran riqueza que ha aportado con sus creaciones en torno a Cristo, la Virgen María y nuestros santos más cercanos como Teresa de Jesús, San Juan de Cruz y San Francisco de Asís. Algunas de ellas han encontrado un adecuado cauce del reconocimiento y difusión en el proyecto de las Edades del Hombre, en el cual ha colaborado siempre de forma generosa", añade.

Luto en su pueblo natal, Matilla de los Caños del Río

Desde el ayuntamiento de la localidad, en nombre de la Corporación Municipal y de los vecinos del pueblo, lamentan "tan triste pérdida y enviar nuestras más sentidas condolencias a su familia, en especial a su hijo Paco, y a la Fundación Venancio Blanco".

"Siempre mostró su cariño por nuestro pueblo y su orgullo de haber nacido y pasado su infancia en nuestro municipio". Por este motivo el ayuntamiento de la localidad le nombró en noviembre de 2015 Hijo Predilecto del pueblo y bautizó la plaza de la iglesia con su nombre.

Añade el Consistorio que "Venancio siempre tuvo presente durante su vida a Matilla de los Caños del Rio y su apego y generosidad para con el pueblo ha sido demostrada en muchas ocasiones. En su iglesia parroquial se encuentran dos obras que el reconocido escultor ha donado al municipio, San Isidro Labrador en 1944 y Santa Águeda, en 1990. Meses antes de su fallecimiento se encontraba trabajando en el proyecto de escultura de una encina destinada al municipio".

Y concluye: "El pueblo también ha demostrado la gran estima y admiración que le profesa, bautizando con su nombre el museo escolar que restauraron los alumnos del CRA Los Carrascales, en el que puede verse cómo era la escuela donde estudiara en su día Venancio Blanco".

El Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo muestra su pesar

Este Ayuntamiento quiere dejar constancia de su sentimiento y pesar por el fallecimiento del gran artista salmantino Venancio Blanco.

Venancio Blanco ha sido un gran colaborador de este Ayuntamiento,demostrando siempre una gran generosidad con nuestra ciudad que se plasmaría con su participación en varias exposiciones.

Una de las últimas aportaciones que realizara sería la ilustración del cartel anunciador de “La Charrada” del pasado año, cuyo original fue cedido temporalmente para la exposición “Tamboril por Gaita”.

Por todo ello, por la calidad artística de sus obras y por sus cualidades humanas, el Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo quiere expresar su más sentido pésame por el fallecimiento de Venancio Blanco, especialmente a sus familiares.