Región

Diputación y Junta colaborarán para la recuperación ambiental de las escombreras

15 febrero, 2017 19:46

La Diputación de Valladolid y la Consejería de Fomento y Medio Ambiente van a trabajar conjuntamente para la recuperación ambiental de las zonas degradadas por el depósito de residuos, con el objetivo de restaurar espacios que se habían convertido en escombreras.

Así se recoge en el convenio que han sellado el presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, y el consejero de Fomento, Juan Carlos Suárez-Quiñones. Fomento se compromete a contratar trabajos de restauración de las escombreras que incluyen tanto la obra como las asistencias técnicas necesarias, así como financiarlos con un importe máximo de 1.375.000 euros en el periodo 2017-2019.

Por su parte, la Diputación de Valladolid se compromete a facilitar la puesta a la disposición de la Consejería de los terrenos de los municipios en los que se sitúen las escombreras, a informar a los ayuntamientos, en los que se presta el servicio de recogida, transporte y tratamiento de residuos, sobre su obligación de exigir la constitución de una fianza previa al otorgamiento de la licencia de obra. Finalmente colaborar para que los municipios adopten medidas de vigilancia, inspección y control de las escombreras recuperadas.

Por su parte, el Consorcio Provincial de Medio Ambiente de Valladolid asume prestar, en cofinanciación con los municipios, el servicio de recogida, transporte y tratamiento de los residuos domésticos de construcción y demolición procedentes de obras menores, así como de enseres y restos de podas que se generan con la colocación de contenedores específicos para estos residuos específicos en áreas de aportación o en puntos limpios, por un valor de 1.300.000 euros en el periodo 2017-2019.

El sellado de vertederos y escombreras está englobado dentro de las actuaciones que la Consejería de Fomento y Medio Ambiente está desarrollando en el ámbito de la gestión integral de los residuos para la prevención, recuperación, reciclado y eliminación de éstos en todas las provincias de la Comunidad, encuadrado dentro de la línea establecida en el Séptimo Programa de Acción Medioambiental de la Unión Europea. En Castilla y León existen actualmente más de 2.000 escombreras que serán restauradas mediante este programa en el periodo 2017-2019 con una inversión superior a los diez millones de euros por parte de la Junta de Castilla y León.

Las principales líneas de actuación desarrollarán la ejecución de los trabajos de restauración de las 133 escombreras existentes en la provincia, que forman parte del Inventario de Vertederos Ilegales de Residuos de Construcción y Demolición, llevándose a cabo de manera prioritaria las obras relativas a las escombreras incluidas por la Comisión Europea.

Asimismo, también se realizarán acciones encaminadas a evitar la aparición de depósitos ilegales de residuos de construcción y demolición con actuaciones dirigidas a mejorar el comportamiento ambiental relacionado con estos residuos, todo ello con la implantación de un sistema alternativo y legal para la gestión de estos residuos, denominado RCD’s.

Suárez-Quiñones se comprometió en su comparecencia en las Cortes de Castilla y León al sellado de los vertederos y escombreras de residuos existentes en la Comunidad, de manera que se da cumplimiento al Plan Integral de Residuos de la Comunidad, así como a la detección y erradicación de los minivertederos. A lo largo del primer trimestre del año 2017 se tramitarán convenios de colaboración similares con el resto de diputaciones provinciales.

Por su parte, Carnero, ha destacado la importancia del contenido de este convenio que da respuesta y solución a una preocupación permanente para los alcaldes y alcaldesas de la provincia,  y del que la institución provincial se hizo eco en 2012, con la puesta en marcha de un Plan de Recogida de Escombros a nivel provincial de pequeñas obras ampliándolo a finales de 2016 para recogida de enseres y podas.