Región

Disfrutando con los amigos de La Empalizada en Montemayor

18 septiembre, 2017 13:12

Un año más volvimos a Montemayor por las fiestas de La Cruz para disfrutar de la amistad de las buenas gentes de La Empalizada. Raúl, su alma mater, fue mi “cicerone haciendo gratísima mi corta estancia, donde pudimos disfrutar de un festejo menor, pero grande en su contexto. Raúl estaba pletórico por el reciente B.I.C. de la Junta, justo en el día grande de La Cruz. Como también lo estaban Diego, María José, Andrés, Roberto “fisi”, Javi y un largo número de socios…

La Plaza Mayor era un hervidero de gentes que se preparaban para ir hacia la genuina Plaza de Palos acompañando a una comitiva peculiar encabezada por los diestros actuantes (el vallisoletano José Manuel Serrano y el salmantino Valentín Hoyos, junto a sus cuadrillas) y parte de la corporación municipal con su regidor a la cabeza; el joven Iván Velasco.

Pero antes fuimos a la cita convenida con mi amigo Raúl en el Bar La Torre –excelente familia- y tomamos un café con nuestros amigos “madrileños” de Montemayor; la familia compuesta por Ángeles, Cuéllar y su hijo Roberto ya que marchaban para el foro perdiéndose la gran novillada!!!

Una vez que despedimos a esta querida familia, Raúl y yo fuimos dando un paseo hasta la plaza de palos -con parada en la “Peña Anaskadia”, donde Luis Sanz, otro del B.I.C., nos obsequió con un “refresco”-. En la puerta del coso nos esperaba Diego Olmedo, cámara en ristre, para luego plasmar sus trabajos en “Fotografías La Viga”.

Allí saludamos también a Pepe Mayoral y Alfonso González, los responsables de Taurofest y organizadores de los festejos taurinos de Montemayor, que por cierto este año lo están bordando. También pudimos saludar al ganadero y a nuestro amigo y colaborador Angel Capellán, portillano y caballista.

La Plaza de Palos abarrotada; en la presidencia el que fuera alcalde de Iscar y buen aficionado, Alejandro García. Y entre los palos numerosos aficionados y miembros de esta ejemplar asociación que, fundada hace diez años, han conseguido lo que tanto anhelaban y por lo que tanto han luchado: la declaración B.I.C. (Bien de Interés Cultural) de la JCYL a su Plaza de Palos y Fiestas de la Exaltación de la Cruz como bien inmaterial. Felicidades!!!

Y vayamos a la excelente novillada al estilo de Montemayor donde los novilleros se sienten libres para torear, sin que los cientos de espectadores de los palos les perturben o molesten. Vaya dos erales bien presentados y de un juego extraordinario que echó César Mata –representante de Toros de Tierz- en la tarde de ayer!!

Y qué bien aprovechados por dos chavales de la Escuela Taurina de Salamanca: José Manuel Serrano, pucelano, y Valentín Hoyos, de La Alberca. Ambos, cada uno en su estilo, se hartaron de torear y además lo hicieron de forma impecable. Estuvieron en novilleros aprovechando la bonanza, la bravura y la clase del colorado primero y la del negro que cerraba festejo.

Los apuraron al límite y además utilizaron la espada con efectividad, volcándose y matando arriba. Destacar la profesionalidad de la cuadrilla. Ambos pasearon los máximos trofeos y a los novillos le dieron la vuelta al ruedo. Una tarde, sin duda, para recordar. La gente, los aficionados de la flamante B.I.C., entre ellos cientos de niños, aplaudieron a rabiar a los novilleros y a sus cuadrillas que se fueron encantados de Montemayor.

La Fiesta sigue viva y pueblos como Montemayor y gentes como las de La Empalizada son los que, con su entusiasmo, su afición y su perseverancia nos permiten seguir creyendo en la magia del toreo. Enhorabuena.

Regresando hacia Valladolid, y bajando “La Cuesta de la Parrilla”, no resistimos la tentación de pasar a saludar a nuestro amigo Cholo que, junto a su compañera Raquel, siguen aumentando la parada de bueyes berrendos en colorado. Ya son ocho y lo que esperan. La obra va para arriba y ya tienen los chiqueros, algo es algo…

P.D.: La abundante gráfica corresponde al fotógrafo taurino medinense Fermín Rodríguez, aunque en esta ocasión lo hemos sorprendido con algunas fotos nuestras. Ellos también tienen derecho a ser retratados.