Región

CSIF achaca la "saturación" de Urgencias a la falta de personal

15 enero, 2017 15:42

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) ha denunciado la falta de personal en los centros de salud de Atención Primaria, que provoca "las saturaciones en las Urgencias hospitalarias", y dispara el gasto en la atención especializada, como está ocurriendo, según el sindicato, en este periodo de la onda expansiva de la epidemia de gripe.

La presidenta provincial de la institución en Valladolid, María José San Román, se ha preguntado: "Si multiplicamos lo que cuesta una atención en Urgencias por el número de pacientes que han acudido en el último mes, ¿cuántos profesionales podrían haber sido contratados?”.

CSIF ha explicado que los centros de salud se han visto desbordados, y que la falta de sustitutos ha dado lugar a que los médicos de familia y enfermeras hayan prestado asistencia a dos, tres e incluso cuatro cupos. “Esto ha producido una alarmante demora en la cita, llegando a esperas imposibles de hasta 8 y 9 días, lo que hace que el paciente no tenga otra salida que acudir a Urgencias, colapsando aún más estos servicios”, lamenta San Román.

Así, el Hospital Universitario Río Hortega, según los datos de CSIF, ha pasado de 250-270 a 480-500 atenciones en el servicio de Urgencias, lo que ha obligado a tener todas las plantas abiertas (con un 100% ocupación), y a reforzarse con un médico, una enfermera y una TCAE hasta el día 25 de enero.

En el Hospital Clínico Universitario se ha pasado de 250-270 a 370-400 pacientes atendidos en Urgencias, sin refuerzo de la plantilla, según el sindicato

En el Hospital Comarcal Medina del Campo, la atención se ha incrementado de 60-70 a 90-100 pacientes, para un personal de 2 médicos y 3 enfermeras, sin que se haya reforzado la plantilla. Además, el PAC Pilarica y Arturo Eyries han atendido hasta 500 pacientes, con más de 3 horas de espera.

Una situación de saturación que todavía no está resuelta y que se mantendrá o se agravará en los centros de Valladolid, puesto que el pico más alto de afección de la gripe aún podría producirse a finales de enero, advierte CSIF Valladolid. “La realidad es que Urgencias no puede hacer frente a toda la demanda existente. Urgencias no significa atención rápida”, apunta María José San Román, que añade que “esta demanda de pacientes hubiera sido menor si se hubieran sustituido a los profesionales de Atención Primaria que han estado de permiso durante la Navidad. Habrían atendido a pacientes que no hubieran acudido a Urgencias”.

En el caso del Hospital Río Hortega, los colapsos se vienen dando desde principios de enero, tal y como denunció CSIF, que recuerda que su servicio de Urgencias se ha quedado pequeño desde que se inauguró, con una superficie de 2.179 metros cuadrados, claramente insuficiente para la población que atiende este centro. CSIF compara la situación del Río Hortega con el Hospital Clínico, cuyas Urgencias no sufren una saturación tan alarmante. Las Urgencias del Clínico, que tenían 1397 metros cuadrados, después de la última reforma han pasado a 2448 metros. Esta capacidad de los servicios de urgencias también podría ser un determinante de los colapsos sufridos en los últimos días, según CSIF.

Los responsables sanitarios han aplicado los planes de contingencia tarde, critica CSIF. “Prevenir esta situación de caos en los servicios sanitarios, que se están sufriendo estas semanas hubiera sido más sencillo de lo que parece, ya que todos sabíamos qué iba a pasar y es una situación que llevamos arrastrando desde principios de diciembre”, recalca la responsable provincial de CSIF Valladolid.

La consecuencia de la falta de previsión la sufrimos todos, causando estrés y tensión entre los profesionales, y también entre los pacientes, que tienden a ‘pagar’ su frustración con enfados y agresiones verbales, e incluso físicas. Los trabajadores sanitarios pueden asumir una sobrecarga puntual, por su alta capacidad profesional, pero ante situaciones de colapso continuado su capacidad de maniobra es muy escasa”, recalca San Román.

El sistema sanitario está diseñado para que los pacientes acudan primero a su médico de Atención Primaria antes que a los PAC (Puntos de Atención Continuada), indica CSIF, utilizando como último recurso de asistencia los servicios de Urgencias hospitalarios, a los que es preferible acudir con una derivación desde Atención Primaria. “Así es como está organizado el sistema, y así se lo trasmiten los profesionales sanitarios de Valladolid a los pacientes, que poco a poco van entendiendo este sistema organizativo”, señala. “Pero si el usuario cumple, acude a su centro de salud y no le atienden hasta varios días después…, ¿cómo se va a reprochar al paciente que acuda a las Urgencias del hospital?”, reflexiona San Román.

En términos generales, y hablando de épocas de asistencia normal, diversos estudios estiman que el 60% de las personas que acuden al servicio hospitalario de Urgencias lo hace sin tener realmente una enfermedad urgente que lo requiera. Esto se ha disparado en las últimas fechas en Valladolid. Los hospitales han duplicado su asistencia en los últimos 15 días”, concluye María José San Román.