Región

Miles de toresanos se refrescan con un 'baño de tinto'

22 agosto, 2017 16:47

Guerra de vino. Así ha sido esta calurosa tarde de lunes en la ciudad de Toro. Ya fuese armados con pistolas de agua, cubos, botellas, difusores, sulfatadores o regaderas miles de personas han librado una auténtica batalla campal con el producto autóctono del municipio zamorano cedido por las bodegas. Y es que, un año más y ya van tres, 'Toro en su Tinta' ha roto los esquemas y ha vuelto a congregar a miles de personas en la Plaza Mayor de Toro gracias a la organización de la Asociación Cermeña.

Ya sean toresanos, zamoranos o incluso de diferentes ciudades del país han acudido este lunes a esta actividad multitudinaria del programa de Ferias y Fiestas de San Agustín en la que predomina el vino de la tierra y no precisamente para beber. Por ello, con el sonido del reloj resonando en la Plaza Mayor de Toro y dando las 18.00 horas el vino comenzaba a correr 'sin piedad' por la ropa de los participantes, la cara y todo el cuerpo. Eso sí, siempre bien preparados con gafas de buceo, paraguas y chubasqueros para evitar incidentes.

Tan solo dos eran las reglas manifestadas por parte del Ayuntamiento y la Asociación Cermeña para participar: diluir el vino con agua para no manchar el asfalto y para que la munición durase más y vestir de un riguroso y absoluto blanco para que se viesen bien los ríos de vino tinto de la Denominación de Origen. Y, así fue.

Más de 10.000 litros vertidos sobre las miles de personas que año tras año hacen de esta actividad todo un éxito y que han conseguido que Toro ya no solo destaque por su vino, patrimonio y cultura sino también por su 'Toro en su Tinta', una actividad pintoresca y divertida, además de refrescante en esta calurosa tarde.

Una divertida lucha que poco a poco fue tiñendo la blanca vestimenta de los participantes a un intenso color morado, ‘tinto’, al mismo tiempo que bailaban, cantaban y disfrutaban gracias a la Discomovil ‘Energy’, que entre otras canciones dio el pistoletazo de salida con la tradicional canción de ‘Tío Babú’. Una tarde, con un buen sabor a 'tinto'.