Cabeceras especiales

Cabecera

ANÁLISIS

La Marea Amarilla da la espalda a 'Vis a vis': así ha caído en audiencias

'El Oasis' ha ido perdiendo progresivamente audiencia tanto en lineal como en diferido

Nawja Nimri en 'Vis a vis: El Oasis' (Foto: Virginia Martín Chico)
Nawja Nimri en 'Vis a vis: El Oasis' (Foto: Virginia Martín Chico)
Juan M. Fdez
@juanmafdez
08.06.2020 | 13:42

A finales de mayo de 2019, sólo unas semanas después de que Vis a vis se despidiera para siempre, FOX y Globomedia (The Mediapro Studio) confirmaban una noticia muy esperada por todos los fans de la serie, la llamada “marea amarilla”: la puesta en marcha de un spin off llamado El Oasis. 

Esperamos que la Marea Amarilla entienda que esto no es 'Vis a vis'

“Planteamos qué sería de la vida de estas dos hijas de puta piradas fuera de la cárcel, cómo sería su vida fuera”, explicaba por entonces a BLUPER su guionista principal y showrunner a Iván Escobar.

“La historia, las dos principales protagonistas -Zulema y Maca- y los millones de seguidores de la serie se merecían este fin de fiesta: el enfrentamiento final. Iván Escobar ha vuelto a diseñar ocho episodios inolvidables”, decía Javier Pons, responsable de TV de The Mediapro Studio.

Sin embargo, durante la promoción de este desenlace, las protagonistas de la ficción avisaban: esta continuación no era Vis a vis. “Esperamos que la Marea Amarilla lo entienda”, confesaba Maggie Civantos a BLUPER. "Los personajes cambian, por lo tanto, no es un Vis a Vis al uso", añadía Itziar Castro.

Pues bien, los datos de audiencias muestran que los fans de la serie no han entendido esta continuación de la serie que ya desde este diario definimos como "una serie a medio camino entre Bates Motel y La Casa de Papel".

Un 40% menos de audiencia

Y es que, a falta de su episodio final que se emite esta noche en FOX a partir de las 22:05 horas, la serie ha ido perdiendo progresivamente audiencia pasando de los 169.000 espectadores de su estreno el pasado 20 de abril o los 86.000 espectadores de su segundo capítulo, a los 52.000 de su última entrega emitida el 1 de junio.

El episodio con peor audiencia en lineal sólo atrapó a 42.000 espectadores

Tampoco le ha ido mucho mejor con su audiencia en diferido, según datos de Kantar. Y es que, de sumar 299.000 en este tipo de emisión en su capítulo de estreno, lo que llevó a un total de 468.000 espectadores; caía a 166.000 en el episodio del 25 de mayo -último que se puede medir-, lo que llevan a 208.000 espectadores.

El peor dato en lineal llegaba el pasado 25 de mayo cuando sólo conseguía atrapar el interés de 42.000 espectadores. Tampoco mejoraron mucho sus datos en diferido (166.000 espectadores más), lo que le han llevado a ser el segundo capítulo con peor audiencia acumulada (208.000 espectadores). El capítulo con peor audiencia acumulada es el del 18 de mayo con 186.000 espectadores.

Respecto a la temporada pasada, en lo que se refiere al dato en lineal, la ficción protagonizada por Maggie Civantos y Nawja Nimri ha pasado de obtener una media de 130.000 espectadores en su cuarta temporada a sólo 80.000 en El Oasis. Es decir, una pérdida de un 40%.

Falta ahora por ver el recorrido que tiene la ficción en una segunda vida en plataformas. Hay que recordar que, con motivo del estreno de El Oasis, la ficción carcelaria volvió al top 10 de Netflix en numerosos países como Italia, México o Israel.

Por qué ha fallado

Las razones por las que Vis a vis: El Oasis no ha calado en la audiencia son muchas. Para empezar, efectivamente esto no es Vis a vis: es una nueva serie, que perfectamente podría funcionar con otro nombre y con los personajes llamándose de otra forma.

Sin embargo, los personajes parecen que no son los mismos que conocíamos. La dura Goya ahora ha encontrado el amor y es tierna y protectora (a su manera). Zulema ha perdido la cabeza de una forma extraña (que más tarde se justifica), y Macarena está en tierra de nadie: ni es la mosquita muerta del primer capítulo de la serie, ni la cabrona que dejó inconsciente a un enfermero con sus piernas, justo después de salir del coma.

Puestos a recuperar, incluso han traído de vuelta a Sandoval, a pesar de que está muerto. Ha sido, por supuesto, a través de diversos flashbacks. Y ni siquiera el repugnante médico y director carcelario parece ser el mismo. ¿Qué necesidad había de humanizar a Sandoval en sus cuatro minutos de vuelta?

Asimismo, en El Oasis se nos han presentado otros personajes nuevos, y esto también es un problema, tanto por la calidad como por la cantidad. Quizá había demasiada gente en ese motel en el que las paredes tienen ojos. A veces sientes que se pierde el tiempo con Ramala (o con los críos del autobús en el último capítulo) cuando tú quieres ver a Maca y Zulema, y en todo caso, el resto de la banda.

Los capítulos te dejan insatisfecho, quieres más pero en el mal sentido. No es como antaño que te generaban tanta adrenalina que tu cuerpo quería otro justo después. Ahora te dejan cojo, falta información, y quieres ver otro a ver si te dan la pieza que le falta a tu rompecabezas. Igual El Oasis funcionaría mejor como una serie para una plataforma que poder ver en modo maratón que semana a semana.