Región

El verano y el encanto de las fiestas de los pueblos

17 septiembre, 2017 16:55

El verano agoniza y con ello, los pueblos de Castilla y León en general y de Valladolid en particular, vuelven a la normalidad tras celebrar sus fiestas patronales, con lo que tras unos días en los que estas localidades han presentado un gran número de visitas, y al vaciarse, volverá el debate, bien a las Cortes regionales, bien a los distintos Ayuntamientos, sobre la despoblación en el mundo rural.

Sin embargo y centrándonos en el tema que nos compete, dándonos una vuelta por municipios como Torrelobatón, Laguna de Duero, Montemayor de Pililla, Tordehumos o Medina del Campo, hemos podido disfrutar en estos meses, en los que el calor ha sido el protagonista, de días de múltiples actividades, sonrisas y mucha pero que mucha diversión.

Los Consistorios de estas pequeñas poblaciones con sus alcaldes y concejales de turismo y festejos a la cabeza se esmeran durante muchos meses para conseguir un programa lo más completo posible que satisfaga a mayores y pequeños y la tarea no es ni mucho menos fácil representando un auténtico rompecabezas para estos a la hora también de cuadrar unos presupuestos mínimos.

Discomovidas, charangas, múltiples desfiles con las peñas como protagonistas que amenizan muy y mucho el cotarro, como diría aquel, hacen de los pueblos en verano un importante reclamo para aquellos que buscan pasárselo bien. Merecen especial atención las peñas con los jóvenes como incitadores de la fiesta y el buen rollo da igual el pueblo al que te acerques.

Los festejos taurinos, idolatrados por muchos, odiados por otros tantos unidos a las actividades anteriormente citadas atraen a cientos de forasteros hasta estas localidades fomentándose e incrementándose de manera exponencial el consumo y con ello las ganancias, principalmente de establecimientos hosteleros lo que es un importante empujón para un sector tan dañado por la crisis.

Los pueblos, como se puede apreciar en verano, no están muertos. Solo hay que fomentar su visita con actividades que animen al turista o forastero a llegar hasta ellos para que disfruten de uno de los encantos de nuestra Comunidad y provincia, en el caso de Valladolid, como es el mundo rural.