Región

Alto voltaje en las Cortes Regionales

22 febrero, 2018 06:37

Sus señorías andan a la gresca en el hemiciclo regional. Será por eso de que se avecinan fuertes turbulencias en este ciclo pre y electoral que está a la vuelta de la esquina. No mucho más allá de un año para que lleguen las elecciones autonómicas y locales que, a buen seguro, como vaticinan todas las encuestas conocidas -y no digamos las que se ocultan en cajones de señoriales despachos- cambiará la cantidad de color en los gráficos políticos.

Son tiempos de muchos rumores, suposiciones, quinielas y, cómo no, acertijos. Por los pasillos que cercan al hemiciclo menudean los procuradores que buscan una entrevista, que hablan, vaticinan y, también, critican incluso a los suyos. En estas, un procurador que, de momento lleva ganada la apuesta, abundó en la idea de que la formación naranja no presuponía muchos cambios, y menos en puestos de cabeza. Por eso de los vientos favorables. Porque cuando una tendencia coge un sentido, difícil es pararla. Así, fue explícito al apostar como presidente de las Cortes de Castilla y León por Luis Fuentes, el salmantino procurador por Valladolid que, de esta guisa, repetiría en lugar y posición. Ya se sabe que nadie es profeta en su tierra. Este periodista ahondó un poco más y también pudo 'sacar' que Alejando González Bueno sería, nuevamente, el cabeza de lista para el Consistorio salmantino. Una afirmación que un colega periodista espetó, ya en la capital charra, "y lo dudabas?". Pues eso.

Y ya que vamos de naranja, a ver quién le pone coto, o cerco, al veterano procurador burgalés, José Ignacio Delgado, que gana por goleada en todas las apuestas y partidos. Ahí está, bien seguro, con 21 alcaldes y 129 cargos en la provincia de Burgos. ¿Alguien puede presumir de mayor cosecha? A su decir, y la que llegará... ay, don José, que le ganan la partida!

Si la formación de Rivera todo es zumo azucarado de naranja, la tensión entre formaciones que, a priori, se sienten antagónicas y las encuestas no le andan favorables, fue de muchos MW/segundo. Ya hablaremos después de la iluminación que a más de uno trae de cabeza. Fue durante la Proposición No de Ley presentada por el Grupo Parlamentario Podemos Castilla y León, para instar a la Junta a que inste al Gobierno a adoptar las medidas que se solicitan relativas al personal del Cuerpo Nacional de Policía y de la Guardia Civil. Todo transcurría dentro de los márgenes previstos, con algunos tomas y dacas entre socialistas, naranjas y Podemos, hasta que le llegó el turno al procurador popular por Burgos, del que un colega cortesano abunda que le quieren cambiar el sillón regional por el local, Ángel Mariano Ibáñez Hernando, quien arremetió drásticamente contra Podemos y sus "amiguismos" con etarras y batasunos.

En eso tuvo réplica el portavoz del Grupo Podemos, Pablo Fernández, que ya en su caminar a la tribuna miró "de malas maneras", según unos populares, y otros decían que "en eso de los escraches son maestros" y la lió parda, que no de Parla, en el Grupo Popular. Comenzó, nada más y nada menos, que tildándolos de "impresentables". Y allí se lió la 'marimorena', no la de la copla, sino de armas tomar. Todos los azules saltaron. Hasta tal punto, que la presidenta, Silvia Clemente, tuvo que llamar al orden a unos, y que retirara esa expresión al otro. Pero ahí no paró, sino que amenazó al portavoz popular, Raúl de la Hoz, de abandonar la sala si lo tenía que mandar callar una tercera vez. Y la presidenta, que en estos casos es de armas tomar, con una experiencia de años ha, logró calmar el alboroto del gallinero.

Mientras, el Grupo Socialista se frotaba las manos. Una 'guerra' que no iba con ellos y allá se 'mataran'. Ya se sabe, a río revuelto... Pues eso. Grato encuentro tuvo lugar en la cafetería con la que fuera todo poderosa alcaldesa de Villamayor, procuradora y senadora en otros tiempos y otros días, Elena Diego. Siempre tan amable y con la que hemos quedado a tomar un largo café y hablar. Hablar también es lo que buscan socialistas castellanos y leoneses con sus colegas de Portugal, concretamente del Distrito de Guarda -donde manda el eterno Santinho Pacheco-. Esto, en palabras de Luis Tudanca, que busca en Portugal el punto de encuentro que no se consigue en este lado de la frontera. Quizás sea por eso que comenta un destacado miembro de la izquierda portuguesa -curtido en detenciones, torturas y comandante en la Revolución de los Claveles-, "la izquierda en España no me gusta, es demasiado sectaria", cachis!

La mañana iba cayendo, con el final del pleno, cuando en la cafetería, otra vez en el mismo sitio y a la misma hora como reza la canción, el presidente Juan Vicente Herrera, acompañado de la consejera de Economía, Pilar del Olmo, saboreaba la exquisitez de un fresquito vino blanco. Él, por cierto, ya está de cierre y que otros abran la tienda.

Finalmente claro que había luz, aunque nos dejaron a oscuras. Como la de un dirigente local con miras a mayores cotas de poder regional al que quieren endiñar los voltios de la electricidad. Por cierto, este periodista, sin ser electricista, de esa electricidad 'sabe y mucho'. Amén, como decía mi abuela. A buen entendedor... eso, cachis!